31/1/17

SI, es posible, ambientalistas y mineros juntos por una minería BIEN HECHA


En COLOMBIA, el proyecto Gramalote contará con el asesoramiento de un reconocido ambientalista.

Lo sabemos, debemos explicar, dialogar y generar confianza para hacer minería socialmente sustentable, integrándonos a la comunidad y haciéndola protagonista de la aventura del desarrollo con minería. Y para poder comunicar minería BIEN HECHA, primero debemos hacer BUENA MINERÍA, no podemos comunicar lo que no existe.

Y no sólo trabajar con la comunidad, también con aquellas ONGs que buscan un desarrollo sustentable con participación de la comunidad... Y empieza a suceder en Colombia, el proyecto Gramalote y Gunter Pauli van a trabajar juntos.

¿Quién es Gunter Pauli?

Gunter Pauli, economista y emprendedor belga, es autor del libro La Economía Azul, donde nos presenta un concepto sencillo y  novedoso: servirse del conocimiento acumulado durante millones de años por la naturaleza para alcanzar cada vez mayores niveles de eficacia, respetando el medio ambiente y creando riqueza, llevando esa lógica del ecosistema al mundo empresarial. Pauli recopila más de 100 innovaciones ambientales que trazan una senda de cambio, mostrando que es posible alcanzar un desarrollo sostenible.

Gunter Pauli es creador y líder de la Fundación ZERI, organismo creado en 1996 con el apoyo del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas. ZERI se ha dedicado a diseñar modelos de negocios innovadores y sostenibles que responden a necesidades básicas. En vez de buscar simplemente hallazgos tecnológicos, ZERI identifica oportunidades que recortan costos, incrementan ingresos, generan capital social y crean puestos de trabajo. Sólo un ejemplo: ¿los residuos son un problema y posible fuente conflicto en minería?, pues hagamos papel con ellos ...

SI, Pauli quiere trabajar en minería BIEN HECHA, y en Colombia está el Proyecto Gramalote…

Pauli asesorará en la ejecución de Gramalote, un proyecto de extracción de oro a cielo abierto ubicado en San Roque, Antioquia, que se convertirá en la mina de oro más grande de Colombia. Él mismo nos explica por qué decidió vincularse con una de las industrias más denostadas y habla de los proyectos que está liderando para convertir a Gramalote en la primera mina sostenible del mundo.

Toda una apuesta del Proyecto GRAMALOTE…

“En 20 años que llevo dialogando con el sector minero, es la primera vez que tengo una empresa que está dispuesta a hacer esta apuesta”.

Y si, necesitamos rocas minerales y metales…

“A nadie le gusta la minería. Es como la cirugía, tú tienes apendicitis y ¿te gusta ir al hospital? No, pero no hay otra opción. Sin oro no tenemos equipamiento médico, teléfonos, microelectrónica, ni accesorios satelites. Tienes que acostumbrarte a que hay necesidad de oro, de plata y otras cosas. Y si nosotros no queremos cambiar totalmente nuestra manera de vivir, vamos a necesitar la extracción de esos minerales”.

Integrando a la comunidad, integrando el trabajo local…

“Todo el mundo tiene que ganar y si el objetivo es solo el oro, no vas a lograrlo. Por eso lo que yo hago es mirar en el modelo de negocio la posibilidad de utilizar algo y generar un efecto mucho más grande. Por ejemplo, cuatro mil personas van a construir la mina, ¿de dónde viene la comida para alimentarlas?, ah, son gallinas congeladas que vienen de Brasil. Pues en este terreno miro el entorno de la mina y digo, ¿pór qué no hacemos la cría de la gallina local, con alimentos locales y con este proceso damos de comer a los 4.000 trabajadores? Así se genera lo que llamamos el efecto multiplicador y el dinero que invierte la compañía no se lo llevan los políticos, sino que activa la economía local”.

“Para eso se necesita el cambio de pensamiento del responsable de compras dentro de la mina, para que la canasta de productos que consumen no la compre por fuera, sino que circule ese dinero al interior de la región. La empresa no crea ni financia los proyectos, sino que ofrece el poder de compra. Se trata de proponerle a la población local un portafolio de oportunidades, pero todas  requieren trabajo y emprendimiento. La mina no va a producir las gallinas, solo ofrece el mercado”.

Suena muy bonito, ¿pero es eso posible?

