12/2/16

ARGENTINA: Legislatura de MENDOZA premia la mentira ambientalista


Y si... a la Legislatura de Mendoza le gusta el periodismo basura y lo premia. El periodista destacado es el responsable del terrorismo informativo de la UNCuyo que ya describiéramos en la nota Cianuro en Veladero, un “derrame” de mala comunicación.

Jorge Fernández Rojas, director del sistema de medios de Unidiversidad, perteneciente a la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), recibió un reconocimiento de la Cámara de Diputados debido a "sus contribuciones profesionales al cuidado del medioambiente, sobre todo tras el informe que elaboró sobre la contaminación del río Jáchal causada por el accidente en Veladero".

El proyecto de Resolución que propone la distinción, destaca "su carrera periodística y su investigación sobre la contaminación de cauces de agua por la utilización de solución cianurada en la explotación minera, en San Juan". Veamos como la ignorancia y prejuicio se convierten en argumentos periodísticos, dignos de ser reconocidos por la Legislatura de Mendoza.

Reproducimos la respuesta del geólogo Mario Chabert, Presidente de CaMEM (Cámara Mendocina de Empresarios Mineros):


Las aguas del río Jáchal (San Juan) han tenido, tienen y tendrán altos contenidos de boro; arsénico; aluminio; manganeso; sulfatos; cloruros etc., que exceden los valores permitidos para su uso.

Lo más importante es porqué se produce esta anomalía; según el órgano oficial de difusión de la  UNCuyo es consecuencia directa del derrame de solución cianurada ocurrida en la mina Veladero (ubicada, en un tributario, aguas arriba del río Jáchal) el 13/09/15. Esto se refleja muy claramente en el artículo aparecido en el portal Unidiversidad. Como el día domingo 03/10/15 con el muy claro título de ¨El derrame de la Barrick enveneno el agua de Jáchal¨.

En este artículo firmado por el periodista Jorge Fernández Rojas, director del portal,   se asigna toda la responsabilidad por los altos contenidos de sales, metales y bacterias solamente al derrame de solución cianurada en Veladero, repitiendo esta acusación  en varios párrafos del artículo. Esta aseveración, si no está comprobada científicamente, es un acto de irresponsabilidad lindante con una conducta penalmente condenable. No hubo, en ese momento, ninguna desmentida a esta noticia por parte de las autoridades de la UNCuyo, dándose por sentado su aval.

Por supuesto que esta noticia fue tomada y repetida hasta el cansancio por pequeños pero muy activos grupos de autoproclamados ¨Defensores del Medio Ambiente¨ que veían de esta manera avaladas sus permanentes diatribas contra la industria minera por una institución prestigiosa, la UNCuyo.

De igual manera el artículo fue replicado  por todos los medios escritos, orales y digitales locales y de todo el país, tomándolo como  una verdad absoluta, sin investigar si esta aseveración era cierta o no. Por supuesto que los títulos replicados establecían claramente que era la UNCuyo la que había determinado que el derrame de cianuro era el responsable de envenenar las aguas del río Jáchal.

Lamentablemente para el órgano comunicacional de la  UNCuyo y para todos, los que por intereses ideológicos y económicos, se oponen a la industria minera, el contenido anómalo de iones, cationes y sales del río Jáchal y sus afluentes es ampliamente conocido desde hace muchos años y se trata de una  CONDICION  NATURAL e HISTORICA, pues este río en su largo recorrido erosiona sedimentos y rocas ricos en estos elementos incorporándolos a sus aguas.

Solo citaremos aquí algunos trabajos científicos que avalan esta posición:

Las diferentes expediciones realizadas por el Instituto Nacional de Minería y Agricultura, y del Gobierno de San Juan allá por los años 1943, 1944, 1946 (ver "El Río Jáchal y sus aguas salobres"" del Dr. H.G. Bosque, 2001. Editado por D&C Visual, Bs As, Junio 2007).

En ese trabajo y en otros posteriores realizados por el CFI (Consejo Federal de Inversiones) junto al CRAS (Centro regional de Aguas Subterráneas), hoy Instituto Nacional del Agua (INA) en las décadas del `70 y `80, y más recientemente profesionales de la Universidad de Surrey (2004/2005) en conjunto con profesionales de Río Negro (estudiando la relación boro–salud humana) demostraron el altísimo contenido que el río Jáchal y sus ríos afluentes poseían en Boro (promedio de 7,47 mg/l en los ríos Jáchal y Huaco) o río La Palca con 3,44 mg/l, entre otros valores. (Ver Lhon, Ward, Hill, Marcilla y Allende, 2005. Univ. de Surrey, Guildford, Surrey, UK).

Además el proyecto PASMA (Proyecto de Asistencia a la Minería de Argentina), realizado por el Banco Mundial y el Gobierno de Argentina, entre los años 1995 y 2002, construyó la Línea de Base del río Jáchal y sus afluentes tomando más de 20.000 muestras de agua y suelos cuyos resultados corroboran esta CONDICION NATURAL del río.

