21/7/15

¿Es por el medio ambiente o es sólo ideología?

"No se puede imponer un sistema económico basado en el lucro y pretender la sostenibilidad ambiental" afirma otro “experto” en Medio Ambiente, el periodista-ambientalista Sergio Federovisky .

Al “experto”, ya lo conocimos asesorando en medio ambiente a un candidato presidencial argentino (Cuidado, ¿quién te asesora en medio ambiente?), haciendo gala de ignorancia, prejuicio y repetición de slogans, como principales argumentos. No sólo vende humo, también vende ideología….

Y no es el único, muchos autoproclamados “defensores del medio ambiente” nos muestran a la economía de mercado y el cuidado del medio ambiente como incompatibles, recreando nuevamente una contradicción para terminar levantando las banderas… pero ¿qué banderas?... Combatiendo al capitalismo… ¿para llevarnos a dónde?...

Evo Morales es mucho más claro…

El presidente de Bolivia, Evo Morales, en la vigésima cumbre de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP20) celebrada en Lima, lamentó que "no se toquen las causas del calentamiento global, y sólo nos quedemos con los efectos", ya que, a su juicio, "el origen del problema es el capitalismo".


En una multitudinaria conferencia de prensa celebrada tras su intervención en la ceremonia inaugural de la reunión de alto nivel de la COP20, Morales abogó por "acabar con el capitalismo" si los países "quieren demostrar que de verdad pretenden luchar, a nivel global, contra el cambio climático".

Estimado Evo, ¿y por casa cómo andamos?

En Bolivia, de las 1.700 cooperativas mineras que operan en el país, cerca del 80% no cuenta con licencia ambiental y llevan adelante sus actividades sin control del EstadoIncluso, ni siquiera pagan impuestos, sólo el 20% de las cooperativas mineras tributa al Estado.  

Y no sólo hablamos de contaminación, hablamos de condiciones infrahumanas de trabajo, que afectan a hombres, mujeres y hasta niños, con fuerte participación de trabajo infantil. La minería sin control ambiental alguno, precariedad y explotación laboral, es parte del modelo de cooperativas mineras, modelo que en los países vecinos se califica de MINERÍA ILEGAL.


Cooperativas mineras que siguen usando mercurio, y cada vez más: por falta de controles y ante la gran demanda del sector aurífero del país, la importación de mercurio, utilizado por cerca 600 cooperativas mineras, se incrementó en los últimos cinco años en 643%.

Ni hablemos de la misma MINERÍA ILEGAL en Bolivia, que emplea a 45.000 trabajadores, de los que 13.500 son niños. MINERÍA ILEGAL que es ejercida hasta por funcionarios del mismo Estado

¿Será ese el modelo ambiental sin capitalismo que nos proponen? Parece que a Evo Morales, combatir al capitalismo no le ha alcanzado para cuidar el medio ambiente y a su gente. Parece que no le funciona.

¿El capitalismo contamina?, entonces, ¿probamos con el socialismo?

El legado tóxico de Europa OrientalMinas abandonadas en Rumania descargan aguas contaminadas con metales pesados en los ríos… Una planta química húngara con tecnología obsoleta produce más de 100.000 toneladas de sustancias tóxicas al año… La tierra de la región oriental de Eslovaquia está contaminada con sustancias que producen cáncer… El derrame tóxico de Hungría es apenas uno de numerosos desastres ecológicos latentes en Europa Oriental, más de 20 años después de la caída de la Cortina de Hierro.


Eslovaquia tiene sus propios problemas y la zona oriental también está contaminada desde los tiempos del socialismo… Bulgaria ordenó la inspección de decenas de represas de depósitos de desperdicios con riesgo de sufrir fisuras… Los estanques con desechos son un legado de la era soviética, durante la cual Moscú asignó a Hungría la producción de alúmina... Una instalación llena de desechos corrosivos en Rumania es parte del paisaje del puerto de Tulcea, sobre el Danubio. El World Wildlife Fund denuncia que la contaminación del lugar mata peces y aves en la zona… y sigue el penoso relato…

Ni hablemos de las catástrofes ambientales del socialismo real en la misma Unión Soviética, y no sólo en Chernobyil, entre los desastres también están Norilsk, Bakú, o la Península de Kola, por nombrar algunos más. Catástrofes del socialismo real cuyos efectos siguen vigentes.

¿Qué nos dice el Índice de Desempeño Ambiental?

El Índice de Desempeño Ambiental cuantifica y clasifica numéricamente el desempeño ambiental, evaluando la sostenibilidad relativa entre los países. El indicador fue desarrollado por el Centro de Política y Ley Ambiental de la Universidad de Yale, en conjunto con la Red de Información del Centro Internacional de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Columbia.


El Índice de Desempeño Ambiental 2014 nos muestra a Bolivia en el puesto 87 entre 178 países, prácticamente en el centro de la tabla. Lo curioso, es el predominio casi absoluto de países con economía de mercado, capitalistas digamos, en los primeros 60 puestos, siendo desarrollados más del 90% de esos países, con fuerte base industrial. Incluso, muchos de ellos, los principales destinos de inversión minera en el mundo.

Es evidente que “capitalismo” y desarrollo no sólo van de la mano, lo hacen con los mejores desempeños ambientales en todo el mundo, mientras los peores se asocian al subdesarrollo.