“Nuestras redes de 3.000 científicos nos permiten saber que es posible, pero el reto está en traducirlo a la práctica, porque en Colombia se habla mucha paja, se hacen muchos documentos, declaraciones, firmas, pero luego no pasa nada. He visto 40 minas en el mundo y para que yo me comprometiera a trabajar para una de ellas tenía que ver una oportunidad de cambiar realmente el modelo de negocio”.


¿Y los que se oponen a la minería?

“Si todo el mundo es juzgado solo por los errores del pasado, no habrá paz.  Lo que les digo es que tienen razón, pero denme el beneficio de la duda,  dennos un espacio para comprobar que sí es factible”.

Y si no hacen bien, “no sigo...”

"Si el grupo minero no hace como lo veo, no sigo, porque no voy a prestarme para otra cosa. La lavada de la ventana no la voy a hacer yo. Solo puedo decir que vino toda la junta mundial de AngloGold a Colombia y tuve reuniones privadas con los miembros y están dispuestos. En 20 años que llevo dialogando con el sector minero, es la primera vez que tengo una empresa que está dispuesta a hacer esta apuesta”.

Empresa minera y ambientalistas trabajando juntos por una minería BIEN HECHA

Trabajar junto a la comunidad, crecer juntos generando oportunidades de trabajo y progreso económico, respetando a la gente y al medio ambiente… Participar no es impedir, participar es ser parte.

“Hay que darle una oportunidad a la minería en Colombia"... hay que darle una oportunidad a la minería...

19/12/16

ARGENTINA: ¿Minería en MENDOZA?, SI, y en Malargüe...


MALARGÜE quiere minería BIEN HECHA, y que nadie de afuera les imponga de qué tienen que vivir... en MALARGÜE sobra "licencia social" para hacer minería...

MENDOZA tiene vigente una ley antiminera que impide la inversión minera: la ley  7722 pone obstáculos legales, técnicos y políticos a cualquier inversor serio que desee hacer prospección y exploración minera, una ley que impide poner en producción cualquier yacimiento metalífero. Una ley sin fundamento técnico alguno, que supuestamente cuida el recurso hídrico de la provincia, pero que en realidad fue cuidadosamente redactada para impedir la minería metalífera.

¿La ley antiminera es el problema?... NO, es un síntoma

La ley antiminera no es la causa de la ausencia de una industria minera metalífera en la provincia... es sólo un síntoma. La ley antiminera es el resultado de la falta de decisión política de la clase dirigente, que no puede, no sabe o no quiere convertir a la minería en otro motor de crecimiento y desarrollo de la provincia.

Una clase dirigente, política, empresaria, intelectual, universitaria...  que ha comprado el discurso antiminero "políticamente correcto", haciendo suyos los argumentos de los promotores del subdesarrollo. Algunos lo hacen por convicción, unos para hacer un negocio político, porque la antiminería vende, y otros por no tener el coraje de resistir a la extorsión antiminera de unos pocos revoltosos cortando rutas o calles, enarbolando pancartas llenas de slogans. Una dirigencia que no está dispuesta a sostener en público lo que manifiesta en privado. Una clase dirigente muy lejos de aquella que dio forma e historia a la provincia de Mendoza, contentándose apenas con ser cómplices de la decadencia.  

Pero la comunidad de Malargüe quiere minería, quiere minería BIEN HECHA...

Pueblo y Gobierno de Malargüe se lo dicen al resto de la provincia, quieren decidir de qué van a vivir, quieren minería BIEN HECHA.

El 11 de noviembre pasado, en el Centro de Convenciones y Exposiciones Thesaurus se llevo a cabo la Jornada de Minería para el Crecimiento Sostenido de Malargüe. En el evento Estuvieron presentes autoridades del Concejo Deliberante del Municipio, el Sr Intendente Municipal Don Jorge Vergara Martínez, senadores y diputados provinciales, el Subsecretario de Energía y Minería de la Provincia Ing. Emilio Guiñazú; miembros del Gabinete Municipal, alumnos de la Escuela Nº 4-018 Técnica Química Industria y Minera, miembros del colectivo del Movimiento Minero Nacional y Público en general.

Las palabras de apertura las brindo el Sr. Intendente Municipal y los encargados de disertar fueron: Agustina Cogo- Santiago Salvadores, representando a los estudiantes de la Escuela Técnica Minera (Esc. Nº 4-018 ESTIM); el representante de la Camara de Comercio Sr. Martin Segovia, el Presidente de CAMEN Dr. Mario Chavert; la Dir. de la Esc. Nº 4-018 ESTIM Lic. Ruth Mercado, el referente de Movimientos Mineros Convocados Sr. Enzo Rapp; el Lic. Martín Carotti, la Directora de Minería Lic. Veronica González y para el cierre, el Subsecretario de Energía y Mineria de la Provincia Ing. Emilio Guiñazú. 

