25/6/18

MENDOZA antiminera, pero a favor del fracking… difícil de entender…


OTRA VEZ SOPA… Fueron contra la minería y ahora van contra el fracking… era de esperar, el fundamentalismo ambientalista actúa con coherencia, lo sorprendente, es la actitud del gobierno de MENDOZA… Sigue siendo antiminero, ¡pero defiende al fracking!


Un diálogo imaginario...

PREGUNTÓN: ¿Martín, ahora vas a defender el fracking del ataque del fundamentalismo ambientalista?

MARTÍN: NO, yo no, para eso está el Gobierno de Mendoza, todos encolumnados en su defensa…

PREGUNTÓN: Pero la dirigencia de Mendoza, ¿no se compró todos los argumentos del fundamentalismo ambientalista desde hace más de una década?

MARTÍN: SI, pero sólo para tener prohibida la minería metalífera, hasta tienen vigente una ley que la impide… Incluso, la esposa del actual gobernador apareció en el palco de la fiesta de la vendimia con una remera antiminera.

PREGUNTÓN: Pero los “defensores del medio ambiente” que se oponen a la minería, ¿no son los mismos que atacan el fracking?... hasta usan similares argumentos y métodos de “lucha”…

MARTÍN: Es cierto, y cuando atacan el fracking, son tratados por el gobierno como terroristas informativos, irracionales y fundamentalistas…

PREGUNTÓN: ¿Y para el gobierno no son irracionales, terroristas informativos y fundamentalistas cuando atacan a la minería?... No entiendo…

MARTÍN: Yo tampoco… No sé por qué el gobierno defiende al fracking con tanto entusiasmo… y al mismo tiempo sigue compartiendo la irracionalidad de los ambientalistas en contra de la minería… Parece que son abiertamente antimineros… pero defensores del fracking nomás. Si alguien me lo pudiera explicar…

¿Cómo nace la prohibición de la minería metalífera en MENDOZA?

Eddy Lavandaio, en su nota Fracking y minería: Dos caras de una misma moneda, nos da un muy buen resumen de esta historia:  

Comienza la campaña del miedo y la desinformación… “El 9 de setiembre de 2005… la Asociación Geológica de Mendoza advirtió que en el departamento San Carlos se había difundido información carente de toda seriedad acerca de la actividad minera, con la finalidad de infundir miedo a la población y generar una "pueblada" en contra de esa actividad…”

“El 6 de noviembre de 2006, en otra nota del diario Los Andes, la AGM decía haber verificado la difusión de información de dudoso origen y… calidad técnica, con datos falsos en materia de actividades mineras, en las zonas de influencia de los Departamentos San Rafael y General Alvear. El fin perseguido era, otra vez, infundir temor a la población, incluyendo a los niños de la escuela primaria, para que reaccionen y se opongan al trabajo de los mineros”.

Y el gobierno ausente: “…la AGM advertía que los Organismos de Gobierno encargados de informar seriamente a la población no lo estaban haciendo. Y tampoco lo hicieron después…”

La clase política de MENDOZA compra los argumentos ambientalistas y en 2007 prohíbe la minería metalífera: “Tanto el Gobierno de Julio Cobos como los integrantes de la Legislatura Provincial decidieron sumarse políticamente a la "pueblada"…. Nuevamente el miedo infundido por hábiles activistas autodenominados ambientalistas derivó en otra "pueblada" a la que se sumaron políticamente la mayoría de los funcionarios y legisladores. Como resultado de estas acciones y adhesiones, se sancionó la Ley 7.722 que puso punto final a la inversión minera en la Provincia” (junio 2007).

Y comienza la demagogia ambientalista: “…se generó una alianza tácita entre los activistas antimineros y los políticos de Mendoza. Cada partido político quiso acercarse más a esas "puebladas" con el objetivo de conseguir más votos hasta llegar al colmo protagonizado por Francisco Pérez que, siendo candidato, pidió públicamente que se rechace el proyecto San Jorge para mejorar sus chances de ganar la gobernación” (agosto 2011).

… “los líderes políticos apoyaron la lucha contra los mineros y le asignaron credibilidad, legitimando toda la información falsa o distorsionada que le llegó a la comunidad. Con semejante apoyo, los que estuvieron en esas puebladas quedaron sinceramente convencidos de que participaron en una lucha por una causa justa en contra de una actividad que amenazaba con perjudicarlos. Ese convencimiento quedó definitivamente evidenciado cuando la propia esposa del actual Gobernador mostró con orgullo y en forma pública, su participación en esa lucha” (marzo 2016).