Deseamos creer que el artículo del periodista Fernandez Rojas publicado en Unidiversidad, donde se asegura,  que toda esta CONDICION NATURAL es una contaminación producto del derrame de Veladero y que ha causado el envenenamiento de la aguas del  río Jáchal, es producto del desconocimiento de esta realidad incontrovertida, porque sinó estaríamos ante un artero ataque a una industria licita y legal  de la que no se puede prescindir en el tratamiento de la matriz productiva y la planificación del futuro desarrollo de la provincia de Mendoza

Este ataque es absolutamente funcional a las presiones que están produciendo las organizaciones antimineras ante la Corte Suprema de Justicia de Mendoza, con el fin de influir en el Fallo que deberán emitir prontamente sobre la constitucionalidad o no de la Ley Provincial 7722, justificando además las muy difundidas expresiones MINERIA = MUERTE o  MINERIA = CONTAMINACION

No se está cuestionando el resultado del informe del laboratorio de Análisis Instrumental de la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo, que ha determinado la presencia de estos elementos en aguas de la cuenca del río Jáchal,  pero consideramos un fraude inadmisible que una profesional de vasta experiencia como la química Maria Barbeito compare los valores naturales de un río con los valores de referencia que la OMS y el  CAA dan para el agua potable. De igual manera cuestionamos la intencionalidad del artículo de Unidiversidad, al adjudicar estos valores al derrame de cianuro ocurrido en mina  Veladero. Tampoco es nuestra intensión fogonear una ¨Guerra entre Provincias¨ como están publicando medios locales. 

Este artículo ha causado un  gran daño a la industria minera en general y a la industria agropecuaria de San Juan en particular,  el que deberá ser tratado en otros ámbitos, pero también ha demostrado que la contaminación existe, no solamente en los ríos, sino en instituciones donde se privilegia la ideología y la política sobre el rigor científico.

¿Y si en vez de mentir sobre la supuesta contaminación minera en San Juan mirara la contaminación real y sistemática de la agroindustria en MENDOZA?

Si al "periodista" le interesa tanto la defensa del agua, podría haber escrito sobre la agroindustria contaminante en su propia provincia: MENDOZA, en vez de malinterpretar y torcer la información para alimentar una campaña antiminera.

Cuesta entender que una alta casa de estudios permita que sus órganos de difusión falseen la verdad, y peor aún, que tanta ignorancia y prejuicio merezcan un reconocimiento de la Legislatura...  ahora podemos entender por qué la minería está prohibida en MENDOZA.

NOTA: El terrorismo informativo tuvo su efecto, poco tiempo más tarde, la Corte Suprema de Justicia de Mendoza declaró la constitucionalidad de la ley antiminera. En MENDOZA, ignorancia y prejuicio ya son argumentos legales...

12/1/16

Comunicar minería es generar confianza


Comunicación y diálogo con la comunidad para generar confianza - Confianza, un activo minero.

Cuando la minería llega a un pueblo o ciudad chica, con caras nuevas y diferentes modalidades de trabajo, la gente siente temor, desconfía. Esa natural desconfianza ante una actividad desconocida, abre el camino al prejuicio y la desinformación de la mano del activismo antiminero.

Debemos explicar, dialogar y generar confianza para hacer minería socialmente sustentable, integrándonos a la comunidad y haciéndola protagonista de la aventura del desarrollo con minería. Para poder comunicar minería BIEN HECHA, primero debemos hacer BUENA MINERÍA, no podemos comunicar lo que no existe.

Y comunicar desde el principio…  desde antes que nazca el proyecto, entablando una relación permanente de información y diálogo con la comunidad durante toda la vida del emprendimiento. Comunicar y dialogar en forma permanente.

La minería BIEN HECHA es la única posible, y lo debemos decir…

La BUENA MINERÍA es una herramienta de desarrollo, pero un desarrollo en sentido amplio, con cuidado del medio ambiente y participación de la comunidad. Es obligación de los profesionales, empresas y gobierno hacer minería BIEN HECHA y comunicarla.

¿Alcanza con las explicaciones técnicas?

Cuando viajamos en la ruta y vamos a cruzar un puente, ¿pedimos los planos?, ¿averiguamos quién lo construyó?, ¿tenemos en mente la cantidad de veces que algún puente se ha roto en el mundo?, ¿o lo cruzamos sin cuestionarnos nada?... Cuando bebemos una botella de vino, ¿nos interesa si se hizo clarificación azul con sales de cianuro en su elaboración?... NO, NO NOS INTERESA… Para la mayoría de la gente, lo que sucede de la llave de encendido de un automóvil para adelante no tiene importancia alguna...  Cuando comemos carne de res, ¿nos interesa saber que se usan 16.000 litros de agua para producir cada kilogramo?: NO, nadie se lo pregunta, a nadie le importa.

NO, NO ALCANZA, las explicaciones técnicas son sólo el principio, informar es el gatillo para entablar el diálogo, para motivar… La parte técnica sólo abre el camino, un camino más largo, complejo y entretenido.

¿Qué le contamos a la gente?

Hacemos minería desde hace miles de años, y tenemos que seguir haciéndola, porque más de 7.000 millones de personas en el mundo necesitan rocas, minerales y metales, la gente los necesita para construir, transportar agua, hacer agricultura, producir alimentos, tener electricidad y caminos, para crecer y para venderle al mundo.

BUENA MINERÍA, una fuente de trabajo bien pago, genera infraestructura y puebla el país. Minería BIEN HECHA, potencia y se complementa con las demás actividades, genera recursos para el Estado, para financiar planes sociales e infraestructura. La MINERÍA BIEN HECHA cuida el medio ambiente y es presencia del ESTADO en el territorio. Y no hablamos sólo de gran minería: toda MINERÍA BIEN HECHA sirve, desde la gran minería a la minería artesanal, cuando se hace cuidando el medio ambiente.

