28/3/14

Al SENADOR CÓMICO tampoco le gusta la química…




Quiere prohibir el uso de sustancias químicas, pero sólo a la minería…



“Nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis” nos dice Michel de Montaigne. Ni hablemos de expresarlas como proyecto de ley.



El Senador Cómico Nito Artaza ha presentado el PROYECTO PARA PROHIBIR MINERÍA A CIELO ABIERTO, al que ya le hemos dedicado la nota Al SENADOR CÓMICO no le gusta “a cielo abierto” comentando su ARTÍCULO 1°. El Senador Cómico, en su afán por impedir la industria minera, también propone prohibir, sólo en la minería metalífera, el uso de insumos industriales de empleo habitual en la industria y en nuestras mismas casas. Vamos ahora por el ARTÍCULO 3°.



Insumos industriales prohibidos:



“ARTÍCULO 3°.- Prohíbese el uso de cianuro, cianuro de sodio, mercurio, ácido sulfúrico, ácido clorhídrico, ácido fluorhídrico, ácido nítrico, ioduro de sodio, bromuro de sodio, xantatos, alquilxantatos, alquilditiofosfatos, xantoformiatos, detergentes, espumantes químicos, y toda otra sustancia química contaminante, tóxica y/o peligrosa… en los procesos mineros de prospección, cateo, extracción, exploración, explotación, desarrollo, preparación, almacenamiento, e industrialización o procesos detallados en el inciso B del Artículo 249 del Código de Minería, de minerales metalíferos obtenidos a través de cualquier método extractivo.”




El Senador Cómico ignora que ninguno de los productos mencionados se usa en la prospección, cateo, extracción, exploración, explotación, desarrollo, preparación y almacenamiento de minerales metalíferos. Sólo se usan eventualmente en el procesamiento de los minerales para su beneficio o en la extracción del metal. Alguno como el mercurio, no se usa en la minería industrial moderna.



También quiere prohibir “toda otra sustancia química contaminante, tóxica y/o peligrosa”, lista en que quedan incluidos varios productos de uso masivo, tanto industrial como en el hogar. Desde los detergentes, pasando por lubricantes y combustibles, hasta llegar al destapa cañerías y la lavandina para el uso doméstico, que le estarían prohibidos usar a la industria minera en todas sus etapas. Prohibición exclusiva para la minería, por suerte los podremos seguir usando en nuestras casas.



El Senador Cómico quiere prohibir todo…



Al Senador Cómico le parece razonable y digna de ser legislada, la prohibición de uso de combustibles y lubricantes (por cierto tóxicos), o los elementales productos de limpieza de sanitarios, a las empresas que se les ocurra intentar buscar, encontrar y poner en producción minerales metalíferos.



Al Senador cómico le parece lógico condenar a los que trabajan en minería metalífera a moverse en carros y caballos, quizá bicicletas (sin lubricar ejes y rodamientos), a tener los baños y cocinas sucios, y a no poder combatir las hormigas, ratas y cucarachas que pudieran invadir oficinas, galpones, jardines  e instalaciones dedicados a la industria minera metalífera. No es serio…



Prohibir, prohibir, prohibir… sólo a la minería



Si, sólo a la minería metalífera le quiere prohibir el uso de insumos industriales de empleo común en la industria y hasta en nuestro hogar. Sería muy largo explicarle que sólo cerca del 10% de las sales de cianuro se emplean en la minería mundial de oro, unos 600 yacimientos, la mayoría de ellos en países desarrollados. El 90% restante se usa en la elaboración de muchos productos de nuestra vida cotidiana, como en clarificación del vino y hasta como aditivo en alimentos (E-535), entre otros.