“Nuestros líderes políticos (en su mayoría) prefirieron legitimar la información que los activistas transmitieron a la gente y tomar decisiones funcionales a la idea de imponer el miedo a la minería”.

El actual gobernador de MENDOZA también se sumaba a la campaña de terror antiminero…

En 2007, y en plena campaña electoral, Cornejo afirmaba: “hay una empresa que ha perforado la cordillera de Los Andes en San Juan,... implicando mucho peligro ambiental.... ya han muerto entre 40 o 50 personas en esos emprendimientos”, si bien reconoció que “no tengo ninguna prueba en concreto”. No sólo se compró todos los argumentos del fundamentalismo ambientalista, incluso agregó más mentiras… sin aportar  prueba alguna… Puro terrorismo informativo del actual gobernador…

Y no es un hecho aislado, el actual gobernador ratificó su posición antiminera en plena campaña electoral de 2011, adhiriendo al discurso del fundamentalismo antiminero. Otra vez usando el discurso antiminero para hacer campaña.

Y los "ambientalistas" ahora van contra el fracking… pero el gobierno reacciona distinto

La misma irracionalidad, desinformación y mentiras, intentando sembrar el pánico en la población, ahora contra el fracking. Son los mismos actores que antes combatieron a la minería… Pero la actitud del Gobierno de MENDOZA es distinta… ahora apoyan la actividad petrolera, informan, explican, y resuelven desactivar la protesta ambientalista. Lo opuesto a lo que hicieron con la minería desde hace más de una década.

En el gobierno de MENDOZA siguen siendo antimineros, pero son pro fracking…

La mayoría de la clase política se encolumnó detrás de la campaña antiminera durante más de una década, comprando sus argumentos, legitimando sus posturas irracionales y condenando a la minería detrás de una supuesta falta de “licencia social”. Usaron los argumentos antimineros para imponer y sostener una ley que prohíbe en la provincia la minería metalífera, haciendo demagogia ambientalista. Y lo siguen haciendo.

Pero el fracking no se toca… ahora hablan de campaña del terror, de irracionalidad, se llenan la boca de diversificación del modelo productivo, que van a cuidar el medio ambiente, que van a controlar a las empresas, y se llevan puestos a los ambientalistas. Ya no importa la “licencia social” ni las “puebladas”“no se puede detener el desarrollo de Mendoza”, afirman con entusiasmo… Y ya lo han detenido, prohibiendo por más de una década la minería metalífera.

Nos siguen corriendo con la “licencia social”, sólo para la minería…

Sabemos que la “licencia social” se construye, informando, comunicando, cumpliendo y haciendo cumplir la ley, poniendo en evidencia a los que usan el verso ambientalista para vender política, para promocionar su combo ideológico. La “licencia social” se obtiene con convicción y decisión política…

¿La necesidad de la “licencia social” no será sólo un verso para ocultar lo que realmente son?… Y si, son antimineros…

¿Por qué el gobierno de Mendoza está contra la minería metalífera y defiende al fracking?

Es la pregunta que nos plantea Eddy Lavandaio“¿Por qué ahora salen a deslegitimar a los mismos que legitimaron durante tanto tiempo?. ¿Por qué antes no quisieron informar a la población y ahora lo hacen? ¿A qué se debe este repentino cambio?”

¿Te imaginás si el gobierno de MENDOZA hubiera hecho lo mismo defendiendo la actividad minera?...

Hoy la minería metalífera no estaría prohibida por ley en Mendoza... En cambio, desde hace más de una década, la clase dirigente mendocina adhirió, fomentó y usó los argumentos del fundamentalismo ambientalista para condenar a la minería…

Pero el fracking no se toca… y ahora hablan de irracionales, terroristas y de uso político del ambientalismo… ¿alguien me lo puede explicar?





14/5/18

Desde ECUADOR, comunicando minería por Telesur…


Todo un desafío…

EnClave Política: Conversamos con Martín Carotti... 

Programa de análisis político para seguir el pulso democrático y descifrar los acontecimientos sociales más relevantes generados en América Latina y el resto del planeta.


9/4/18

Seguimos comunicando minería BIEN HECHA en ECUADOR


Esta vez, en la edición XI de Expominas en Quito...









8/2/18

Combatir la desigualdad, ¿ayuda a solucionar la pobreza?


¿El problema es la pobreza o la desigualdad?... "Por evitar que unos cuantos chinos anduvieran en Rolls Royce, condenamos a cientos de millones a desplazarse para siempre en bicicleta".