La comunidad debe participar en el control…

¿Quién controla a las mineras? Tenemos desconfianza, dudamos del ESTADO y también de las empresas. El Estado debe controlar, cumpliendo y haciendo cumplir la ley. Las empresas mineras también tienen sus sistemas de control, con constantes monitoreos, y no se pueden equivocar porque les saldría muy caro, tanto en indemnizaciones como por la caída del valor de sus acciones en las bolsas del mundo. Y seguimos sin confiar…

Y también la gente puede participar en el control, mediante programas de monitoreo participativo acordados con las mineras. En estos programas, la comunidad elige representantes, que luego de una sencilla capacitación, muestrean el agua y llevan las muestras a analizar a laboratorios certificados, reciben los resultados y los comunican a la comunidad. De esa manera se establece una relación de confianza, la comunidad pierde los temores y con el tiempo se logra una convivencia de buenos vecinos con la actividad minera.

El MONITOREO COMUNITARIO se ha convertido en norma de la industria y se realiza en  los yacimientos ubicados en regiones donde la comunidad tiene dudas o ausencia de una tradición minera. La BUENA MINERÍA es la única actividad que promueve y organiza el monitoreo ambiental de sus operaciones por la comunidad.

La comunidad debe participar y exigir, debemos abrir la puerta…

EXIGIR que el Estado controle, tanto a las mineras como a las demás actividades para que no contaminen, porque contaminar es un delito. EXIGIR que los profesionales, el Estado y las empresas dialoguen e informen sobre cómo y qué van a hacer, y participar en los sistemas de monitoreo comunitario. Y también EXIGIR que las empresas acuerden con la comunidad cursos de capacitación laboral y programas de desarrollo de proveedores, logrando el mayor impacto posible en el trabajo y economía locales. Los proveedores locales necesitan saber calidad, cantidad, cuándo y cómo se deben factura los bienes y servicios que la minera necesita. Y no estamos hablando de camiones de 100 toneladas ni maquinaria compleja, hablamos de cosas simples pero importantes, que hasta la comunidad más pequeña puede abastecer: hotelería, comida, limpieza, papelería, lubricación, soldadura, mecánica, etc. La mayor actividad económica beneficia a la comunidad y la empresa se acerca a sus proveedores, mejorando el abastecimiento de bienes y servicios, e integrándose con sus vecinos.

La comunidad debe participar, preguntando, informándose y exigiendo que se cumpla la ley. Participar no es impedir, participar es ser parte, ser protagonista del desarrollo. Debemos abrir esos canales.

El cuidado del medio ambiente es un problema técnico, es cuestión de física, química, biología y geología, y debe ser abordado técnicamente. NO es un problema político ni ideológico, no se cuida el medio ambiente haciendo marchas, cortes de ruta o pintando paredes. Existe la normativa, la tecnología y los mecanismos de control para hacer minería sustentable. Podemos y debemos preservar el medio ambiente sin impedir el desarrollo económico.


¿Qué minería queremos? Queremos BUENA MINERÍA, porque la MINERÍA BIEN HECHA cuida a la gente y al medio ambiente, es presencia del Estado en el territorio. Junto a la comunidad, trabajemos por una BUENA MINERÍA. Y lo debemos comunicar.

Debemos hacer BUENA MINERÍA y comunicarla en forma permanente, estableciendo el diálogo con la comunidad

Y hablamos de comunicar en sentido amplio, estableciendo el diálogo: “Es más fácil encontrar un yacimiento que hacerlo socialmente sustentable”el objetivo es generar confianza en la comunidad. Y para comunicar MINERÍA BIEN HECHA, primero debemos hacerla… mal podemos comunicar algo que no existe.

Comunicar minería es generar diálogo: la confianza de la comunidad es un activo minero, agrega tanto valor al yacimiento como definir tonelaje y ley.


NOTA: Queda por responder una pregunta fundamental, ¿a quién lo comunicamos?... será el tema de la próxima nota.

16/12/15

En 2016 sigamos comunicando BUENA MINERÍA





        Y para comunicar BUENA MINERÍA, primero debemos hacerla… 



        Trabajemos por una minería BIEN HECHA…  porque la MINERÍA BIEN HECHA es una importante herramienta de desarrollo, pero un desarrollo en sentido amplio, con cuidado del medio ambiente y participación de la comunidad.




26/11/15

ARGENTINA: ¿Un derrame de cianuro o de ignorancia?


Ya han pasado más de dos meses del derrame de solución de cianuro en el yacimiento Veladero en San Juan, Argentina; un accidente que nunca debió producirse, que debió haber sido evitado, pero que no provocó catástrofe ambiental alguna.

SI, se derramó cianuro y no causó daño a personas, flora o fauna, pero desató un “derrame” de ignorancia: Abogados ambientalistas alimentando su negocio, políticos en busca de prensa y comunicadores ambientalistas… Algunos viejos conocidos que ya han estado en estas notas, otros nuevos, todos buscando su minuto de fama, repitiendo los mitos de siempre para lograr algún impacto mediático. Del cianuro casi no quedan rastros, de la ignorancia y prejuicio si…

A esta gente es necesaria ponerla en evidencia, para despertar un mínimo de miedo al ridículo, aprovechando la oportunidad para explicar cómo funciona la minería real, por cierto muy diferente a la que ellos imaginan y difunden.