¿De qué hablamos en Malargüe?

Con más de 500 participantes, la jornada destacó la historia y el potencial minero de Malargüe, resaltando la  ausencia de decisión política de las autoridades provinciales, desperdiciando la oportunidad del Departamento para la generación de riqueza y fuentes de trabajo.

¿Malargüe es diferente al resto de la provincia de MENDOZA?

SI, tiene un pasado minero, nació con minería y su futuro debe ser minero. Representando al Gobierno de Mendoza asistió el Subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, quien explicó que: “Malargüe tiene una realidad diferente a otras regiones de la provincia, en ese departamento no sólo existe licencia social para desarrollar la minería, sino que la misma es reclamada por la comunidad, y es muy claro que necesitará un tratamiento específico a la hora de definir políticas para la actividad”... “los emprendimientos industriales malargüinos se han perdido, los jóvenes emigran por falta de oportunidades y el Estado se ha transformado en uno de las principales fuentes de empleo”.


Por su parte, el intendente de la comuna Jorge Vergara Martínez, comentó: “la provincia ha estado siempre enfocada en el desarrollo de los oasis agrícolas, es decir, políticas para la promoción, defensa y financiamiento de los productores tradicionales vitivinícolas, agrícolas y ganaderos. El caso de Malargüe es muy diferente, ya que por su condición de región patagónica, con una superficie cultivada menor al 0,2%, se siente ajena a esas políticas y del espacio que deberían ocupar en la estructura productiva de la provincia”.

Malargüe quiere volver a ser minero... y le sobra licencia social...

La comunidad de malargüe  no quiere que vengan de afuera a decirle de qué tiene que vivir... la gente de Malargüe quiere decidir su futuro.

malargüe quiere hacer honor a su pasado, nació minero... y quiere un futuro minero.

malargüe quiere minería bien hecha. ¿Se lo van a impedir?

29/11/16

Necesitamos litio... no sólo para cuidar el medio ambiente


Teléfonos celulares,  notebooks, automóviles eléctricos, instrumental científico y hasta satélites no funcionarían sin sus baterías de litio. Pero el litio no es sólo baterías, es cuidado del medio ambiente, y tiene muchas aplicaciones más.

El litio nos acompaña desde el principio de los tiempos, junto al hidrógeno y al helio, es uno de los únicos elementos obtenidos en el Big Bang. Todos los demás elementos fueron sintetizados a través de fusiones nucleares en estrellas en la secuencia principal o durante estallidos de supernovas. El litio es un metal blando, de color blanco plata que se oxida rápidamente en aire o agua. Su densidad es la mitad de la del agua, siendo el metal y elemento sólido más ligero. Modestas propiedades que no le restan utilidad; es un elemento irreemplazable y está presente en nuestra vida cotidiana, sus aplicaciones van mucho más allá de su uso en la fabricación de baterías, donde adquiere su mayor protagonismo.

¿Para qué usamos el litio?

El litio se utiliza en la metalurgia, especialmente en la industria aeronáutica para hacer aleaciones con el aluminio, mejorando sus propiedades. Una aleación de aluminio con un 1% de litio adquiere tanta elasticidad y resistencia como el acero. Está en nuestras cocinas, es un componente clave en la fabricación del vidrio cerámico resistente a las diferencias de temperatura; está en nuestros hornos y microondas cuando calentamos un alimento. Está en los esmaltes y loza, porcelana, sanitarios y en nuestros vidrios y envases. Lo usamos en nuestros motores y máquinas como aditivo en grasas y lubricantes, prolongando su vida útil al hacerlas resistentes al  agua, a la oxidación y a las variaciones térmicas.

Puede estar en nuestros cerebros, al incrementar la permeabilidad celular y actuar sobre los neurotransmisores, favoreciendo la estabilidad del estado anímico, siendo utilizado para tratar y prevenir episodios de manía en la enfermedad bipolar. Y hasta en la pirotecnia, dando un color rojo brillante muy atractivo, entre muchos otros usos.

Y también en baterías

También se usa para hacer baterías, las mejores baterías, más livianas y eficientes. Cuando generamos energías limpias, sin emisiones (eólica, solar, etc.), necesitamos almacenar  excedentes de electricidad para los momentos de ausencia de generación, cuando es de noche o no hay viento, y necesitamos baterías.