La frase, atribuida a un líder chino posmaoista nos plantea la duda. ¿Y si la desigualdad es parte del camino en la lucha contra la pobreza?

Sin embargo, la ONG Oxfam la tiene muy clara, para ellos, el enemigo es la desigualdad… ¿nos querrán condenar a todos a la bicicleta?, ¿o simplemente, no entendieron cómo funciona?

OXFAM: El 1% más rico del planeta acumula más riqueza que el resto de la humanidad  

En el marco del Foro Económico Mundial de Davos que se celebró en Suiza, la ONG internacional Oxfam reveló que el 82% de la riqueza mundial generada en 2017 fue a manos del 1% más rico de la población mundial, mientras el 50% más pobre, unas 3.700 millones de personas, no se benefició en lo más mínimo de este crecimiento.

“El año pasado se produjo el mayor aumento de la historia en el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones de dólares, con un nuevo milmillonario cada dos días", reveló la entidad sin fines de lucro. "El 1% más rico sigue acumulando más riqueza que el resto de la humanidad", alertó la ONG en Davos.

Para OXFAM, la culpa la tienen la herencia, los monopolios y la corrupción

La ONG explicó que la mayor parte de la desigualdad extrema es producto de las herencias, la formación de monopolios o por las relaciones de nepotismo o connivencia de los ricos con los Gobiernos.

¿Podemos meter todo en la misma bolsa?

Dejemos de lado la herencia, que no comporta accionar delictivo alguno, cuando la fortuna es bien habida… De hecho, el patrimonio acumulado dentro de la ley, ya ha abonado los respectivos impuestos a la renta, cuando se obtuvo; al consumo, cuando consiste en bienes; y a la tenencia, con las tasas patrimoniales; e incluso es afectada con tributos a la misma herencia, cuando los bienes son transferidos a los deudos. Parece injusto meterla en la misma bolsa que los bienes mal habidos.

En cuanto a los monopolios y la corrupción, el problema deja de ser la acumulación de riqueza, sino la falta de mecanismos de mercado y ausencia de seguridad jurídica e instituciones que promuevan relaciones económicas justas, voluntarias, abiertas y competitivas. El problema no es la riqueza, es la corrupción, el nepotismo y el tráfico de influencias en mercados cerrados donde el Estado asigna ganadores y perdedores.

¿El pasado fue mejor?

No puedo pasar por alto la introducción de la nota El pasado era una mierda:

“No es poca la gente –incluso gente muy joven– que sustenta la idea de que existió un tiempo en el pasado donde la gente vivía felizmente, hasta libremente, en una especie de mundo bucólico y sencillo sin las preocupaciones, presiones y condicionantes del presente. Unos pocos (cada vez menos) siguen creyendo que todo tiempo pasado fue mejor, mientras otros consideran que en algún punto de nuestra historia existió una época dorada, un paraíso terrenal estropeado por nosotros mismos, por nuestra codicia, nuestra cerrazón o nuestra maldad. Algunos aprovechan para arrimar el ascua a su sardina política, tratando de asimilar ese periodo arcádico a algún momento del pasado en que sus ideas eran dominantes; la mayoría, se limitan a referirse a él como un modelo ideal hacia donde deberíamos caminar, pero no lo hacemos por ambición, ceguera y orgullo”.

“Disiento profundamente de todos ellos. Más allá de vanos idealismos, el pasado era un lugar donde ni tú ni yo querríamos permanecer más de una semana, en plan turista temporal, ni por asomo. Ni por broma, vamos. El pasado era un lugar horrible para vivir, un tiempo de mugre, piojos, dolor de muelas, tiranía, superstición, ignorancia, plagas, niños muertos y mamás adolescentes muertas con ellos. El pasado era una mierda”.

Y el final: “Puestos a malas, yo prefiero morir con morfina en el más infame hospital de nuestro tiempo que sin morfina en cualquier palacio de aquella Arcadia infeliz. ¿Y tú?”

¿Estamos en un mundo peor?

Los datos indican otra cosa“Nunca antes la humanidad en su conjunto ha disfrutado de los estándares de progreso y calidad de vida existentes en la actualidad, arrojando así un panorama muy diferente al trágico cuadro que pretenden difundir algunos analistas”“La pobreza no solo existe desde que el hombre es hombre, sino que ha sido el estado natural de la humanidad a lo largo de su historia. Sin embargo, el mundo está a un paso de eliminar por completo esta lacra”“En 1820, el 94% de la población vivía en una situación de extrema pobreza… pero en 1990 este porcentaje ya rondaba el 34,8%, mientras que bajaba al 9,6% de la población a cierre de 2015, según los últimos datos del Banco Mundial. Es la primera vez que la pobreza extrema afecta a menos del 10% de la gente”.