Los abogados ambientalistas no podían faltar…

El abogado Mariano Aguilar, presidente de la Asociación de Abogados Ambientalistas, afirmó que el derrame de Veladero llegará a Mendoza, ya que el río Jáchal deriva en el Desaguadero: “Ya se debería haber efectuado un estudio epidemiológico alrededor de la zona”.

El abogado ignora que el cianhídrico no genera epidemia alguna, pues no provoca ninguna enfermedad. Simplemente es una sustancia tóxica que no persiste en las aguas de un río, se disipa y descompone muy rápidamente, o reacciona formando sustancias estables, y es totalmente imposible que viaje cientos de kilómetros en el agua. Desde el Departamento General de Irrigación de Mendoza indicaron que si bien el río Jáchal desemboca en el Desaguadero, el incidente en la mina Veladero se produjo a 400 kilómetros del límite con Mendoza, y que hace cinco años que el río Jáchal no lleva agua al Desaguadero. Más imposible aún…

Y también se anotó el Presidente de la Asociación de Abogados Ambientalistas Enrique Viale, quien afirmó: “Un ejemplo es Catamarca, que tiene uno de los complejos mineros más importantes de Latinoamérica… nosotros creemos que las poblaciones deben saber qué consecuencias acarrea la utilización del cianuro en el desarrollo de la megaminería”. Viale se refiere a La Alumbrera, que no utiliza cianuro, ¿no lo sabe?

Y Viale nos explica otra vez cómo funciona la minería: “los minerales no se hallan más en vetas. Por eso la imagen del minero con el casco y la linterna, esa es la imagen que uno tiene de la minería, no va más. En realidad esos minerales ya los hemos agotado prácticamente en el mundo y ahora vamos por los lugares donde los minerales están en baja ley. Es decir, poca proporción de mineral. Están diseminados, no están en vetas. Lo que hay que hacer literalmente es volar montañas y cerros enteros, llevarlos y tratarlos con una sopa química que tiene cianuro u otra sustancia tóxica, para separar la roca del mineral…  Ese es un nuevo tipo que en la Argentina el primer emprendimiento es La Alumbrera y después Veladero, también hay en Santa Cruz, pero es un nuevo tipo de minería”.

Viale tiene una tremenda confusión: La Alumbrera usa flotación, un método industrial que data de 1906 y sin “sopa química”, el proceso se hace en tanques y en la separación del mineral no actúa proceso químico alguno, es una separación física. La lixiviación para extraer oro, se realiza en tanques desde 1887 y en pilas (a “cielo abierto”) desde hace más de 40 años. La lixiviación ácida en pilas para extraer cobre ya era conocida por los griegos, utilizándose en forma industrial desde 1752 en Rio Tinto, España; en Argentina no hay ningún yacimiento que esté haciendo lixiviación de cobre.

Estos “nuevos tipos de minería” según Viale, se utilizan en el mundo desde hace décadas y algunos desde hace más de 100 años. Viale ignora que siguen existiendo los minerales dispuestos en vetas y que a veces también se procesan en esas “sopas químicas”, que incluso hay minerales en vetas que se extraen a “cielo abierto” y en ocasiones, los diseminados también lo son en forma subterránea.

Y el ambientalista Sergio Federovisky dice presente…

Como no podía faltar, y menos aún para criticar a la minería, el periodista-ambientalista-asesor nos brinda sus conocimientos: El cianuro es veneno: Barrick Gold asciende diariamente a la montaña dos toneladas”, olvidando que el 85% del cianuro que se consume en el país lo usan empresas no mineras, ubicadas en áreas urbanas, semiurbanas y cordones industriales… Pero por todo ese cianuro Federovisky no escribe nota alguna. Ya sabemos que es veneno, igual que casi todo producto químico que se emplea en la industria y hasta en nuestras casas, como lavandina, destapa cañerías o raticida.

Y afirma: “la contaminación con cianuro de las fuentes de agua potable sería poco menos que irreversible y de consecuencias irreparables”. Federovisky ignora que el  cianhídrico no sobrevive en las aguas de un río pues se disipa como gas y se descompone rápidamente en carbono y nitrógeno.

Y vuelve a la carga contra la minería “a cielo abierto” sin entender que una cosa es la forma de extracción del mineral y otra el proceso de tratamiento para beneficiarlo: “Esta minería (a cielo abierto) no es "la" minería. La actividad extractiva de minerales metalíferos, principalmente oro, adopta la tecnología del uso del cianuro dado que las vetas están agotadas. Se vuela entonces –literalmente- una montaña y se pasan los millones de toneladas de roca por una solución con cianuro para separar el mineral valioso, desperdigado en la tierra, del resto inservible”. Si Federovisky, así es la minería y es “a cielo abierto”, así se extraen mucho más del 90% de las rocas, minerales y metales con que construimos nuestra civilización desde hace miles de años. Y las vetas no se están agotando… y también se usa cianuro para obtener el oro del mineral de esas vetas. Parece que Federovisky y Viale “aprendieron” minería juntos.