¿Cuidar el medio ambiente?, hay un camino posible: con educación, inversiones,  tecnología, marcos normativos e instituciones públicas que controlen. Podemos y debemos cuidar el medio ambiente sin impedir el desarrollo económico, y en un marco de respeto a las libertades individuales. Se hace con economías de mercado, sabemos que funciona.

¿Qué es el “capitalismo”?... es la economía de mercado: la gente decidiendo libremente qué consumir y qué producir…

Es un mecanismo muy eficiente que determina qué bienes y servicios son necesarios, y las cantidades en que deben ser producidos: es la libre decisión de  consumidores y productores. Así se establecen los niveles de precio de cada bien o servicio y las cantidades a producir, a partir del interés o no de los consumidores, de lo que estén dispuestos a pagar por ellos. Un mecanismo del que el Estado no debe estar ausente, aportando los marcos normativos y las instituciones para que funcione.


Por cierto, no todos los bienes y servicios pueden ser provistos por la “economía de mercado”, y también para eso está el Estado. Garantizando niveles razonables de salud y educación, generando igualdad de oportunidades, y ejerciendo el monopolio de seguridad y justicia, sin dejar de lado la infraestructura social, servicios públicos y asistenciales que el mercado no puede proveer.

Hay que elegir: La libertad de las personas, o la decisión de unos pocos

Nos proponen reemplazar la libre decisión de las personas por un consejo de notables, o algún otro tipo de cuerpo colegiado, que establezca cuales son las “necesidades reales” de consumo y producción de bienes. Quieren sustituir la libre elección de cada individuo, por el dictamen de un grupo de gente al que se atribuye la capacidad de decidir por nosotros. Obviamente, para que esa decisión tenga efecto, debe contar con el poder coercitivo del Estado. ¿Y eso es mejor para el medio ambiente?, la historia nos ha mostrado que no… Tampoco es mejor para la libertad de las personas.

Para cuidar el medio ambiente nos proponen otro modelo económico…

En vez de aplicar más y mejor tecnología, más educación, en vez de crear marcos normativos y organismos que cumplan y hagan cumplir la ley, para cuidar el medio ambiente, nos proponen abandonar la economía de mercado combatiendo al “capitalismo”.

Realmente, ¿les interesa el medio ambiente o es sólo un argumento para vendernos un combo ideológico?




19/6/15

No queremos más niños trabajando en minería

El 12 de junio es el DÍA MUNDIAL CONTRA EL TRABAJO INFANTIL, una buena oportunidad para tomar conciencia sobre este flagelo que destruye la infancia. Lo sabemos: los niños deben estar jugando o estudiando, no trabajando, y menos aún en las minas. En Colombia, la gente de SOMOS TESORO está trabajando en eso.

Demasiados niños perdiendo su infancia en las minas…

La OIT estima  que cerca de un millón de niños, con edades comprendidas entre los 5 y 17 años, realizan actividades de minería y cantería en todo el mundo. Es un trabajo muy duro y peligroso, "una de las peores formas de trabajo infantil", según el Convenio 182 de la OIT.

No es juego de niños…

Trabajan en las minas y hasta se les exige que hagan las mismas tareas que los adultos. Y no sólo en las minas, también en los hogares en torno a las minas: los niños preparan la comida para los mineros, acarrean agua y hacen otras laboras domésticas. Fuera del hogar, se les ve con frecuencia trabajando en bares, restaurantes e incluso, se los hace ejercer la prostitución.


Una triste realidad que no es necesario describir, pero que exige comprender su origen y buscar la forma de cambiarla.

¿Por qué trabajan los niños?

"Cuanto más remota e informal es una actividad de minería de pequeña dimensión, más probable es que participen niños", afirma Norman Jennings, experto de la OIT en minería. Trabajo infantil ausente en la minería formal: "El sector minero estructurado a gran escala no emplea a niños para sus actividades".

El trabajo infantil en minería está asociado a la pobreza, es considerado a menudo  parte del proceso de socialización, y es habitual en comunidades mineras de Bolivia, Ecuador, Colombia y Perú. También se extiende a la minería informal de Venezuela, México y en toda Centro América, extrayendo oro en Costa Rica, jade en Guatemala y  ámbar en la R. Dominicana. Es normal que las comunidades consideren que los niños están capacitados para trabajar como adultos, esa tarea suele considerarse como una "ayuda" y no como un trabajo propiamente dicho.

En la pequeña minería artesanal, es habitual que toda la familia participe de las labores. El aporte de los niños a sus familias, en términos de trabajo e ingresos generados, suele ser importante; sin embargo, muchos niños no reciben remuneración alguna, o en todo caso, su salario suele ser inferior al de los adultos.

¿Qué debemos hacer?

El problema de trabajo infantil merece un planteamiento integral: "La acción directa debe combinarse con el refuerzo de las capacidades locales y con una mejora del marco normativo y organizativo", afirma Guy Thijs, director de operaciones del Programa Internacional de la OIT para la Erradicación del Trabajo Infantil. "Los programas deben abordar los servicios sociales y de salud, la protección jurídica, la educación, la generación de ingresos y otras posibilidades de empleo alternativo para las familias mineras, así como la sensibilización de la población".