Y en América Latina no fue muy distinto, en la primera década del siglo XXI, América Latina y el Caribe experimentaron una etapa sin precedentes caracterizada por una fuerte disminución de la pobreza.

Pero volvamos a la desigualdad, ¿es realmente un problema?

"Oxfam se equivoca. El aumento de la desigualdad no tiene por qué ser malo", afirma el sueco Johan Norberg, y carga contra los informes de la ONG, al defender la desigualdad generada en un contexto de libertad, leyes y mercado.

- Vd. dice que el mundo va a mejor, pero los estudios de Oxfam dicen que cada vez hay más desigualdades.

"Oxfam insiste continuamente en la desigualdad, pero olvida que la pobreza es algo mucho más importante y ninguno de sus informes aclara que la tasa de miseria se está reduciendo a pasos de gigante. Por otro lado, si queremos poner el foco en la desigualdad, no está de más decir que Oxfam se equivoca en la medida en que no entiende que no todo aumento de la inequidad es malo".

- Explique eso, porque hoy en día parece que decir desigualdad es sinónimo de hablar de una situación negativa.

“La desigualdad en un contexto de libertad, leyes y mercado no tiene por qué ser algo negativo. Tomemos el caso de China. Sin duda, es un ejemplo de creciente desigualdad, pero ¿es esto una mala noticia? Hay que tener en cuenta que China era un país tremendamente igual, pero también tremendamente pobre. Hoy, China empieza a tener ciudades prósperas, empieza a ver la consolidación de una clase media cada vez más ancha… Y esa nueva realidad, aunque sea más desigual, encierra un notable progreso humano, que ha beneficiado a cientos de millones de personas”.

- ¿Y qué opina de las grandes diferencias de renta que vemos en Occidente? Oxfam y los igualitaristas de todos los partidos nos dicen que eso genera exclusión.

“La renta no es el consumo. Hablamos siempre de la desigualdad de renta y, por ejemplo, ese indicador nos dice que Bill Gates es 1.000 veces más rico que nosotros. Sin embargo, ¿vive Bill Gates 1.000 veces mejor que la clase media occidental? Desde luego que tiene más comodidades, pero no hablamos de mejoras equivalentes a la diferencia de renta. Su teléfono, por ejemplo, será probablemente similar al que tenemos muchos en el bolsillo. Sus viajes serán más cómodos, puesto que tiene un avión privado, pero en cualquier caso hoy podemos decir que toda la clase media se mueve de aeropuerto en aeropuerto con facilidad y precios mucho más bajos que antaño. Su condición física podrá ser evaluada por los mejores doctores, pero los avances de la medicina hacen que los tratamientos que antes solo eran de élite sean ahora casi universales. De modo que, aunque Bill Gates es 1.000 veces más rico, no vive 1.000 veces mejor que un ciudadano medio de Occidente, puesto que su consumo es solamente un poco más sofisticado y refinado”.

“En el capitalismo, la desigualdad de renta crece cuando se logra una mejor acogida en el mercado. Pero esa mejor acogida se explica porque estamos dando un mejor producto o un mejor servicio. Y, a menudo, la desigualdad de renta crece precisamente cuando los empresarios de éxito recogen el fruto de haber generado menos desigualdad de consumo”.

No, el problema no es la desigualdad… es la pobreza, y la peor pobreza: la miseria

Oxfam sólo se refiere a la desigualdad de renta… y hay una peor desigualdad a la que SI debemos combatir… la desigualdad de oportunidades, y esa batalla se juega en la educación. En una sociedad abierta, con respeto a los derechos individuales, la desigualdad es una oportunidad y es evidencia de movilidad social

La desigualdad económica puede parecer injusta, pero lo moralmente indeseado no es la desigualdad de ingresos, es la indigencia y la falta de  oportunidades. Más aún, en una sociedad abierta, la desigualdad es un síntoma de que estamos dando batalla a la pobreza.

30/1/18

Extraer litio de salares, ¿es “minería de agua”?