Como broche final se mete en el tema económico: “el marco generado en los 90, e intensificado en la última década, brinda a la minería trasnacional beneficios impositivos ingentes”, ignorando que el mayor beneficiado por la extracción minera es el Estado, que se queda con más del 50% del valor producido en la mina (MINERÍA ARGENTINA, deja más de la mitad en impuestos).

Y llegaron los políticos para conseguir algo de prensa…

El Diputado Roberto Pradines del PD mendocino, pidió cerrar la frontera con San Juan, reclamando que se "suspenda el ingreso de productos con origen en la provincia de San Juan, tales como frutas, vegetales, hasta tanto se conozca a ciencia cierta y con un 100% de seguridad que el agua de los ríos sanjuaninos no está contaminada con cianuro”. Pradines ignora que efectivamente numerosas frutas y verduras concentran naturalmente compuestos de cianuro sin necesidad de estar expuestas a contaminación alguna. No sólo la yuca y las almendras, también los damascos, duraznos, cerezas, peras, ciruelas y manzanas.

Los Senadores que buscan prensa también se anotan…

Fernando “Pino” Solanas aprovechó la oportunidad para enfrentarse nuevamente a la minería “a cielo abierto”, acompañado por el Senador Nito Artaza, que insiste con su proyecto para prohibirla por ley, ya sabemos que Al SENADOR CÓMICO no le gusta “a cielo abierto”.

Y Pino Solanas nos advierte: "Es la consecuencia de un nivel de mega minería de grandísima escala sin controles donde este modelo utiliza 80 o 100 millones de litros de agua para lavar metales y mezclados con grandes toneladas de cianuro,… se producen filtraciones… y eso va a parar directamente al nacimiento de las aguas hídricas en la cordillera…". No sólo insiste con los “millones de litros”, sin haberse enterado que el uso agrícola en San Juan emplea 100 veces más agua que los permisos acordados a la minería, sino que  nos revela la existencia de las ¿“aguas hídricas”?

Solanas se copia de Federovisky y nos habla de “esos grandes yacimientos donde además no pagar casi impuestos no hay control público de lo que se llevan". Otra vez sopa…

Son los mitos de siempre, todos repiten lo mismo…

Millones de litros por día… las vetas se agotaron… la “sopa química”… no pagan impuestos… la minería "a cielo abierto" es mala"... son los mismos mitos, la misma ignorancia. Después de tantos años de hablar de minería podrían haber aprendido algo, cambiar el discurso, mejorarlo…  Bastante grave fue el accidente en Veladero como para no saber aprovecharlo haciendo antiminería un poco más seria, un poco más informada…

El accidente de Veladero les dio la oportunidad y ellos aprovecharon, “derramando” la ignorancia y el prejuicio de siempre.



9/10/15

Cianuro en Veladero, un “derrame” de mala comunicación





“Si algo puede salir mal, lo hará. Es más, saldrá mal de la peor manera, en el peor momento y de una manera que cause el mayor daño posible”ley Nro. 1 de Murphy

Una válvula que falla, una compuerta que debía estar cerrada y listo… derrame de solución cianurada de la Mina Veladero en San Juan, Argentina. Algún mensaje de WhatsApp desde la mina alertando a parientes y estalla el pánico en las poblaciones aguas abajo. Los antimineros aprovechan… por fin lo tienen: “la megaminería a cielo abierto contamina con cianuro”, hace años que lo esperaban, y lo convierten en tema nacional. Fue el 13 de septiembre, y como no podía ser de otro modo, justo un fin de semanaotra vez Murphy.





¿Hubo contaminación?, NO, no hubo…

El juez civil y penal que investiga el episodio ratificó que "dieron negativos los muestreos de agua de las comunidades que pudieron verse afectadas", confirmando que no hay cianuro en el agua tras el derrame en San Juan. Ausencia de contaminación ratificada por varios laboratorios e incluso por la UNOPS, el organismo de la ONU que se encarga del medio ambiente: "los valores hallados no presentan desviaciones respecto a las determinaciones analíticas precedentes, considerando en particular los valores de cianuro y sus derivados; metales totales y disueltos; compuestos orgánicos e inorgánicos y parámetros físico-químicos". Pero la contaminación no es química, es informativa…

¿El problema es el cianuro?: NO, el problema es la comunicación

Y falla de ambos lados, unos porque no saben, no pueden o no quieren comunicar minería, no informan ni generan confianza en la población. Y no hablamos del accidente, esto viene de antes, a lo largo de una década no han logrado que la comunidad les crea cuando dan explicaciones. Y no sólo me refiero a la empresa, el Estado y el sector minero comparten esa responsabilidad.

En cuanto a la empresa, el accidente los tomó desprevenidos y reaccionaron comunicando que se rompió una válvula pero nunca se produjo un derrame: "No hubo más daños que los materiales. No hay contaminación ni se produjo derrame". Reconocido el evento, dieron información a medida que se producía, el problema es que nadie les creía. No supieron ni pudieron lograr que la comunidad defienda y confíe en la actividad minera. ¿Alguna vez lo intentaron?... si es así no les salió.