El Senador Cómico no confía en nuestros ingenieros



Los mismos ingenieros que construyen puentes, caminos y represas, son los que extraen los minerales. Los mismos ingenieros que diseñan, construyen y supervisan nuestras industrias químicas, de alimentos, farmacéuticas, etc.,  son los que, utilizando la misma ciencia física y química, e incluso productos químicos similares, procesan nuestros minerales. Aplican las mejores prácticas y medidas de seguridad disponibles; son nuestros ingenieros, recibidos en nuestras universidades. Confiamos en ellos cuando fabrican nuestros medicamentos, confiemos en ellos cuando procesan nuestros minerales. Pero el Senador Cómico no confía en ellos, no confía en nuestras universidades…



¿Y si le pregunta al que sabe?,… ¿o es sólo otra broma del cómico?



De igual modo que un geólogo no puede conocer los detalles del derecho constitucional, ni un ingeniero de medicina sanitaria, es lógico que un cómico no sepa de minería. Lo grave es que en vez de consultar a un experto, de rienda suelta a prejuicios e ignorancia, sin filtro alguno.




Ignorancia y prejuicio no son argumentos para fundamentar y plasmar un proyecto de ley, a menos que no sea más que otro acto de comedia, imitando ser un legislador… Sólo un mal chiste.

27/2/14

GREENPEACE: la “multinacional verde” desde adentro





Con presencia en más de 40 países Greenpeace ha llegado a Colombia, no sólo va a combatir a la minería LEGAL, sólo a la LEGAL, también se opondrá a la industria del petróleo, hidroeléctricas, agricultura moderna, etc., todas actividades que significan presencia del ESTADO en el territorio, presencia de la ley, trabajo legal, paz…



GREENPEACE tiene los mismos enemigos que las bandas criminales armadas, tiene los mismos objetivos y los sabotea sin poner bombas, los sabotea manipulando a la opinión pública. Son los mismos objetivos, sólo usan otros métodos… ¿les interesa el medio ambiente o sólo nos quieren vender un combo ideológico?



La multinacional desde adentro… el relato de un protagonista



Patrick Moore, ecólogo y PhD en Ciencias, es cofundador de Greenpeace en 1970 y se retiró de la organización en 1986. Nos cuenta sobre Greenpeace en 1994:



"... fui uno de la docena de activistas que fundaron Greenpeace... La guerra de Vietnam estaba en su apogeo y el holocausto nuclear parecía cada día más cercano. Nosotros unimos a la paz, la ecología, y un talento para la comunicación mediática y nos lanzamos a construir la organización activista ambiental más grande del mundo. Para 1986, Greenpeace estaba establecida en 26 países y tenía un ingreso $100 millones de dólares anuales”.




“En 1986, el grueso de la sociedad occidental estaba ocupada adoptando la agenda ecologista que era considerada radical sólo 15 años antes. Para 1989, Chernobyl, el Exxon Valdez, la amenaza del calentamiento global, y el agujero de ozono habían establecido el debate.”



“Mientras que previamente el movimiento ecologista se encontró puertas afueras del poder, ahora estaba invitado a la mesa alrededor del mundo. Para los ecologistas, acostumbrados a la política de la confrontación, esta nueva era de aceptación imponía un gran reto.”



“Para mí, Greenpeace se trata de hacer sonar una alarma ecológica, despertar la conciencia masiva a las verdaderas dimensiones de nuestros problemas mundiales, señalando los problemas y definiendo su naturaleza. Greenpeace no tiene, necesariamente, las soluciones y ciertamente no está equipada para ponerlas en práctica. Eso requiere de gobiernos, corporaciones, instituciones públicas y ecologistas combinados en un alto grado de cooperación. Las políticas de culpa y vergüenza tienen que ser reemplazadas por las políticas de trabajar juntos y ganar.”



“Algunos ecologistas no lo vieron así y, en el nombre de una “profunda ecología” dieron un fuerte viraje hacia la ultra-izquierda, trayendo una modalidad de extremismo e intolerancia.”… “La caída del muro de Berlín contribuyó a este giro a la izquierda. Los grupos pro comunistas de Occidente fueron desacreditados. Muchos de sus miembros se trasladaron al movimiento ecologista.”



“... la nueva variante del movimiento ecologista es tan extrema que mucha gente, incluyéndome a mí, cree que su agenda es una amenaza más grande para el ambiente global que la sociedad en general.”