La batería de iones de litio, está diseñada para almacenar energía eléctrica en un dispositivo ligero, con elevada capacidad energética y resistencia a la descarga, con escaso efecto memoria, permitiendo un elevado número de ciclos de regeneración. Estas baterías, si bien comenzaron siendo utilizadas en pequeños dispositivos electrónicos, fueron ganando aplicación en máquinas y herramientas de mayor tamaño, llegando a abastecer de electricidad a automóviles y maquinarias. Y son cada vez más grandes, como  las baterías de respaldo en la generación eléctrica eólica o solar.

Con litio, cuidamos el medio ambiente...

Necesitamos generar energía limpia, sin emisiones, y la debemos almacenar. El litio es una materia prima esencial para la fabricación de esas baterías. 

El litio asegura la provisión de energías limpias, no contaminantes... para eso necesitamos el litio.


25/10/16

Se acaba la mina, ¿qué queda?


El discurso antiminero ha instalado como mito que la minería deja "tierra arrasada" a su paso, un discurso apocalíptico que intenta sembrar el temor en la población. 

Es inevitable, la minería, como toda otra actividad, genera un impacto en el medio ambiente. Mientras que en el pasado no se tomaban mayores precauciones durante la producción, ni se restauraban sus efectos, actualmente la legislación y las normas de la industria lo exigen. Es así que se ha desarrollado la tecnología y los procedimientos para disminuir el impacto y recuperar las áreas afectadas ambiental y hasta paisajísticamente, cumpliendo la ley y los acuerdos con la comunidad, ya que en el cierre de minas, también se contempla el factor humano.

El CIERRE DE MINA es parte de la inversión y es obligación legal, tiene su Estudio de Impacto Ambiental, que una vez aprobado se convierte en el plan de tareas y es la base del CONTROL DEL ESTADO.

Y no sólo hay que cuidar la naturaleza...

El cierre de minas no sólo contempla que el área impactada se integre nuevamente al paisaje, sino también que, finalizada la producción minera, la comunidad siga manteniendo un nivel de actividad económicamente sustentable.


¿Cuándo empezamos a cerrar la mina?, ¿cuándo terminamos?...

El cierre de minas comienza desde mucho antes del final de la producción, de hecho también se "cierran" las tareas de exploración, sigue durante la misma producción y se prolonga años después del cese de actividad, con un monitoreo constante de la estabilidad del área intervenida.

¿Por dónde empezar?...

El primer paso es determinar el uso final del área impactada: natural, agrícola, urbano, ocio, deporte, industrial, etc. Comienza con el estudio previo del entorno medioambiental y socioeconómico del área y alrededores, teniendo en cuenta los siguientes factores:

Geoecológicos, como clima, geología, litología, fauna, flora, hidrología, paisaje, etc.

Culturales, demografía, economía e historia de la región.

Los tipos de uso del suelo definidos por las reglamentaciones, el ordenamiento territorial vigente y hasta los usos anteriores del área.

Intereses de la comunidad, en un permanente diálogo y negociación con la gente, sus  entidades locales (iglesias, asociaciones, etc.) y la administración local.

Acuerdo con el eventual propietario de los terrenos.

Estudio de las opciones posibles, sus costos y beneficios sociales, ambientales y económicos, tanto de las obras como del mantenimiento en el futuro, para que sean sustentables.

Prevención, restauración y remediación

Podemos distinguir tres grados de intervención: la PREVENCIÓN del impacto, que se lleva a cabo durante la misma producción; la RESTAURACIÓN del terreno, devolviendo el aspecto más parecido posible al original, o asignando un nuevo uso; y la REMEDIACIÓN, que es la solución de los pasivos ambientales, limpiando la basura que queda si la prevención y la restauración han sido mal hechos, o pero aún, no se hicieron. Cuando se aplican las correctas medidas de prevención y luego de una adecuada restauración, no debe quedar basura para remediar.

Acciones para cuidar el ambiente:

PREVENCIÓN, adoptando la tecnología necesaria para no generar pasivos ambientales (basura) durante la operación. Si bien podemos remediar los pasivos, es mucho más sencillo prevenir y planificar el cierre de la mina con la debida anticipación, para evitar dejarlos. Con la PREVENCIÓN se llega al fin de la producción minera con la mayor parte de los potenciales problemas que puedan afectar al agua, el suelo y el terreno resueltos, de modo que sólo quede por realizar el desmantelamiento y la restauración.