Es una tarea en conjunto: "Los mejores resultados pueden obtenerse si todos los interesados colaboran. Las Administraciones, tanto a escala nacional como local, las compañías mineras y los sindicatos deben aunar fuerzas con los gestores de los programas de erradicación de la pobreza en áreas mineras y el personal de los proyectos relacionados con el trabajo infantil".

En Colombia, alguien lo está haciendo: SOMOS TESORO


El proyecto SOMOS TESORO,  trabaja en los municipios de El Bagre, Remedios, Segovia y Zaragoza (Antioquia), y en los municipios de Sogamoso, Tópaga, Monguí y Gámeza (Boyacá), para reducir el trabajo infantil en la minería colombiana. En el proyecto participan las ONGs Pact, la Alianza por la Minería Responsable, Fondo Acción y la Fundación Mi Sangre, con el financiamiento del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos.

SOMOS TESORO se orienta a las causas del trabajo infantil, desarrollando programas en forma gradual. Se parte de un enfoque integrado, que comprende políticas públicas, de educación y formalización minera, trabajando en todos los componentes en forma simultánea. A la fecha, se ha llevado intervención a 1.741 niños y adolescentes, y a 49 mineros artesanales. La meta es llegar al final del proyecto, en 2017, beneficiando a 6.000 familias.

SI, se puede y da resultados, los niños lo merecen…


Basta de niños trabajando…


¿Y cómo se hace?, en un programa a largo plazo, con educación, creando oportunidades, con minería BIEN HECHA. Porque la BUENA MINERÍA cuida el ambiente y a los trabajadores… y cuida a los niños.


Trabajemos por una BUENA MINERÍA, por una minería artesanal BIEN HECHA. Para que los niños sigan siendo niños… y que trabajen mañana, cuando sean grandes.




12/5/15

Cuidado, ¿quién te asesora en medio ambiente?


Ignorancia, prejuicio y repetición de slogans… ¿alcanzan para asesorar al candidato?

Los políticos necesitan asesores, y especialmente cuando están en campaña. Hay profesionales muy útiles para conocer los detalles de algún tema y fijar políticas, e incluso llegan a ocupar cargos en el área si el candidato gana. Otros sólo sirven para diseñar un discurso “políticamente correcto”, muy útil para quedar bien con la gente sin decir nada en concreto. Lo importante, es que el político sepa distinguir la diferencia entre ambos, para no terminar creyendo el discurso del vendedor de humo, y menos aún, colocarlo en la función pública.

El precandidato presidencial argentino Sergio Massa, eligió a su “experto” en Medio Ambiente, es el periodista-ambientalista Sergio Federovisky. Veamos si es un “asesor” en serio…  o sólo otro vendedor de humo.

Hace tiempo, el periodista-ambientalista nos “explicó” el problema del Famatina…

A fines del 2011, la empresa minera Osisko hizo un convenio con el Gobierno de La Rioja para explorar el proyecto Famatina, propiedad de la Provincia. Durante los dos primeros meses del 2012, una fuerte y experimentada oposición antiminera bloqueó el acceso al proyecto. Un bloqueo totalmente innecesario, pues aún no había sido tramitado el correspondiente Estudio de Impacto Ambiental, indispensable para comenzar las tareas de campo. Cuando meses más tarde el EIA fue aprobado, ya la empresa había perdido interés de invertir en Argentina.

Como fue un verano muy caliente y sin noticias, las manifestaciones antimineras lograron repercusión nacional. Políticos de segundo nivel, periodistas, aventureros y oportunistas se prendieron al tema para lograr su minuto de cámara, de micrófono, de fama, todos juntos para “salvar el planeta”. Federovisky no pudo desperdiciar la  oportunidad y escribió Las lecciones del Famatina. Veamos algunos detalles de su nota:

Confunde emisión con contaminación….


“Preguntar si una actividad extractiva contamina es como preguntarse si la lluvia moja: moja cuando llueve y no moja cuando no llueve…. El diccionario define contaminación como “alteración de la pureza o condiciones normales de una cosa o un medio por agentes químicos o físicos…” Ergo, la sola intervención sobre una montaña para quitar el oro disperso en sus terrones implica contaminación”.

Como “experto”, debiera conocer que toda actividad: agrícola, industrial, transporte, etc… emite y tiene impacto, incluso nosotros mismos lo hacemos cuando vamos al baño. Es contaminación, cuando esas emisiones superan las normas legales, cada vez más exigentes.

Como “experto” debiera saber que no toda emisión implica contaminación, y menos aún afectación permanente ni generación de pasivos ambientales. Como “experto” no puede ignorar que existe la tecnología, las normas legales y los medios de control para hacer cualquier actividad industrial, agrícola, etc. sin contaminar, respetando el medio ambiente y cumpliendo con la ley. Como periodista, debiera poder explicarlo.

No conoce cómo se hace minería

“La minería metalífera actual nada tiene que ver con el romanticismo del socavón y la zaranda para hallar la pepita de oro. Agotados los minerales en veta por la devastación del siglo pasado, la minería actual identifica en qué sitio hay más oro porcentual por gramo de tierra, dinamita la montaña señalada y luego separa, con ingentes cantidades de agua y cianuro, el metal precioso del resto”.