Y describe algunas de las características de lo que llama eco-extremismo:




“Es anti-tecnología y anti-ciencia. Los eco-extremistas sueñan con volver a una clase de sociedad tecnológicamente primitiva.”



“Es anti-organización. Los extremistas ambientales esperan a que todo el mundo adopte la anarquía como un modelo de comportamiento individual.”



“Es anti-comercio. Los eco-extremistas no sólo se oponen al “libre comercio”, sino que al comercio internacional.”



“Es anti-libre empresa. A despecho de que el socialismo de estado ha fracasado, los eco-extremistas son básicamente anti-negocios.”



“Es anti-democrático”. Este es quizás el aspecto más sórdido del movimiento ecologista radical. La forma básica de nuestra sociedad, la democracia representativa liberal es rechazada…  estamos enfrentados a un movimiento que traería aparejada una era de eco-fascismo.”



“Es básicamente anti-civilización. En su esencia, el eco-extremismo rechaza virtualmente todo lo relacionado con la sociedad moderna. Se nos dice que nada que no sea el regreso a la sociedad tribal primitiva puede salvar al planeta del colapso ecológico. No más ciudades, no más aviones, no más trajes de poliéster. Es una versión muy ingenua de un retorno al Jardín del Edén.”



10 años más tarde, Moore lo confirma…



En el 2005 Patrick Moore nos confirma sus temores y advierte que el movimiento ecologista se desplazó desde su primitiva base científica, hasta abrazar una tecnofobia religiosa, como lo resume en:



“… a mediados de los años 80, Greenpeace, y gran parte del movimiento ecologista dieron un fuerte giro hacia la izquierda política y comenzaron a adoptar agendas extremistas que abandonaban la ciencia y la lógica a favor de la emoción y el sensacionalismo... El movimiento ecologista ha perdido su rumbo, favoreciendo a la corrección política por encima de la precisión fáctica, inclinándose a las tácticas de miedo para ganar apoyo. Muchas de las campañas en boga ahora lanzadas en nombre del ambiente darán por resultado, en caso de que tengan éxito, un aumento del daño al ambiente y al bienestar humano.”



Ya no estamos hablando de medio ambiente, estamos hablando de libertad…




El economista y ex presidente de la República Checa Václav Klaus, quien conoce de cerca lo que es vivir en un régimen sin libertades, nos advierte:


"… la mayor fuente de peligro para la libertad, la democracia y la prosperidad (…) ha pasado a serlo la ideología ambiciosa, arrogante y sin escrúpulos de un movimiento político (…) ecologista que poco tiene que ver con la naturaleza".



Guy Sorman (El progreso y sus enemigos – 2001)  lo expresa claramente:



“En el primer estadio de su expresión, la UTOPÍA (ambientalista) produce una seducción indiscutible, a la cual es necesario resistir, pues la historia nos enseña que su belleza es la del diablo.”



No nos dejemos engañar: no les interesa el medio ambiente, sólo están vendiendo un combo ideológico. 

29/1/14

2/1/14

GREENPEACE llegó a COLOMBIA, ¿a defender el medio ambiente?



SI, Greenpeace, la mayor multinacional verde llegó a Colombia, pero NO va a trabajar por el desarrollo responsable, LLEGÓ PARA IMPEDIRLO, a decir qué se puede o no hacer. Dicen que si nos desarrollamos ponemos al planeta en peligro, para esa gente la pobreza es sustentable, para ellos NUESTRA pobreza es sustentable, algunos latinoamericanos opinamos distinto.


¿Para qué NO llega Greenpeace a Colombia?


NO LLEGA a hacer propuestas, ni a promover campañas informativas, ni a establecer normas y mecanismos de control para alcanzar un desarrollo responsable. 
NO LLEGA a cuidar el medio ambiente y menos aún a las personas que viven en él.