Y los otros mienten, sembrando el pánico…

Sólo como ejemplo tomamos la nota La ruta del cianuro (Diario Hoy en la noticia - La Plata - 22/09/2015), que resume lo peor de la ignorancia, prejuicio y burda mentira que se expandió a nivel nacional:

La nota menciona a las provincias donde la minería ¿utiliza cianuro?: “Son ocho los territorios de nuestro país que tienen emprendimientos mineros o están con vistas de poseerlos, que utilizan este veneno para extraer oro…  En San Juan, Río Negro, Catamarca y Santa Cruz ya se viene utilizando esta técnica extractiva, mientras que en Salta, Mendoza, Chubut y La Rioja, hay distintos proyectos que ya planean su uso en forma indiscriminada”. Las provincias argentinas donde se utiliza cianuro en minería son Santa Cruz, San Juan y Catamarca (Farallón Negro desde hace más de 35 años), hay un proyecto en Salta que lo usará, no se emplea en La Rioja ni en Río Negro; en Chubut y Mendoza está prohibido por leyes antimineras.

Y encima menciona a las empresas que ¿utilizan cianuro?: “Las multinacionales del sector son las que llevan la delantera a la hora de encarar estos emprendimientos, donde se destacan además de la empresa canadiense, la Yamana Gold, la china MCC, First Quantum, Goldrock Mines, Shandon Gold, Osisko Mining Corp, entre otras”. Olvidan mencionar a varias e incluyen a algunas que no lo usan, como  MCC en Sierra Grande, un yacimiento de hierro, otra que explora cobre (Taca Taca - First Quantum), y hasta un par que ya no operan en país y nunca tuvieron en producción yacimiento alguno en Argentina (Osisko y Shandon).


Y nos cuentan que también se puede usar cianuro ¿para recuperar Potasio, Hierro, Zinc y Cobre?: “Las principales explotaciones mineras en Argentina se encuentran en Bajo de la Alumbrera, Catamarca; Cerro Vanguardia, Santa Cruz; Gualcamayo y Veladero, San Juan; y Sierra Grande en Río Negro. En todas ellas se explotan minerales  como Potasio, Hierro, Zinc, Cobre, Oro, y Plata, con el Oro es con el mineral con el que más se utiliza el potente veneno que arruina vidas y ciudades enteras”.  Por supuesto, sin mencionar cuáles vidas y ciudades han sido arruinadas.

E insisten en informar mal: “Lo más grave es que todo se hace a espaldas de la sociedad, porque a pesar de que en seis provincias se prohibió la megaminería o el uso de sustancias tóxicas en la exploración y explotación de minerales metalíferos, en tres de ellas, Río Negro, Chubut y Mendoza se avanza con la ejecución del cianuro, teniendo empresas trabajando en sus territorios o planes para ponerlas a funcionar al corto plazo”. Mal se puede hacer a espaldas de la sociedad cuando cada proyecto tiene su respectivo estudio de impacto ambiental, que debe ser elevado a la autoridad correspondiente y aprobado antes del inicio de cada actividad. Efectivamente, las provincias en las que hay leyes vigentes que prohíben el cianuro en minería son seis, pero Rio Negro no es una de ellas, tuvo su ley, pero fue derogada.

Y nos explican cómo funciona la minería del oro…


“La utilización del cianuro para encontrar el oro más fácilmente, es una técnica que demanda menos dinero para las empresas… El uso de este veneno en el proceso permite recuperar más de un 97% del oro, frente al 60% que permitía la extracción con mercurio, de allí que las mineras se lancen en forma desmedida al uso de este elemento contaminante”. El cianuro no se usa para “encontrar” el oro, y el mercurio no se utiliza en la minería industrial moderna, y su uso está prohibido en los países que adhieren al Convenio de Minamata.

Y los efectos sobre la salud...

“Sólo en la localidad sanjuanina de Jáchal, donde ocurrió el derrame de la Barrick Gold, ha crecido exponencialmente el número de personas con cáncer de tiroides, que se produce por radiación de la minería”… “A esto hay que sumarle que esta sustancia tóxica puede contaminar el aire con impurezas sólidas capaces de penetrar los pulmones, lo que ha llevado a que en zonas aledañas a las minas donde se usa el cianuro, hayan aumentado las enfermedades respiratorias”. El derrame no ocurrió en Jáchal, sino 285 km río arriba, y el gas cianhídrico no provoca ninguna enfermedad, simplemente es una sustancia tóxica.

El terrorismo informativo de la UNCuyo…


Titular catástrofe: "El derrame de la Barrick envenenó el agua de Jáchal", nota subida por el medio informativo de la UNCuyo: SI, una universidad nacional. Los resultados analíticos del agua que la nota menciona, muestran el contenido natural y normal del Río Jáchal y sus respectivos afluentes, son aguas naturalmente salobres  sin rastro alguno de cianuro, según confirma el mismo informe... datos que son mal interpretados y peor titulados, puro terrorismo ambientalista.

Un derrame de mala comunicación…

Las notas mencionadas son sólo un ejemplo de lo peor de la ignorancia y prejuicio que inundó los medios de comunicación, llegando incluso al terrorismo informativo, son notas escritas con mala fe. Es inevitable que así sea, el sector minero brindó la oportunidad para que desde el pensamiento antiminero “políticamente correcto”, hasta el fundamentalismo ambientalista más radical, hicieran un festival pegándole a la minería sin siquiera buscar la más elemental información, incluso mintiendo a conciencia.

El problema es que el sector minero, el Estado y la empresa no han comunicado lo suficiente y bien para generar confianza, dejando el camino libre para desinformadores y promotores del pánico ambientalista.