MITIGACIÓN, disminuyendo el impacto ambiental durante toda la vida de la mina, desde la exploración. 

COMPENSACIÓN de las áreas afectadas desarrollando otras. La legislación argentina no lo prevé, pero si está vigente en otros países como Colombia. La idea es compensar los impactos negativos que no puedan ser evitados, corregidos o  mitigados y que conlleven pérdida de la biodiversidad en los ecosistemas naturales; de manera que se garantice la conservación efectiva de un área ecológicamente equivalente, generando una estrategia de conservación permanente y/o su restauración ecológica, a fin de garantizar la no pérdida neta de biodiversidad.

RESTAURACIÓN y REHABILITACIÓN, devolviendo el área a la naturaleza o eventualmente, a su nuevo uso.

La RESTAURACIÓN en detalle...

Desmantelamiento o refuncionalización de las instalaciones.

Almacenamiento de residuos: Escombreras, estériles y colas (balsas, relaves).

ESTABILIDAD QUÍMICA: Neutralización y/o aislamiento del material con riesgo de contaminación, evitando el contacto con agua y suelo por medio de drenajes e impermeabilización.

ESTABILIDAD FÍSICA: Acondicionamiento del terreno, remodelado, relleno, tareas para evitar posible erosión, sedimentación, inestabilidad e inundación.

RECUPERACIÓN DE SUELOS: Arranque, acopio y tratamiento de tierra vegetal, creación de nuevo suelo y tierra vegetal, laboreo y abonado.

REVEGETACIÓN: Elección de las especies adecuadas, desarrollo previo de plantines, plantación y/o siembra.

Gran parte de estas tareas comienzan mucho antes del fin de la producción, desde la elección de los sitios de depósito de materiales, su neutralización, aislamiento, arranque, acopio y tratamiento de tierra vegetal, desarrollo de viveros con especies nativas, hasta buena parte de la revegetación.

Y trabajar con la comunidad, “hay una vida después de la mina”

La responsabilidad de la empresa en el cierre de mina abarca más allá del compromiso con el medio ambiente, también incluye a la comunidad local, contribuyendo a su sustentabilidad a largo plazo.

Durante la vida de la operación minera, junto a la comunidad y las autoridades locales se planifican nuevas actividades, promoviendo iniciativas empresariales, microemprendimientos y desarrollo de habilidades, colaborando en programas locales de diversificación económica. El cierre también contempla el apoyo a los empleados para identificar nuevas oportunidades laborales, incluso hasta la relocalización de personal.

Minería ambiental y socialmente sustentable

La restauración en Golden Cross  (Nueva Zelanda) o Cerrejón (Colombia) no son hechos aislados, más bien es la norma de la industria. No es necesario llegar a casos extremos, como el del complejo hotelero que se construirá en Songjiang, cerca de Shanghai - China, en una cantera abandonada. Estos ejemplos muestran que se pueden extraer recursos mineros  sin dejar “tierra arrasada”.

El plan de cierre forma parte de la inversión minera y existe la normativa a seguir, de acuerdo a estándares internacionales. No sólo es posible técnicamente, es obligación legal hacerlo, de tal modo que la extracción minera  sea social y ambientalmente sustentable.

El CIERRE DE MINA es una de las etapas de la minería, es parte de la inversión… Y ES OBLIGACIÓN LEGAL.




28/9/16

ARGENTINA: ¿Industria minera en MENDOZA con la ley vigente?


¿Se pueden desarrollar nuevos proyectos en Mendoza con la actual ley antiminera?

Mendoza intenta tener industria minera, o al menos eso manifiestan los funcionarios de su actual gobierno. Y al mismo tiempo sostienen que la ley antiminera 7722 sólo prohíbe el uso de ciertos químicos, como lo afirma el Ministro de Economía de Mendoza, Enrique Vaquié: "La minería no está prohibida, lo que están prohibidos son ciertos químicos".

El mismo ministro se declaró "ambientalista", e  insistió con que "en Mendoza hacía falta tener un marco legal claro para encarar actividades en la provincia", la ley de Glaciares, la ley de Aguas y la 7722. "En ese marco hay posibilidades para que en Mendoza existan todas las actividades..."

Y lo reafirma: “en Mendoza llegó el momento de dialogar todos sobre la minería en el marco regulatorio de la Ley7722, la Ley general de Agua y la Ley general de Glaciares, que son las que marcan las partes del modelo a seguir"... y con orgullo confiesa “yo soy uno de los confirmantes (textual, debiera ser cofirmantes) de la Ley 7722, -y es más- se terminó de escribir en mi escritorio".