La minería del socavón y la zaranda no tienen nada de romántico. La realidad de la minería artesanal es mucho más triste, basta preguntar a los hombres, mujeres y niños que trabajan en condiciones infrahumanas en la minería informal artesanal, sin respetar norma laboral ni ambiental alguna. Pero al “experto” sólo le preocupa la minería industrial moderna, la minería LEGAL.

Por suerte existe la tecnología que permite poner a disposición de miles de millones de personas las rocas, minerales y metales con los que construimos nuestra civilización. Y la minería moderna lo hace cuidando el medio ambiente y a los trabajadores, respetando la ley. Y si no lo hace, es un delito.

Los minerales en veta no se han agotado, como dice el “experto”. La naturaleza dispuso el mineral y el hombre busca la forma más eficiente y segura de extraerlo. Hacerlo a “cielo abierto” no es decisión de unos gerentes malos, es una opción técnica, que depende de las condiciones geográficas, distribución del mineral, de los costos, y hasta del clima. Incluso un mismo yacimiento puede ser puesto en producción en parte a “cielo abierto” y en parte subterráneo a lo largo de su vida, en forma consecutiva e incluso simultánea. Es el caso de la mina Chuquicamata, que luego de 100 años de extracción a “cielo abierto”, se prepara para al menos otros 40 años de extracción subterránea.

Respecto a la burda simplificación que hace al describir el procedimiento de extracción y procesamiento del mineral, sería interesante que el “experto” leyera algo sobre el tema antes de hablar…

Otra vez sopa: “millones de litros por día”, y dale con el cianuro…

“…25 millones de litros de agua y 11 toneladas de cianuro por día…”

Hablar de millones de litros por día tiene un fuerte impacto mediático, pero la cifra no representa absolutamente nada, la forma correcta de medir caudales es en litros o metros cúbicos por segundo. Como ejemplo, una hectárea de verduras de hoja requiere 1 l/s de riego, eso es 86.400 l por día: 12 has consumen más de un millón de litros por día, y a nadie se le ocurre preocuparse porque unas pocas hectáreas de acelga consuman millones de litros por día de agua.

Tomemos el ejemplo de la provincia de San Juan (Argentina). Según datos de Hidráulica, los permisos asignados de uso de agua para las minas Veladero, Gualcamayo y Casposo, y para los proyectos Pachón y Pascua Lama, son por 100 veces menos de agua que el uso agrícola. Y estamos hablando de permisos, el uso real es muy inferior, cerca de la mitad, por la reutilización del agua cuando las minas ya están en funcionamiento.

En cuanto al cianuro, recordemos que el cerca del 90% del cianuro en el mundo no se usa en minería, se emplea en el resto de la industria, incluso en la vitivinicultura. A Federovisky no parece preocuparle el uso del cianuro en la fabricación de vino, una práctica normada por el Institutito Nacional de Vitivinicultura (en Argentina) y por el Reglamento Vitivinícola del Mercosur.


ARGENTINA: ¿un paraíso para hacer minería?

“…el sector minero fue el de mayor rentabilidad no sólo por el precio de sus exportaciones, sino por el régimen legal argentino, “de los más atractivos del mundo”.

Todos los años, el Fraser Institute elabora el Survey of Mining Companies, donde ordena los países y estados en función de parámetros que influyen en la decisión de invertir en minería. Los autores calculan un índice combinado, que expresa el efecto de las políticas gubernamentales y la incertidumbre administrativa, las dificultades de interpretación y aplicación de las normas, tanto ambientales como impositivas y laborales, el marco de estabilidad política y de seguridad. También considera la duplicación e incoherencias de la normativa, la incertidumbre en cuanto a las políticas  de tierras indígenas y áreas protegidas, así como la presencia de infraestructura y la disponibilidad de bases de datos geológicos.

En su edición del 2011, correspondiente a la fecha en que el “experto” escribió la nota, Argentina estaba  ubicada en el puesto 60 de 79, muy lejos por cierto de ser “de los más atractivos del mundo”, más bien entre los menos. Un informe que el “experto” no consultó.


Y debe estar seriamente preocupado por el agua que usaría la minería en Famatina

Si en Famatina se encontrara un yacimiento en condiciones de ser puesto en producción, usaría agua del Río Amarillo, agua no apta para consumo humano ni uso agrícola por contaminación de origen natural. Pero el “experto ambientalista” tampoco sabe eso.

Pasaron tres años y el “experto” sigue insistiendo con Famatina…

Tres años más tarde y el “asesor” no parece haber aprendido nada. En la nota del 9 de mayo del 2015: Minería, sin licencia ni ética vuelve a dar rienda suelta a su ignorancia y prejuicio. No sólo insiste con los “millones de litros por día” sino que se refiere a la minera OSISKO como china. En todo este tiempo no se enteró que la empresa es canadiense.

Y otra vez: “Es que la minería de hoy, dado que ha desaparecido la veta de mineral puro como oro y plata tras quinientos años posteriores a Potosí, sólo funciona volando con dinamita una montaña y separando los metales valiosos del resto de la roca con una mezcla de agua y cianuro”. NO, no aprendió nada…

Puro humo, sólo prejuicio y repetición de slogans

El “asesor” no sabe de dónde se sacaría el agua para una eventual mina en Famatina, ni cómo se procesan los minerales, y hasta llega a juzgar de romántica a la minera del socavón, esa minería artesanal y primitiva, que normalmente no respeta norma legal, laboral ni ambiental alguna. El “experto” no se priva de hablar de los “millones de litros por día” y coloca a la minería argentina entre las más “atractivas del mundo”. Ni siquiera sabe que la empresa “china OSISKO” es canadiense.