¿Al evaporar la salmuera, el agua se “pierde”?... otro mito ambientalista…  El mito se construye con la repetición, se alimenta de creencias, sentimientos, ignorancia, hasta ideología, y se expresa con frases sencillas, repetibles, panfletarias… nace otro slogan…

A veces el mito surge de una opinión pseudocientífica, cuando alguien, abusando del “principio de autoridad”, da rienda suelta a  sus creencias, ideología, temores, o se deja llevar por sus intereses, expresando “verdades reveladas”. La afirmación, sin asidero científico alguno, se instala convirtiéndose en slogan, listo para ser escrito en una pared, ser protagonista en una pancarta o viralizada en las redes… incluso llega a ser expuesta en un trabajo “científico”, reafirmando su carácter de “verdad revelada”.

Nace un slogan: Extracción de litio, ¿minería de agua?

El slogan nace a partir de un reportaje al licenciado en Geología Fernando Díaz, que se presenta como perito geólogo del Poder Judicial de la Nación. La frase, reproducida en un medio antiminero online, se publicó en junio del 2011, y a fuerza de repetición, se instaló como slogan, que sobrevive hasta nuestros días. En su momento, el término fue aplicado a la extracción minera convencional, y a principios del 2016 el mismo Fernando Díaz lo utiliza para denostar la extracción del litio en salmueras, cuando afirma:

“Hay que estimar que por cada tonelada de litio extraída se evaporan alrededor de dos millones de litros de agua. Esta es una evidencia de que la minería de litio en salares no es más que una minería de agua”.

Y el concepto de “minería de agua” es adoptado por la ciencia… ¿la ciencia?

SI, el mismo concepto, pero en un lenguaje más científico… Así lo expresa Ernesto Calvo, investigador del Conicet y la UBA, cuando nos explica cómo es el método tradicional de extracción de litio de salmueras:

“El sol la evapora y de esa evaporación se van concentrando distintas sales y ocurre lo que técnicamente se llama una 'recristalización fraccionada', es decir caen los cristales de cloruro de sodio, después cloruro de sodio y potasio, después de magnesio y potasio, cada uno de ellos tiene un nombre. Al final, queda una solución concentrada de litio, que se ha concentrado al sol durante meses"… “Este proceso pierde enormes cantidades de agua, millones de litros de agua por cada tonelada de carbonato de litio…”… estoy perdiendo varios cientos de miles de litros de agua cuando recupero una tonelada de carbonato de litio. Es mucha el agua que se pierde, se pierde en un desierto a cuatro mil metros de altura”.

Y nos propone su método electroquímico para recuperar  litio y agua… llegando incluso más lejos, durante su exposición en el VI Seminario Internacional Litio en Sudamérica que se realizó en Catamarca en junio del 2017. En el evento, afirmó que el sistema fotovoltaico para alimentar su ingeniosa propuesta, se podía amortizar en 30 años de operación del proyectoSí, eso mismo, en 30 años…

Más allá del problema de la amortización, que ninguna extracción de litio podría resistir, Calvo pasa por alto que en las cuencas cerradas a más de 4.000 m de altura, si bien el ambiente que rodea a los salares es desértico, eso no es totalmente consecuencia de la falta de agua, sino por acción del clima. Si pudiéramos recuperar el agua que se evapora de la salmuera no sabríamos que hacer con ella, más allá de alimentar las instalaciones de extracción, y nos sobraría casi toda. No hay agricultura posible a esa altura, ni población alguna a la que abastecer en la mayoría de las cuencas puneñas… y transportarla Puna abajo, la convertiría en el agua más cara del mundo.

Ya vimos el origen y la versión “científica” del slogan, ahora veamos la realidad…

Dicen que el agua se "pierde", ¿hay agua en el salar?

Ya hemos visto cómo se originan los salares, las máquinas de concentrar litio.  Sabemos que en una cuenca cerrada y en determinadas condiciones climáticas, la acción del sol y el viento hace que el agua se evapore, aumentando la concentración de sales, formando una laguna de salmuera saturada donde las sales precipitan, con una costra de sal que cubre depósitos de sales y sedimentos embebidos en la salmuera, como si fuera una gigantesca esponja.

Este proceso de concentración de salmueras y precipitación de sales es un trabajo muy lento. Luego de  algunas decenas de miles de años, la naturaleza nos entrega un cuerpo de sal poroso y permeable embebido en salmuera, cual inmensa esponja, que a veces contiene sales de litio en cantidad y calidad aprovechable por la industria.

¿Hay agua dulce en el salar?