A pesar de los deseos del Ministro, ¿es posible recibir nuevas inversiones que desarrollen el potencial minero de Mendoza, explorando sus recursos y poniéndolos en producción? ¿La ley 7722 lo permite, o es una seria limitación? Para decirlo más claro, ¿alguien va invertir en prospección y exploración con la ley antiminera vigente?, porque esa es la única forma de desarrollar una industria minera sostenible en el tiempo.

¿Qué dice la ley antiminera 7722?

Veamos los artículos más relevantes:

Artículo 1° – A los efectos de garantizar debidamente los recursos naturales con especial énfasis en la tutela del recurso hídrico, se prohíbe en el territorio de la Provincia de Mendoza, el uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, y otras sustancias tóxicas similares en los procesos mineros metalíferos de cateo, prospección, exploración, explotación y/o industrialización de minerales metalíferos obtenidos a través de cualquier método extractivo.

Artículo 3° – Para los proyectos de minería metalífera obtenidos las fases de cateos, prospección, exploración, explotación, o industrialización, la DIA debe ser ratificada por ley...

Y la ley dice que es para cuidar el agua...

Textual: "...garantizar debidamente los recursos naturales con especial énfasis en la tutela del recurso hídrico"... ¿Tanto les interesa el agua?, ¿Mendoza realmente la cuida?, NO, la desperdicia y la contamina...

En Mendoza se ha instalado un "mito de la cultura del agua", mientras se desperdicia más de la mitad del agua que llevan sus ríos. La agricultura contamina, la agroindustria contamina  y hasta el turismo contamina, más allá de la contaminación debida a deficientes y hasta inexistentes cloacas y sistemas de tratamiento de aguas servidas.

NO, realmente el agua no les interesa, pues los legisladores no han puesto el mismo esfuerzo... ningún esfuerzo digamos, para cuidarla del mal uso y contaminación real,  sistemática y permanente por otras actividades. En cambio, se han preocupado por el eventual y futuro riesgo de posible contaminación por una minería inexistente. Parece que el cuidado del agua es sólo un argumento para prohibir la minería.

¿La ley antiminera 7772 responde a razones técnicas?

Un abogado local, defensor de la norma, afirmó: “La ley 7722 del 2007 es una norma surgida de la intranquilidad social de una provincia sin una política minera legalmente establecida. No fue fruto de la consulta a sectores de ciencia y técnica de la provincia...”, y es totalmente cierto, la ley surgió como la respuesta demagógica al piqueterismo ambientalista y no tiene  fundamento técnico alguno.

Entonces, ¿la ley fue un error?, ¿se equivocaron? NO, CUMPLE SU OBJETIVO... ¿proteger el agua y el ambiente?, NO. Su objetivo es impedir la minería metalífera.

La ley antiminera 7772 fue muy bien pensada...

cumple su objetivo PONIENDO OBSTÁCULOS LEGALES, al impedir cualquier inversión minera de prospección y exploración, ya que ningún inversor serio va a poner un sólo dólar sin saber si el mineral metalífero que pudiera encontrar podrá ser beneficiado, dada la explícita prohibición de uso de algunos insumos químicos, dejando la puerta abierta para incluir en la lista de "tóxicos" a cualquier otro producto químico de uso industrial, ¿o es que alguno deja de tener alguna toxicidad? La ley crea el espacio para todo tipo de acciones legales que expongan a cualquier proyecto metalífero a una interminable carrera de obstáculos.

cumple su objetivo PONIENDO OBSTÁCULOS TÉCNICOS. Cuando una empresa comienza la prospección por minerales metalíferos, ignora cuál es el proceso de beneficio que deberá eventualmente utilizar si llegara a encontrar mineral de valor. Si busca cobre, no sabe si el eventual recurso necesitará flotación o lixiviación, o ambos para diversas partes del yacimiento... Si busca oro, tiene que apostar a que pueda ser beneficiado sin utilizar cianuro... Si busca plata, no podrá flotar utilizando sales de cianuro como insumo... Ningún inversor serio va a poner su dinero en esas condiciones.

cumple su objetivo PONIENDO OBSTÁCULOS POLÍTICOS, al convertir a todo proyecto minero en rehén de la política, al exigir la ratificación de la DIA (Declaración de Impacto Ambiental) por ley en la LEGISLATURA. Nadie puede anticipar la decisión de la Legislatura cuando un proyecto minero se convierte en pieza de intercambio político, y menos aún desconociendo la composición de la Legislatura de acá a cinco o diez años.