Ignorancia, prejuicio y repetición de slogans… ¿alcanzan para ejercer el periodismo ambiental?, y peor aún, ¿alcanzan para asesorar al candidato y diseñar sus políticas?


27/4/15

COSTA RICA sin MINERÍA, ¿un “paraíso ambiental”?


SI, eso dicen los medios: “… la mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado, se prohíbe buscar petróleo y desarrollar la minería a cielo abierto…”… Esto es Costa Rica, un pequeño país… que ha sabido exportar su imagen de conservacionista al punto de colocarse como modelo para avanzar en políticas ambientales…” y siguen los elogios en la prensa, es cuestión de seguir buscando y hay mucho más…

No vale la pena discutir quién es el campeón mundial de biodiversidad, trono que también disputan Ecuador, Colombia y probablemente algunos otros países.

SI, en Costa Rica han prohibido la minería metalífera, ¿y eso los convierte en un “paraíso ambiental”? ¿Será así, o es sólo una campaña de marketing?…

Costa Rica sin minería ¿el ejemplo ambientalista?

Ya vimos como a partir de una campaña desinformativa basada en ignorancia y prejuicio, dejaron a Costa Rica sin minería metalífera industrial moderna. Cuando se impide la minería LEGAL, se abre la puerta a la ILEGAL, y la puerta está abierta…


Tengo una mala noticia: la MINERÍA ILEGAL llegó a Costa Rica…

Y llegó hace tiempo, dañando el medio ambiente, con explotación laboral y alimentando el negocio de las mafias. MINERÍA ILEGAL que produce oro ensangrentado usando mercurio, como en Abangares, y ningún “ambientalista” marcha ni manifiesta por ello. Incluso extraen ilegalmente oro dentro del Parque Nacional de Corcovado.

Más malas noticias: el agua ya está contaminada, y no fue la minería LEGAL

Felipe Alpízar Rodríguez, profesor e investigador de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (UCR), afirma que en el país no hay crisis por el agua, “Hay crisis en el manejo y en la gestión del agua. Costa Rica es uno de los países con más agua per cápita en el mundo, pero está muy mal manejada”, se desperdicia el 50% del agua por las tuberías rotas y la que llega, es poca y contaminada.

No nos debiera sorprender, a fines del 2013, sólo el 4% de las aguas residuales era tratada antes de ir a parar a los ríos y otros cuerpos de agua. Casi todo lo que sale de casas, comercios e industria va dar a los afluentes, contaminándolos con materia orgánica y otras sustancias químicas y metales pesados, convirtiendo a los ríos en cloacas a “cielo abierto”.


Pasaron dos años desde ese estudio, ahora solo el 5% de los residuos cloacales son tratados. Parece que la única agua que hay que “cuidar” es la que puede llegar a usar la inexistente minería.

Costa Rica: Número uno del mundo en uso de agroquímicos 

“En materia de medio ambiente, Costa Rica se pinta a sí misma verde, como un brócoli fresco, ante la comunidad internacional. Sin embargo, la abrumadora presencia de plaguicidas en su agricultura derriba esa imagen que cada vez se integra en la senda del mito”.  Datos del World Resources Institute, organización con sede en Washington, EEUU, dedicada a investigar sobre temas ambientales, presentan a este país centroamericano como el mayor consumidor de plaguicidas en el mundo, con 51,2 kg por hectárea. En América Latina le siguen, bastante lejos, Colombia con 16,7 kg, y Ecuador con 6 kg.

"Esos datos desnudan la contradicción en la que vive un país que vende en el extranjero una imagen de líder en conservación y no es capaz de cumplir con los convenios internacionales que firma en materia ambiental", señala el biólogo y columnista Ignacio Arroyo.

Eso SI, prohibieron la minería para “cuidar” el agua…


Basta repasar algunos titulares: “Calidad del agua en Costa Rica colapsa por contaminación, “Marea de contaminación amenaza auge turístico”… da pena seguir buscando…

Costa Rica, ¿es un “paraíso ambiental”?: NO, es sólo marketing…

Costa Rica es un país latinoamericano más, con los normales problemas de contaminación y mal manejo de sus recursos. Un país donde el Estado no ha sabido, no ha querido o no ha podido poner al servicio de la comunidad sus recursos naturales en forma responsable, y ha terminado cediendo a la demagogia  ambientalista.


En Costa Rica ganó el NO PORQUE NO, impuesto a fuerza de manifestaciones y protestas, motorizadas por los que defienden el subdesarrollo y el atraso. Han ganado los que utilizan su ignorancia y prejuicio para vender ideología, o hacer negocios políticos asegurando su puestito público, como el diputado antiminero que no quiere usar el pin de oro. 

¿Minería y cuidado del medio ambiente juntos?: SI, es posible…

El cuidado del medio ambiente es un problema técnico, un asunto de física, química, biología, geología…. Con seguridad no es un tema político y menos aún ideológico. El medio ambiente no se cuida con discursos, pancartas ni manifestaciones, se protege aplicando tecnología.