En Veladero el cianuro no contaminó, pero pone en evidencia un “derrame” de mala comunicación.

NOTA: Es interesante ver quienes han usado el derrame para vender ideología, hacer política o sacar alguna ventaja mediática. Va en la próxima nota: VELADERO: ¿Un derrame de cianuro o de ignorancia? Y el “derrame” nos deja algunas enseñanzas… también escribiremos sobre eso.


16/9/15

ARGENTINA: En CÓRDOBA, ignorancia y prejuicio son argumentos legales


El 11 de agosto pasado, el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba ratificó la constitucionalidad de la ley antiminera provincial, ley 9526, sancionada en octubre de 2008. Más allá de los argumentos legales y de forma, es muy interesante la fundamentación “técnica” del dictamen

¿Ignorancia, prejuicio y repetición de slogans son argumentos legales?, parece que si…

¿Qué dice la ley antiminera de CÓRDOBA

Artículo 1º.-  PROHÍBESE en todo el territorio de la Provincia de Córdoba la actividad minera metalífera en la modalidad a cielo abierto y en todas sus etapas, constituidas por cateo, prospección, exploración, explotación, desarrollo, preparación, extracción y almacenamiento de sustancias minerales.

Artículo 2º.-  PROHÍBESE en todo el territorio de la Provincia de Córdoba la actividad minera, en todas sus etapas, de minerales nucleares tales como el uranio y el torio…


Artículo 3º.-  PROHÍBESE en todo el territorio de la Provincia de Córdoba el uso de cianuro, cianuro de sodio, bromuro de sodio, yoduro de sodio, mercurio, ácido sulfúrico, ácido clorhídrico, ácido fluorhídrico, ácido nítrico y toda otra sustancia química contaminante, tóxica o peligrosa… en los procesos mineros de prospección, cateo, exploración, explotación, desarrollo, preparación, extracción, almacenamiento, industrialización… de minerales metalíferos obtenidos a través de cualquier método extractivo, cualquiera sea el lugar de la Provincia en el que éstos se desarrollen.

¿La minería “a cielo abierto” es mala?, ¿subterráneo es mejor?

La naturaleza dispuso el mineral y el hombre busca la forma más eficiente y segura de extraerlo. Hacerlo a “cielo abierto” no es decisión de unos gerentes malos que quieren destruir el mundo, es una opción técnica, que depende de las condiciones geográficas, distribución del mineral, de los costos, y hasta del clima. Incluso un mismo yacimiento puede ser puesto en producción en parte a “cielo abierto” y en parte subterráneo a lo largo de su vida, en forma consecutiva e incluso simultánea.


Cuando las rocas se extraen “a cielo abierto”, se utiliza el mismo procedimiento que para obtener materiales de construcción, minerales industriales, calizas para cemento y la mayoría de los productos mineros con que se construye todo lo que nos rodea. La minería a “cielo abierto” es la única forma de obtener las rocas y la mayoría de los minerales y metales con que construimos nuestra civilización, y la practicamos desde hace miles de años. El mineral extraído, tanto de una mina subterránea como a “cielo abierto”, puede ser procesado a “cielo abierto”, o en instalaciones industriales cerradas, y eso también es una decisión técnica.

¿Le preguntaron a algún minero cómo funciona?

Los jueces nos muestran una muy primitiva interpretación de cómo funciona la minería metalífera: “… la minería metalífera a cielo abierto generalmente utiliza el método de lixiviación mediante la aplicación de una sustancia química –que puede ser cianuro, mercurio u otras tales como ácido sulfúrico… mezclada con agua para la separación de los metales del resto de los minerales que los contienen. Por ello, recurren generalmente a embalses o represas para el almacenamiento de los productos residuales denominados diques de cola”.


El mineral metalífero extraído tanto “a cielo abierto” como en forma subterránea,  puede ser procesado por métodos físicos o químicos, en instalaciones cerradas o “a cielo abierto”, en el caso de ser lixiviación en pilas. El método de procesamiento depende de las características del mineral y es una decisión técnica.

Cuando se usa la lixiviación en pilas, que si es “a cielo abierto”, no hay dique de colas; la lixiviación en pilas se emplea para extraer el cobre de ciertos minerales, y a veces para oro y elementos radiactivos. No existe la lixiviación con mercurio, un elemento que tampoco se usa en la minería industrial moderna, si es utilizado en la minería artesanal para amalgamar oro. Si le hubieran preguntado a un minero… tuvieron siete años para hacerlo.

¿El problema es el tamaño?

“… la megaminería del tipo de la que a la fecha opera en San Juan o Catamarca, produce en un día lo que una cantera de las sierras de Córdoba en cinco meses…”

Más allá que el término “megaminería” no tiene significado técnico alguno, la gran minería no existe porque las empresas quieran agotar nuestros recursos. La mal llamada “megaminería” es la única forma de proveer lo que la gente quiere consumir. Ya lo vimos en la nota Acabemos con la gran minería, ¿se puede?: Hay más de 7.000 millones de personas que insisten en alojarse, vestirse, comer, climatizarse, comunicarse, transportarse, iluminarse, curarse y un montón de cosas más,… incluso quieren tener agua potable en sus casas. Con productos metálicos se toma, bombea, entuba, adiciona, filtra y potabiliza el agua de red. Hasta la llave que abrimos en nuestras casas para lavarnos la cara, es un producto metálico. Y si, la gente es insaciable, hay que proveer esos metales que demanda.