¿Alcanza con eliminar la ley 7722?, ¿la ley es el problema?

El problema es más grave que una simple ley, que puede ser modificada y hasta derogada. La ley 7722 no es el problema, es sólo el síntoma... la vigencia de la ley nos muestra la ignorancia y prejuicio de la clase dirigente y su permeabilidad ante la extorsión ambientalista. La ley nos muestra la falta de decisión política de aquellos que manifiestan una cosa en privado, mientras que en público ceden ante la presión de lo "políticamente correcto".

¿Algún proyecto minero puede ponerse en producción en Mendoza?

SI, alguno de los proyectos ya conocidos podría concretarse, ante la insistencia de los  inversores que ya han enterrado su dinero en Mendoza... si fracasan, deberán pasar su inversión a pérdida...

Con la ley vigente, ¿puede haber nuevas inversiones en prospección y exploración?

NO, por razones legales, técnicas y políticas, ningún inversor serio va a poner su dinero en hacer prospección y exploración en Mendoza mientras la ley 7722 siga vigente. Sólo queda espacio para los aventureros, sólo queda espacio para "empresarios" que sepan lidiar con incontables cabinas de peaje. 

Y lo que es peor, Mendoza va a seguir ignorando el verdadero potencial de sus recursos. Recursos que puestos en valor, aportarían trabajo y crecimiento para los mendocinos, diversificando la matriz productiva de la provincia.

31/8/16

Con EITI, conozcamos qué aportan las mineras y cómo lo gasta el Estado


¿Se llevan todo y no dejan nada?, SI, pero no son las mineras, son los políticos...

La minería argentina paga los mismos impuestos que cualquier otra industria, impuestos nacionales, provinciales y cargas municipales, más el 3% de regalías a la provincia. La carga tributaria total sobre las ventas es superior al 50%, teniendo en cuenta los impuestos abonados, más aquellos contenidos en el precio de los bienes y servicios que demanda. Un proyecto minero a lo largo de su vida deja más del 50% (52-53%) de sus ventas en tributos, que se reparten en poco más del 80% para la Nación y cerca del 20% para provincia y municipios. ¿Parece injusto?: Y SI, pero eso ya no es responsabilidad de la industria minera... eso es otro debate y se hace en el Congreso.

Para el  ESTADO, la minería es un excelente negocio, porque sin invertir un solo peso recibe en tributos más del 50% de las ventas. Ni la comunidad, ni muchos políticos lo saben… ¿Cuánto es ese dinero y en qué lo gasta el Estado? 

Para muestra basta un botón...

"Se llevan todo y no dejan nada", repiten los antimineros... y en parte tienen razón.  Veamos el caso del Departamento de Iglesia, en San Juan (Argentina), donde "desde 2006... el municipio.... ha recibido la friolera de $444.447.615 en concepto de regalías. Con esos más de 444 millones de pesos se pudieron haber hecho, por ejemplo, 15 hospitales... pero no se hicieron. Y tampoco se hicieron otras obras indispensables para los iglesianos que se quejan (y con razón), que la minería no les dejó nada". Despilfarro y mala administración, en el mejor de los casos...

SI, "se llevan todo y no dejan nada", pero no son las mineras las que no pagan, son los políticos los que malgastan... La minería no es responsable de lo que hace el Estado con el dinero. Para que la comunidad conozca cuantos son los recursos que las industrias extractivas aportan y en qué se invierten, existen las normas EITI. 

TRANSPARENCIA EN EL MANEJO DE LOS RECURSOS - EITI

La Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (EITI) es un programa para controlar, dar transparencia y poner al servicio de la comunidad la información sobre los recursos tributarios aportados por los sectores minero y petrolero, detallando origen de los ingresos y en qué los invierte el Estado.

¿Cómo nació EITI?

La campaña "publiquen lo que pagan" fue lanzada por organizaciones londinenses en 2002, exigiendo a las compañías extractivas que publiquen sus pagos a los gobiernos. En 2002, la iniciativa fue adoptada por el entonces Primer Ministro del Reino Unido, Tony Blair, y el gobierno británico reunió a un grupo de países ricos en recursos, empresas extractivas y ONGs, para empezar a dar forma a la metodología de EITI.

En una conferencia celebrada en Londres en 2003, se establecieron los Principios de  EITI y se lanzó una fase piloto. Basándose en las experiencias obtenidas en esa primera fase, en 2005 se determinaron los Criterios de EITI en la reunión inaugural del Grupo Consultivo Internacional de EITI.