Podemos.... debemos preservar el medio ambiente sin impedir el desarrollo económico; no hay duda que en Costa Rica hay gente capacitada y con voluntad para hacerlo. ¿Por qué no los dejan trabajar?


26/3/15

¿Ya no se hace minería en el primer mundo?, pregúntale a FRASER


¿Los inversores mineros van a los países más corruptos?, ¿te parece?

“La globalización planteó una nueva división internacional del trabajo que acentuó aún más las asimetrías entre los países centrales y los periféricos. Se trata de la tendencia de los países del norte a desplazar fuera de sus fronteras las primeras fases de la actividad extractiva, privilegiando el cuidado del ambiente local, pero a costa de un mayor deterioro del ambiente a nivel global…” Esa es la forma complicada de decir: “ya no se hace minería en el mundo desarrollado, vienen a hacerla en nuestros países, para contaminar acá y no allá”, más corto y comprensible que la rebuscada frase extraída de 15 mitos y realidades de la minería transnacionalen la Argentina, otro manual antiminero. Ahora se entiende, pero es FALSO.

“La industria minera es una de las industrias más corruptas a nivel internacional"... “la inversión minera fomenta la corrupción”, dijo el ambientalista Yuri Melini, titular de CALAS (Centro de Acción Legal-Ambiental y Social de Guatemala) en el debate que tuvimos en una radio de Guatemala, y otra vez más es FALSO, seguí participando…

SI, el informe Fraser dice otra vez que Melini y los autores de los 15 mitos se equivocan, o que nos mienten.

Como todos los años, El Fraser Institute anunció los resultados de su prestigiosa  encuesta mundial: Survey of Mining Companies 2014, con interesantes datos sobre la minería en Latinoamérica y el mundo. El estudio ordena a 122 países y  jurisdicciones, de acuerdo a que tan favorables son para la inversión minera.

A pesar de los 15 MITOS, los mejores lugares para invertir están en el primer mundo, y a pesar de Melini, son los menos corruptos


El ranking está encabezado por Finlandia, seguido por Saskatchewan, Nevada, Manitoba,  Australia Occidental, Quebec, Wyoming, Terranova y Labrador, Yukón y Alaska entre los 10 primeros. Resumiendo, Finlandia y varios estados de Canadá, USA y algo de Australia, justamente, países que se caracterizan por muy bajos niveles de corrupción. El primer latinoamericano es Chile, también el menos corrupto la región.

Si tomamos los promedios de puntaje de las regiones, las del primer mundo: Canadá, Australia, USA y Europa, superan los promedios de Latinoamérica, Asia, el resto de Oceanía y África. Queda claro que a nivel global, los mejores destinos para invertir están en el primer mundo, a pesar de los autores de los 15 MITOS, y son justamente los países de más bajo nivel de corrupción, desmintiendo otra vez a Melini.


¿Cómo estamos en Latinoamérica?

CHILE sigue primero, pero perdiendo posiciones respecto a años anteriores, cuando supo estar entre los 10 primeros países, para ocupar actualmente el puesto 13.

PERÚ ha mejorado 10 puestos desde 2012, para quedar en el lugar 30 y subiendo cerca de 14 puntos de calificación. ECUADOR muestra un progreso interesante, tanto en ubicación como en puntaje, de ser 83 de 96 (83/96) en el 2012, ahora se ubica en el puesto 80, pero sobre 122 jurisdicciones medidas (80/122), habiendo subido unos 6 puntos. Es llamativo el avance de NICARAGUA, del lugar 94/112 en el 2013 al 63/122 en 2014, avanzando 31 lugares y mejorando 17 puntos.   


En ARGENTINA, se destacan claramente las provincias donde se puede hacer minería: SALTA (17/122), SAN JUAN (24/122), CATAMARCA (35/122), JUJUY (45/122) y SANTA CRUZ (68/122, ya por debajo de Nicaragua), de aquellas donde la clase dirigente no sabe, no puede o no quiere sobreponerse a la extorsión ambientalista: CHUBUT (74/122), LA RIOJA (94/122). La lista cierra con MENDOZA (106/122), casi en el fondo de la tabla general.

¿Es sólo cuestión de impuestos?

No necesariamente los mejores destinos para la inversión son los de menor carga tributaria, tanto o más importante es que el sistema tributario sea razonable y previsible, de modo que los impuestos no se conviertan en un freno. Latinoamérica se caracteriza por estar sobrerrepresentada en los peores puestos del ranking, con más impuestos, y regímenes tributarios que desalientan la inversión.


¿Qué estamos haciendo mal?

Dejando algunos casos aislados como Venezuela, Honduras, Guatemala o Mendoza por su pésima ubicación, y Chile, Salta o San Juan por su favorable posición, y sin tener en cuenta a los que se fueron del mapa (Costa Rica), nos seguimos moviendo en medio de la tabla, y no porque nuestro potencial geológico sea pobre. Nuestros problemas se pueden agrupar en categorías:

Propios del nuestro estado de desarrollo: poca capacitación técnica del personal, falta de infraestructura y factores socioeconómicos desfavorables, todos ellos abordables con más y mejores inversiones, tanto públicas como privadas.

Situación política: Inestabilidad y falta de seguridad, son el resultado de un Estado que no ejerce el control total del territorio.