NO, en el salar no hay agua dulce. La salmuera, el único líquido presente en el salar, no es apta para el consumo humano o agrícola. Es una salmuera que tiene sólidos disueltos y mayor densidad incluso que el mismo Mar Muerto. Mientras el agua de mar tiene unos 35.000 ppm de sólidos disueltos y el Mar Muerto está en el orden de los 240.000 ppm, una salmuera enriquecida en litio llega a los 300.000 ppm. Y por una cuestión elemental de densidades, cualquier contenido eventual de agua dulce en contacto con la salmuera ocuparía la capa superior por un brevísimo tiempo, hasta incorporarse a la salmuera. No hay agua dulce sobrenadando a la salmuera, y menos aún debajo de la superficie del salar, por una elemental diferencia de densidades. Y la salinización de toda agua que se incorpore al salar lo produjo la naturaleza a lo largo de miles de años.

En el salar hay tanta agua dulce como en la lavandina o en el ácido sulfúrico… Y al que crea que la salmuera es agua, lo invito a probar un sorbo…

¿Cómo extraemos el litio de la salmuera?

Para extraer la salmuera enriquecida en litio, se la bombea a piletas de evaporación, donde se realiza el mismo proceso de evaporación que en el salar, pero en condiciones controladas, para lograr una mayor concentración de litio y extraer las impurezas. Es lo mismo que ha sucedido en el salar naturalmente durante miles de años, pero en las piletas se realiza bajo control técnico, evitando que la sal de litio precipite y se convierta en irrecuperable.

¿Se evapora agua del salar?, ¿y de las piletas?

SI, del salar se ha evaporado durante miles de años, justamente, es la evaporación de agua en una cuenca cerrada lo que da origen al salar, de otro modo no existiría… allí comienza la "pérdida" de agua que le preocupa a Calvo, es un fenómeno natural. Se evapora agua de la misma manera que del mar, o de las hojas de los árboles y plantas.

Y de las piletas también se evapora agua… lo mismo que sucedió en el salar durante miles de años. Lo mismo que sucede en un secadero de frutas, de tabaco, o de las hojas de cualquier plantación. Vapor de agua, agua pura que vuelve a la atmósfera.

¿Y el agua que se evapora, se “pierde”?

Avergüenza tener que recordarle a un científico el ciclo del agua… lo vimos en la primaria. El agua se evapora, se condensa en las nubes, precipita, se infiltra o escurre, a veces llega al mar, y todo el tiempo y de todos lados se está evaporando, alimentando el ciclo. Se evapora de las lagunas, de los ríos, de las hojas de las plantas, de la transpiración y aliento de los animales, incluyendo al hombre, del suelo y de los mares. La misma agua, cumpliendo el ciclo durante cientos de millones de años… NO, el agua no se “pierde”.

¿Puede haber algún derrame contaminante en la extracción y concentración de  salmuera?

NO, la única sustancia que circula es la salmuera. Si hubiera alguna pérdida en las cañerías o por la rotura de una válvula, el derrame sería de la misma salmuera, la que volvería a su medio natural de origen, el salar.

Una “verdad revelada”… construyendo un mito…

Vimos cómo se crea un slogan, que hasta llega a tener repercusión en alguna propuesta científica. En la extracción de litio por evaporación no había agua, había salmuera. Y la salmuera no es apta para el consumo humano o uso agrícola… En la concentración de salmueras se realiza el mismo proceso que sucedió en el salar durante miles de años, pero en condiciones controladas, y no se "pierde" agua, se la entrega limpia a la atmósfera, en forma de vapor. 

“El agua se pierde”…  “minería de agua”, tan sólo slogans, lejos de la verdad…

Ernesto Calvo tiene todo el derecho a promocionar su técnica, que puede llegar a funcionar en laboratorio, pero nos debe explicar si es escalable a nivel industrial, si es amortizable y qué haríamos con el agua que extraemos… Pero el científico no tiene derecho a promocionar su proyecto engañando a la gente cuando afirma, abusando de su “autoridad científica”, que en la extracción de litio por evaporación de salmueras el agua se “pierde”eso no es verdad. 

Creer que se “pierde” agua evaporando salmuera, es lo mismo que considerar que en la elaboración de frutas disecadas, en una plantación, en una represa o en el mar, se “pierde” el agua que se evapora…

18/12/17

En 2018, sigamos comunicando minería BIEN HECHA…


Y para comunicar BUENA MINERÍA, primero debemos hacerla… no podemos comunicar lo que no existe…



Trabajemos por una minería BIEN HECHA... porque la MINERÍA BIEN HECHA es una importante herramienta de desarrollo, pero un desarrollo en sentido amplio, con cuidado del medio ambiente y participación de la comunidad.