¿Vamos a creer sinceramente que reemplazando un “mega” yacimiento por 10 minas más chicas se disminuye el riesgo de impacto en el medio ambiente? A nadie se le ocurriría discutir las ventajas de la instalación en el país de una gran automotriz, aportando experiencia, capital, y produciendo en forma eficiente con la mejor tecnología para abastecer a todo el mundo. Cuesta entender cuál es la objeción sobre el tamaño de las minas. Y más aún cuando la dimensión de un yacimiento, obedece a los designios de la naturaleza.

¡OTRA VEZ SOPA!: ¿Millones de litros de agua?

“… los procesos de lixiviación y flotación con sustancias tóxicas emplean millones de litros de agua…”

Hablar de millones de litros de agua tiene un fuerte impacto mediático, pero la cifra no representa absolutamente nada, la forma correcta de medir caudales es en litros o metros cúbicos por segundo. Como ejemplo, una hectárea de verduras de hoja requiere 1 l/s de agua, eso es 86.400 l por día: 12 has consumen más de un millón de litros por día, y a nadie se le ocurre preocuparse porque unas pocas hectáreas de acelga consuman millones de litros de agua.

Tomemos el ejemplo de la provincia de San Juan (Argentina). Según datos de Hidráulica, los permisos asignados de uso de agua para las minas Veladero, Gualcamayo y Casposo, y para los proyectos Pachón y Pascua Lama, son por 100 veces menos de agua que el uso agrícola. Y estamos hablando de permisos, el uso real es muy inferior, cerca de la mitad, por la reutilización del agua cuando las minas ya están en funcionamiento. Porque en minería el agua se reutiliza, debiendo incorporar agua nueva cuando se pierde por evaporación, agua que incluso puede ser no apta para el uso humano o agrícola.

CIANURO… ¿En Europa no se consigue?

Por supuesto, tampoco podían dejar de tener en cuenta “la Resolución del Parlamento Europeo del 05/05/2014 sobre la Prohibición General del Uso de las Tecnologías Mineras a Base de Cianuro de la Unión Europea”. Más allá del error en la fecha, pues la resolución es del 2010, veamos cómo es la historia completa.

Como ya hemos visto en “Cianuro, ¿está prohibido en Europa?”, el 5 de mayo del 2010 el Parlamento Europeo: “Pide a la Comisión que proponga la prohibición completa del uso de las tecnologías mineras a base de cianuro en la Unión”. Pedido de prohibición que es elevado a la Comisión Europea para su estudio técnico, que el 23 de junio, resuelve: “Después de un análisis en profundidad de la cuestión, la Comisión considera que una prohibición general de cianuro en la actividad minera no se justifica desde el punto del medio ambiente y la salud”... cerrando el tema.

Parece que los jueces no se han enterado que se sigue usando cianuro en la minería europea, en más de una docena de yacimientos repartidos en varios países, porque su prohibición no se justifica desde el punto del medio ambiente y la salud”.

¿No se hace minería en el primer mundo?

“Los análisis económicos indican que las actividades de los principales productores de oro (…) están concentradas en países y regiones con bajos costos de producción e insuficientes estándares legales y de control”.

En la nota ¿Ya no se hace minería en el primer mundo?, pregúntale a FRASER hemos visto que los mejores lugares para invertir en minería están en el primer mundo. El ranking está encabezado por Finlandia, seguido por Saskatchewan, Nevada, Manitoba,  Australia Occidental, Quebec, Wyoming, Terranova y Labrador, Yukón y Alaska entre los 10 primeros. Resumiendo, Finlandia y varios estados de Canadá, USA y algo de Australia, justamente países que encabezan el Índice de Desempeño Ambiental.

En cuanto a los productores de oro, entre los primeros 10 países están Australia, Estados Unidos, Rusia, Sudáfrica y Canadá, lugares que no se caracterizan por sus bajos costos de producción e insuficientes estándares legales y de control.

Y citan la Declaración de Río de Janeiro de 1992…

“…los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza… Un ambiente sano y digno constituye la condición primordial para la existencia física y psíquica del hombre. De allí, la relación directa entre la protección del ambiente y el derecho a la vida”. Y nadie en su sano juicio puede estar en desacuerdo con ello…

Pero ya que estamos en Río, los jueces olvidaron mencionar una de las conclusiones del documento final de RIO+20 – Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible del 2012, cuando en su punto 227 afirma: “Reconocemos que los minerales y los metales hacen una gran contribución a la economía mundial y las sociedades modernas. Observamos que las industrias mineras son importantes para todos los países con recursos minerales, en particular los países en desarrollo. También observamos que la minería ofrece la oportunidad de catalizar un desarrollo económico de amplia base, reducir la pobreza y ayudar a los países a lograr los objetivos de desarrollo…”. Los jueces no entendieron que ambas sentencias, que surgen de eventos del mismo calibre, no son contradictorias.

Ignorancia, prejuicio y repetición de slogans…

La “megaminería a cielo abierto” es mala… “millones de litros de agua””el cianuro está prohibido en Europa”“no se hace minería en el primer mundo”… todos slogans ambientalistas repetidos hasta el cansancio… ¿ahora son argumentos legales?

SI, para el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba ignorancia, prejuicio y repetición de slogans son argumentos legales.