Legislación poco clara: confusa e incluso contradictoria, con marcos normativos duplicados e inconsistentes. Esto genera incertidumbre en el cumplimiento de normas: ambientales, laborales, impositivas, sobre la propiedad minera, de áreas protegidas, etc.

Excesivas regulaciones: tanto en lo laboral como en cuanto a barreras comerciales en algunos países.

Que sea razonable y previsible, eso define la inversión… se puede mejorar


Razonable, predecible, que el Estado cumpla y haga cumplir las normas… y algunos destinos de inversión tienen mucho potencial para mejorar.

En la imagen, vemos qué jurisdicciones podrían beneficiarse mediante la reforma de sus políticas relacionadas con la minería. Una puntuación alta indica que las políticas actuales están actuando como elemento disuasivo para el inversor. Algunos cambios… razonable, predecible… y que se cumpla. Es una oportunidad para Perú, Mendoza, Colombia, Dominicana, Chubut, Bolivia, Brasil, Santa Cruz y fundamentalmente para Ecuador, que está trabajando en eso.

Para Melini y los autores de los 15 MITOS, ¿la realidad miente?

Queda claro que los inversores NO se escapan del primer mundo para venir a Latinoamérica a ensuciar y a pagar pocos impuestos, aprovechando y fomentando  nuestra supuesta crónica propensión a la corrupción, según Melini. Los autores de los MITOS y Melini se equivocan, o directamente nos mienten, construyendo teorías conspirativas que sirven para justificar nuestras dudas e incapacidades. Teorías conspirativas muy útiles para alimentar el resentimiento y convertirlo en ideología.

Latinoamérica compite en el mundo por captar inversiones mineras…

Competimos contra las regiones mineras en serio, donde saben que no se cuida el medio ambiente con marchas, manifestaciones y diciendo NO PORQUE NO. Competimos contra esos países que cuidan el ambiente sin impedir el desarrollo. Donde ponen reglas de juego claras, sencillas, previsibles, y las hacen cumplir, creando trabajo, crecimiento e infraestructura para beneficio de todos.

Competimos contra nuestra propia indefinición, contra nuestras dudas y contradicciones. Contra aquellos que queriendo ir por todo, nos dejan sin nada

Y competimos contra los que mienten para vendernos un combo ideológico. Cargamos con ellos, una pesada mochila que nos atrasa en el camino del desarrollo. Debemos  aprender a decirles que NO…



18/2/15

La minería subterránea, ¿es mejor?


¿La minería a “cielo abierto” ya no va más?, ¿se viene la “minería light”?

“La idea del pasado de practicar la minería a cielo abierto en Colombia es cada vez más complicado… porque es difícil llegar a un acuerdo con las comunidades y con las instituciones ambientales”, expresó el vicepresidente de la minera Gran Colombia Gold en un reportaje.

¿La minería a “cielo abierto” ya no sirve?, ¿debemos proponer una minería descafeinada?, ¿algo así como una “minería light”?: sería razonable, si las comunidades se opusieran a la minería porque es a “cielo abierto”, y entonces, convirtiendo los proyectos en subterráneos, esa dificultad se superara. El problema, es que no siempre podemos elegir entre a “cielo abierto” o subterráneo, y cuando es  posible, tiene costos…

¿Es la comunidad la que se opone?: Sabemos que NO, la oposición antiminera surge de activistas que aprovechan el natural desconocimiento de la gente, para manipularla mediante el temor, instalando slogans sin fundamento técnico alguno y con alto impacto emocional, imponiendo su discurso como lo “políticamente correcto”. Discurso que es aprovechado por políticos demagogos para hacer negocios electorales, y por algunos empresarios que no quieren enfrentar la competencia que les plantea la minería, al no querer abonar mejores sueldos ni mejorar las condiciones de trabajo.

Y la pregunta fundamental: ¿sirve para algo reformular el proyecto para hacerlo subterráneo, si eso fuera posible?, ¿los “ambientalistas” se quedarán conformes?, ¿habrá menos “conflictividad social”?, ¿se justifica el precio?

¿Cuándo se hace minería a “cielo abierto"?


La naturaleza dispuso el mineral y el hombre busca la forma más eficiente y segura de extraerlo. Hacerlo a “cielo abierto” no es decisión de unos gerentes malos, es una opción técnica, que depende de las condiciones geográficas, distribución del mineral, de los costos, y hasta del clima. Incluso un mismo yacimiento puede ser puesto en producción en parte a “cielo abierto” y en parte subterráneo a lo largo de su vida, en forma consecutiva e incluso simultánea.

El mineral extraído, tanto de una mina subterránea como a “cielo abierto”, puede ser procesado a la intemperie, o en instalaciones industriales bajo techo, y eso también es una decisión técnica. En el caso particular de Colombia, en gran parte de las áreas potencialmente auríferas,  el clima impide realizar lixiviación en pilas a “cielo abierto”, y la recuperación del oro se debe hacer en instalaciones industriales cerradas. A “cielo abierto” sólo se hace la extracción de las rocas, el mismo procedimiento que se usa para obtener materiales de construcción, minerales industriales, calizas para cemento y la mayoría de los productos mineros con que se construye todo lo que nos rodea.


Convertir un proyecto a “cielo abierto” en subterráneo ¿es gratis?, NO, es destruir mineral…


Por regla general, ley y volumen son inversamente proporcionales: un yacimiento tiene un pequeño sector con mucha proporción de mineral de interés (alta ley) y mayor volumen de roca de menor valor: a mayor volumen, menor ley. Esas rocas de  menor ley sólo podrán ser procesadas si son mezclados con mineral de alta ley.