En octubre de 2006, en la tercera Conferencia Global de EITI celebrada en Oslo, el Grupo Consultivo Internacional y las partes interesadas reiteraron su apoyo a los Principios y Criterios de EITI y a la Guía de Validación, estableciendo un Consejo de multipartícipes que toma a cargo la gestión de EITI a nivel internacional.

¿Qué es el Estándar EITI

El Estándar de EITI garantiza una política de transparencia, con acceso público a toda información referida a los impuestos y otros pagos realizados por empresas de petróleo, gas y minería al gobierno, incluyendo datos de producción, apropiación estatal, información sobre licencias e inversiones sociales y de infraestructura. De tal modo que los ciudadanos pueden conocer cómo gestiona el Gobierno su riqueza en recursos naturales no renovables. La transparencia de la información recolectada con el estándar de EITI implica una rendición de cuentas transparente, en la que se facilite el entendimiento de las cifras y la promoción de un debate público sobre cómo deben administrarse los recursos de las industrias extractivas. El Consejo internacional de EITI, formado por miembros de gobiernos, empresas y la sociedad civil, supervisa la certificación de las normas de EITI.

“El Estándar EITI está en su quinta versión desde que se acordaran los Principios de EITI en 2003. Los Principios estipulan que la riqueza de los recursos naturales de un país debe beneficiar a todos sus ciudadanos y que esto requiere niveles altos de transparencia y de rendición de cuentas” (Clare Short, Presidenta del EITI)

EITI, no sólo en Noruega, también en Colombia...

El 5 de mayo de 2016, el Comité Tripartita Nacional de Colombia para la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (EITI) presentó el primer informe de cuentas de las empresas mineras y de hidrocarburos, detallando los ingresos que por tales actividades recibió el Estado colombiano durante el año 2013. Las cifras presentadas corresponden a los pagos de orden nacional que fueron realizados por las 18 empresas de los sectores minería e hidrocarburos en el año fiscal 2013 en concepto de dividendos, regalías e impuesto a la renta.

“Con este Primer Informe EITI y con los informes sucesivos que se presenten de acá en adelante, Colombia no sólo tiene más y mejor información sobre los recursos que genera el sector de las industrias extractivas, sino que contribuye a facilitar el acceso a información tradicionalmente dispersa en múltiples entidades del Estado”, señaló la viceministra de Minas, María Isabel Ulloa.

¿Cuántos son y a dónde van los recursos en Colombia?, consúltalo online...

MAPARegalías es una plataforma dinámica que contiene todos los datos oficiales de producción y giro de recursos generados por la industria minera y petrolera, y el destino de esos fondos. Una información que se detalla por región, por departamento y por municipio.

MAPARegalías permite el acceso a cualquier ciudadano o entidad que requiera hacer uso de su derecho a saber cuántos son los recursos y qué se está haciendo con ellos.

¿EITI en Argentina?, no es fácil....

En Argentina, a diferencia de Colombia, los recursos mineros y petroleros son de las provincias, las que cobran y administran las respectivas regalías y otros tributos provinciales. El cumplimiento del estándar EITI requiere un acuerdo con TODAS las provincias para lograr la trazabilidad de esos ingresos, algo por cierto muy complejo, dada la propensión de las administraciones provinciales y municipales a una gestión  discrecional; esos recursos normalmente terminan engrosando las cuentas generales, sin asignación específica y con destino incierto. Es bastante complicado que las administraciones locales renuncien a esa inagotable discrecionalidad.

A nivel nacional, el principal aporte tributario de las industrias extractivas es en concepto de Impuesto a las Ganancias, permitiendo identificar perfectamente el origen y monto. Esos recursos pueden asignarse con destino específico, en particular a las provincias y municipios que promuevan la inversión minera en su territorio. Lograrlo depende de la convicción del Ejecutivo Nacional y de nuestros representantes en el Congreso... SI, la transparencia en el manejo de los recursos depende de decisiones políticas.

Más transparencia con EITI

Para que la comunidad conozca el aporte tributario real de las industrias extractivas, cómo se genera y cómo lo invierte el Estado.

Para que la comunidad pueda participar en la asignación de los recursos.

Para que el Estado pueda asignar esos recursos a las provincias y municipios que apoyan la minería BIEN HECHA, y restarlos a los que se oponen…

Y el que no quiere minería… que no reciba sus beneficios.