27/11/17

OTRO MITO: ¿La minería no genera "valor agregado"?


Nos dicen que la actividad minera no genera “valor agregado”… que sólo hay “valor agregado” cuando el concentrado o la materia prima es industrializada… ¿Será cierto, o es sólo otro mito más que instalan los enemigos de la minería?

¿Aprovechar nuestros recursos para obtener concentrado de cobre o carbonato de litio no tiene “valor agregado”?... ¿Sólo la industrialización de esas materias primas produce valor?… ¿Hay que producir cables o baterías de litio para que valga la pena? Veremos este otro mito que imponen los que se oponen a la  producción industrial de materias primas.

¿Qué es el “valor agregado”?

El concepto de “valor agregado” se emplea en el terreno de la contabilidad y de la economía. Una de las acepciones se refiere al valor económico que gana un bien cuando es modificado en el marco del proceso productivo, es el valor económico que el proceso de producción le suma a un bien. Desde el punto de vista contable, el “valor agregado” es la diferencia que existe entre el costo de producción y el precio de mercado. Se calcula como la diferencia entre el valor final del producto y la suma de los costos de los factores de producción, insumos, remuneraciones, servicios, amortizaciones, consumo de capital fijo e impuestos directos.

La definición de “valor agregado” no diferencia el tipo de producción, ni contempla la ausencia de determinado proceso industrial, ni nivel alguno de terminación del producto…

¿Ya tenemos una mina?... NO, todavía no…

La minería no empieza cuando ya tenemos un yacimiento y comenzamos a extraer el recurso natural para producir una materia prima de uso industrial y valor comercial, empieza mucho antes.

Un yacimiento es una anomalía de la naturaleza, es algo extraordinario, y hay que encontrarlo. La minería comienza con una idea de exploración, aplicando conocimiento geológico para la prospección del recurso, a fin de determinar la ubicación de una posible anomalía. Sigue con las tareas de exploración, para determinar la ubicación, dimensiones, calidad y cantidad de recursos, para poder definir si es comercialmente extraíble y procesable.

Una vez ubicado y dimensionado, se abordan estudios de ingeniería para determinar la forma de extracción, procesamiento y transporte, así como toda la ingeniería financiera para disponer de los recursos necesarios para construir la infraestructura física y su puesta en producción.

Un largo proceso donde se aplica conocimiento, esfuerzo y recursos, en el que  participan geólogos, ingenieros y numerosas profesiones más… incluso implica la determinación de líneas de base ambiental y social, y el estudio de los impactos que la puesta en producción dejará en la naturaleza, en la economía  y en la comunidad.

¿Ya tenemos la mina?, NO, todavía no…

No siempre semejante esfuerzo se convierte en una mina, en cualquiera de las etapas se puede suspender y cancelar… a veces la naturaleza no nos sonríe, no hay suficiente mineral o no nos sirve, al no tener la calidad o disposición necesaria. También puede bajar el precio o que los gobiernos decidan subir los impuestos, haciendo el proyecto inviable. Hasta puede suceder que parte de la comunidad se oponga al proyecto, generando esos brotes de demagogia ambientalista que se concretan en normas y leyes antimineras, a las que estamos tan acostumbrados.  

Hay muchas posibilidades de fracaso, y a empezar de nuevo, con otro proyecto… en otro lugar. El tiempo, conocimiento e inversión se pierden… el “valor agregado” nunca se realiza, se desperdicia.

Valor agregado en minería

Si todo sale bien, luego de invertir tiempo, conocimiento y dinero, se ha logrado convertir un recurso natural desconocido, de escaso o nulo valor, con una ubicación incierta e indeterminada, en un recurso económicamente aprovechable y convertible en materia prima industrial. Ahora SI tenemos un yacimiento… se ha agregado valor… y eso que todavía no se ha vendido nada.

Recién cuando comience la producción y venta del producto, se puede calcular  el “valor agregado” generado durante años de trabajo e inversión.


“En la exploración, el valor agregado se genera al localizar yacimientos minerales y cuantificar la cantidad de minerales que poseen, así se transforma el recurso mineral desconocido en uno conocido. En la extracción, el valor agregado se encuentra en transformar el mineral disperso e imperceptible en la tierra, el cual no tiene un valor comercial, en concentrados minerales que pueden comercializarse mediante procesos que involucran alta tecnología”.