De ser técnicamente posible, convertir un proyecto a “cielo abierto” en subterráneo,  significa extraer sólo las rocas con mayor valor, sacrificando un gran volumen de mineral de baja ley, que sólo hubiera podido ser procesado junto al de alta ley. Ese mineral no podrá ser beneficiado, ya que no hay con que mezclarlo: se ha destruido parte del yacimiento.

Convertir un proyecto a “cielo abierto” en subterráneo es achicar el yacimiento, es perder valor: menos inversión, menos años de producción, menos demanda de bienes y servicios, menos trabajo y menos tributos que recauda el Estado.

¿Una ventaja?: La minería subterránea disminuye el impacto visual, impacto que para la extracción a “cielo abierto”, se resuelve con la adecuada restauración en el cierre de mina.

¿Subterráneo o a “cielo abierto”?, veamos los números…

Tan sólo como ejemplo, tomamos el cálculo económico   del proyecto Loma Larga, antes denominado Quimsacocha (Azuay, Ecuador), según un informe del 2006. Las cifras del proyecto, si bien no actualizadas, nos dan una buena idea comparativa de ambas posibilidades de extracción para ese momento.

Proyecto SUBTERRÁNEO: 7.754.000t con una ley de 5,95g/t de oro, 37,1g/t de plata y 0,22% de cobre, para producir 203.186oz de oro, 588.382oz de plata y 2.361t de cobre durante 7,4 años. Una inversión de US$137 millones, con una tasa interna (TIR) de retorno de 16,4% y un valor presente neto (VAN) antes de impuesto de US$149 millones.


Proyecto A “CIELO ABIERTO”: 14.702.000t con una ley de 4,94g/t de oro, 30,7g/t de plata y 0,19% de cobre para producir 281.159oz de oro, 810.332oz de plata y 3.398t de cobre durante 8.4 años. Una inversión de US$264 millones, con una tasa interna de retorno (TIR) de 14,4% y un valor presente neto (VAN) antes de impuesto de US$210 millones.

En resumen, el proyecto subterráneo es 47% más chico en volumen y extrae el 72% del oro y plata, y el 69% del cobre que el proyecto a “cielo abierto”, sacrificando más del 25% de las reservas. A pesar que el VAN es sensiblemente inferior, la TIR del proyecto subterráneo es superior (16,4 vs. 14,4) y requiere sólo el 52% de la inversión.

En este caso, optar por la extracción subterránea es económicamente lógico, y esa elección implica menos inversión, más rentabilidad, menos consumo de bienes y servicios, menos generación de impuestos, menor nivel de actividad económica y laboral, y un año menos de vida. A pesar de haberse elegido desde un principio la extracción subterránea, el proyecto sigue sometido a la oposición del activismo ambientalista.



Algunos intentaron con la “minería light”, ¿cómo les va?


Como ejemplo, mencionamos dos proyectos que originalmente fueron formulados  para ponerse en producción a “cielo abierto” y luego rediseñados para extracción subterránea:

PROYECTO SUYAI (ex El Desquite – Chubut, Argentina): En la presentación del nuevo proyecto SUYAI se indica:  “Hasta el año 2008, el yacimiento había sido proyectado para ser gestionado bajo la denominada técnica de minería a Cielo Abierto y con lixiviación en solución de cianuro para la recuperación del oro y la plata. Fruto de 3 años de diálogo y negociación con la comunidad, Minas Argentinas S.A. está en condiciones de anunciar que además de que su Proyecto Suyai ya no es a Cielo Abierto, cuenta con la tecnología suficiente como para recuperar el mineral sin la necesidad de utilizar cianuro”.

PROYECTO  ANGOSTURA (Santander, Colombia): Concebido originalmente  para extracción a “cielo abierto”, en el 2011 es rediseñado para ser subterráneo.   


No les fue muy bien: Si bien en ambos casos se logró cierto impacto mediático, y parte de la comunidad percibió los proyectos como ambientalmente más amigables, la oposición antiminera y el uso político de sus argumentos siguieron vigentes. Escaso resultado y un costo muy alto, un costo que debemos explicarle a la comunidad y a los funcionarios que creen que alegremente se puede dejar de extraer a “cielo abierto” y pasar a subterráneo. Cuando es posible tiene costos, y los termina pagando la comunidad en actividad económica y laboral, y el Estado en impuestos no cobrados.


Ellos van por todo…

Creer que la oposición antiminera va a cesar en su empeño en impedir la actividad porque una mina se convierta en subterránea, es muy ingenuo. Aquellos proyectos a “cielo abierto” que fueron reformulados a extracción subterránea, sacrificando reservas, años de vida, trabajo e impuestos, con la ilusión de satisfacer las exigencias “ambientalistas”, terminaron enfrentando similar oposición irracional.

Creer que el problema es a “cielo abierto”, es no entender que el “fundamentalismo ambientalista” se opone a todo, va por todo… también por la “minería light”


NOTA: El concepto de “minería light” fue tomado prestado de Ricardo Alonso, expresión publicada en el editorial de Daniel Bosque en Mining Press, gracias Ricardo…