NO LLEGA a denunciar ni oponerse a la MINERÍA ILEGAL, la que provoca desastres en el medio ambiente, contaminando aguas, destruyendo el cauce de los ríos y deforestando. Sin hablar de los dramas sociales, con trabajo en condición infrahumana e incluso infantil, desplazamiento de población y trata de personas. Un drama ambiental y social que se extiende a casi todo el país. Minería criminal que es fuente de financiamiento de bandas armadas.


NO LLEGA a promover la formalización de los mineros artesanales, ni a asesorarlos en el uso de tecnologías sencillas para mejorar su productividad y cuidar el medio ambiente.


NO LLEGA a denunciar cómo las aguas residuales urbanas contaminan los cursos de agua, en un país donde sólo una fracción de las aguas negras recibe tratamiento, convirtiendo a muchos cursos superficiales en cloacas a “cielo abierto”.


¿Para qué llega Greenpeace a Colombia?



LLEGA a aportar financiamiento y “know-how” para fomentar y mantener campañas antidesarrollo, apoyando y absorbiendo a las demás organizaciones ambientalistas.


LLEGA a impedir el diálogo, a promover conflictos y a oponerse a la minería, al carbón, al petróleo, a la industria en general, a la generación hidroeléctrica y térmica, a la agricultura moderna… a todo.


LLEGA para desarrollar campañas de alto impacto mediático, instalando un discurso “políticamente correcto” con fuerte llegada a las clases medias urbanas.


LLEGA a manipular la información y conquistar el corazón de algunos jóvenes sanamente idealistas, para convertirlos en carne de cañón de sus luchas mediáticas.


LLEGA a recaudar fondos, para aumentar su poder de influir en la sociedad y en las políticas públicas.


No sólo manipular información, directamente mentir…



Mentir es política de la multinacional, como lo reconoce el mismo Gerd Leipold, director ejecutivo de Greenpeace, en una entrevista con un periodista de la BBC. Interrogado sobre uno de los habituales comunicados alarmistas: "Es necesaria una acción urgente, el Ártico se funde", anunciando que el hielo en el Ártico se habrá derretido en el año 2030, el Director de la multinacional verde defendió su derecho a plantear los temas de modo de provocar fuerte impacto en la opinión pública.


El alto ejecutivo expresó que, como "grupo de presión" tienen derecho a plantear determinadas cuestiones "en un plano emocional", algo "de lo que no nos avergonzamos", pues es necesario para modificar la forma de pensar de la opinión pública. En este caso en particular, finalmente tuvo que admitir que "no cree" que el hielo del Ártico esté completamente derretido en el año 2030…


Mentiras que se repiten, como la estafa del falso yaguareté en Salta  entre otras…  


Es muy claro, reconocen no tener ningún problema en mentir ni se avergüenzan por ello, con tal de poder impactar en la opinión pública, lo hacen y lo reconocen con total descaro.


GREENPEACE llega a Colombia


Llegan a activar conflictos, a promoverlos y financiarlos, a manipular y falsear información  y van a utilizar todos los recursos de la multinacional para impedir el desarrollo de Colombia, instalando un mensaje falso, pero “políticamente correcto”, seductor, simpático y atractivo. Un mensaje a medida de las clases medias urbanas “progresistas”, para impactar en los medios y en las decisiones  de aquellos funcionarios y políticos que no pueden dejar de ser demagogos,  que no pueden dejar de ser complacientes con la opinión pública.


GREENPEACE llega a combatir la MINERÍA LEGAL, sólo la LEGAL…


Y no sólo a combatir a la minería LEGAL, también a la industria del petróleo, hidroeléctricas, agricultura moderna, etc., todas actividades que significan presencia del ESTADO en el territorio, presencia de la ley, trabajo legal, retroceso de las bandas criminales, paz…


GREENPEACE se opone a la PAZ para los colombianos…



GREENPEACE tiene los mismos enemigos que las bandas criminales armadas, tiene los mismos objetivos y los sabotea sin poner bombas, los sabotea manipulando a la opinión pública. Son los mismos objetivos, sólo usan otros métodos…