Veamos los gráficos de la minería peruana…

El principal metal producido en el Perú es el cobre. Su producción ha crecido a una tasa promedio anual de 7.8% entre el 2005 y 2016. En 2005, la principal productora de este metal era Antamina, a la que se suma la primera ampliación de la mina Cerro Verde. La siguiente expansión significativa de la producción se dio en el 2012 debido a la ampliación de Antamina, a la que siguió en 2013 Antapaccay y en el 2014 Toromocho. Por último, en el 2015 entraron en operación el proyecto Constancia, la nueva ampliación de Cerro Verde y Las Bambas. Estos proyectos, han permitido un crecimiento de la producción de cobre de 25.8% en el 2015 y de 40.1% en el 2016. Debido a la nueva ampliación, Cerro Verde se ha convertido en la principal empresa productora de cobre en el país.

Crece la producción de concentrados, crece el “valor agregado”

“En el sistema de cuentas nacionales que utiliza el INEI del Perú, se considera que los procesos de exploración, minado y concentración son parte del sector minero extractivo, mientras que la fundición y refinación son parte de la actividad manufacturera primaria. Esta división en dos partes de un largo proceso de transformación de la materia prima favorece a la percepción de que los primeros tres procesos del sector minero son únicamente extractivos y con poco valor agregado, mientras que las actividades secundarias logran mayor transformación y por lo tanto añaden más valor agregado a la producción”.

La segunda imagen nos muestra algo muy distinto… podemos observar el importante crecimiento del “valor agregado” por la producción de concentrados, frente a una participación constante de los procesos de industrialización. SI, producir concentrados de cobre es “valor agregado”, incluso mayor que industrializarlos…

SI, la minería en PERÚ genera “valor agregado”…

Uno de los grandes mitos construidos en el Perú, es que la minería no tiene valor agregado, gente educada llega a decir que se exportan piedras. Esto no es cierto, ya que de cada sol producido en minería, el 67% corresponde a su Valor Agregado”.

Y ahora con el litio…

Desde Chile, Gustavo Lagos en su nota Litio y valor agregado nos habla del “mito” del “valor agregado”: “Si las empresas tecnológicas tienen poca innovación pueden tener grandes pérdidas, destruyendo valor agregado. De las 10 empresas que tuvieron mayores pérdidas en toda la historia mundial hay siete bancos y tres tecnológicas. Entre estas últimas están JDS Uniphase, Qwest Communications y General Motors”.

¿El litio sólo sirve si producimos baterías?... “Buscar innovar en áreas de alta tecnología es una estrategia correcta… pero ello tiene que ver con la necesidad de diversificación y sofisticación de la matriz productiva, cultural y social del país y no con el valor agregado”.

¿Todo ese “valor agregado” es ganancia de la empresa?... NO

NO, porque existen proyectos que fracasan, y son la mayoría… Por cada hallazgo exitoso, que se convierte en yacimiento en producción, la empresa debe afrontar el tiempo e inversión enterradas en los fracasos, por cierto, más numerosos. El “valor agregado” es sólo para cada proyecto exitoso, de nada sirve el valor creado en un proyecto inviable. Y los fracasos se financian con el beneficio obtenido en los éxitos, si es que hay alguno.

En cambio, SI es ganancia para el Estado y la comunidad, porque sobre ese “valor agregado” de cada proyecto en producción, se abonan los impuestos a la renta.

¿Industrializar las materias primas?, nada lo impide…

Nos plantean la opción entre la producción y venta de materias primas frente a su industrialización. En vez de concentrados, producir cables…. en vez de producir carbonato de litio, fabricar baterías… Y son falsas opciones. Nada impide que cualquiera invierta en una planta de baterías de litio, que compre el carbonato y las fabrique. Nada impide que cualquiera instale una refinería y laminadora, para convertir el concentrado de cobre en productos terminados. Producir materias primas no impide que alguien las compre y les agregue más proceso industrial, en el exterior o en nuestro país. Las materias primas están disponibles, cualquiera puede correr el riesgo, invertir y producir…

Producir materias primas e industrializarlas, no son opciones opuestas…

Con minería, creando “valor agregado” desde la prospección…

Aplicando conocimiento, tiempo y dinero, la minería convierte rocas de escaso valor y ubicación incierta, en insumos de importancia industrial. Un proceso que empieza con una idea de exploración hasta llegar al desarrollo de la mina. De esa forma la minería crea “valor agregado”, que recién se va a realizar plenamente cuando la mina entre en producción, generando trabajo, actividad económica y recursos tributarios

Y si alguien desea arriesgar su tiempo y dinero en agregar más valor a los productos mineros, bienvenido… que corra el riesgo y cree otra industria…