30/6/16

¿Minería en MENDOZA con una ley antiminera vigente?


SI, aunque parezca mentira, el Gobierno de Mendoza intenta promover la minería manteniendo vigente la ley 7.722. Incluso abre una instancia de diálogo, buscando poder definir la política minera provincial antes de fin de año.

Bienvenido el diálogo...

Promover el diálogo es una buena idea... escuchar a las partes interesadas e intercambiar información sobre bases reales y científicas es el punto de partida para dejar de lado las posiciones irracionales y desmitificar la actividad... Pero hay un problema, ¿es posible hacer minería metalífera con la ley antiminera vigente?, el geólogo Eddy Lavandaio nos acerca una respuesta.


Los docentes tenemos la obligación de decir las cosas como son y no como parecen ser. La frase tiene que ver con expresiones de algunos funcionarios, asesores de gobierno y legisladores que se esmeran en explicar que la Ley Nº 7.722 “regula” la minería metalífera pero no la “prohíbe”.

Para ver la diferencia entre lo que es y lo que parece ser hay que ubicarse en el contexto de hipocresía en el que se diseñó la política minera provincial a partir de la Ley Nº 7.422 (B.O. 14/09/05). La Asociación Geológica de Mendoza estuvo presente en las reuniones en las que se elaboró el texto de esa ley y nos consta que el único objetivo era impedir que una empresa minera ingresara a explorar un prospecto cuprífero en el arroyo Papagayos. Sin embargo en el texto de la ley no se menciona ese objetivo sino otros inventados ad hoc.

Todas las acciones posteriores estuvieron enmarcadas en la misma matriz de hipocresía, tomando decisiones en contra de proyectos específicos sin nombrarlos. En efecto, en 2007 había tres proyectos metalíferos con factibilidad preliminar en camino de convertirse en proyectos productivos. Nos referimos a las minas La Cabeza o Don Sixto (oro y plata), San Jorge (primer proyecto de oxidados de cobre) y Sierra Pintada (uranio).

Debemos explicar que en esta clase de emprendimientos, los minerales metalíferos que se extraen de la mina necesitan ser procesados en una planta industrial de tratamiento para separar la mena de la ganga y obtener un concentrado apto para la venta. En el caso de la planta de la mina La Cabeza se proponía usar un método hidrometalúrgico basado en la disolución de los metales nobles con agua con cianuro, método que es más eficaz que el de molienda y amalgamación con mercurio que se usó en otras épocas en nuestra región.

Los procesos a utilizar en las plantas de San Jorge y Sierra Pintada coincidían en la utilización de agua con ácido sulfúrico en sus respectivos procesos.

Consecuentemente, ese año se sancionó la Ley Nº 7.722 (B.O. 22/06/07) que prohibió usar esas tres sustancias en la actividad minera con el objetivo expreso de tutelar el recurso hídrico (art. 2º). No hay ninguna duda de que el objetivo real era impedir la concreción de esos tres proyectos pero, al igual que en el caso anterior, no se lo mencionó y se lo remplazó por un objetivo que no era el verdadero.

En la misma ley se incluyó otra condición destinada a impedir cualquier otro proyecto futuro aunque no usara las drogas prohibidas. Nos referimos a la ratificación por ley de las Declaraciones de Impacto Ambiental obligatoria para cada proyecto de minería metalífera (art. 3º). Con esta última herramienta de la Ley Nº 7.722 la Legislatura se encargó de rechazar o mandar al archivo los otros proyectos que se presentaron: San Jorge (segundo proyecto), Hierro Indio y Cerro Amarillo.

En definitiva, la ley ha impedido todos los proyectos de minería metalífera. En consecuencia la ley “parece que regula” pero no es así. Simplemente la ley impide esa actividad, y si no existe, no hay nada que regular. La minería metalífera “parece que no está prohibida”, como dicen los funcionarios aludidos al principio, pero está eficazmente impedida por la ley.

En la práctica, prohibir o impedir es lo mismo, en especial ante los ojos de potenciales inversores, y por eso la inversión en exploración en la minería metalífera de Mendoza se redujo a cero.

Nuestra última reflexión tiene que ver con el derecho que asiste a la Provincia, como Estado autónomo, de desalentar o impedir las actividades económicas que no quiera desarrollar. Ejerciendo ese derecho, el Gobierno tomó la decisión de dictar y mantener la ley 7.722. Es una decisión política que debe respetarse como tal, aunque sería conveniente que los funcionarios y legisladores de Mendoza asumieran esa realidad sin tergiversarla y analizaran sin hipocresía los efectos causados por esa decisión.

Deberían asumir que desde hasta ahora no se aprobó ningún proyecto de minería metalífera y que de las 25 empresas exploradoras que había en Mendoza no ha quedado ninguna trabajando en el territorio provincial. La Ley Nº 7.722 no “prohibió” la minería metalífera pero implementó los mecanismos necesarios y suficientes para “impedirla”. El efecto que produjo es el mismo que el de una “prohibición”. Los inversores lo entendieron de esa manera y por eso se fueron.

En consecuencia, si hoy en día alguien piensa en atraer inversores tendrá que asumir que eso será muy difícil si se mantienen las mismas reglas de juego que, en su momento, los hicieron abandonar la provincia.


Si Mendoza quiere minería, el diálogo no alcanza...


El diálogo es un buen punto de partida, acerca a las partes, hace perder los temores y crea vínculos de confianza, pero no alcanza... no puede haber inversión minera metalífera en MENDOZA con la ley antiminera vigente... 

NOTA: Muchas gracias Eddy por tu nota tan clara y breve... 

31/5/16

¿ARGENTINA castigaba con impuestos a las exportaciones mineras?


SI, aunque no lo puedas creer... las llaman retenciones a la exportación, y hay gente que las defiende.

En febrero de 2016,  el nuevo gobierno argentino eliminó las retenciones a la exportación de productos mineros, tributo que también gravaba a gran parte de la producción agrícola.  En el caso de la minería, el tributo era del 5% o 10% según el producto, y estaba vigente desde marzo de 2002.

La medida es totalmente coherente con la eliminación de las retenciones a las exportaciones que castigaban a los demás productos argentinos. Sin embargo, fue duramente atacada no sólo por miembros de la oposición y antimineros varios, sino también por integrantes de la propia coalición de gobierno...  ¿Los argumentos?: "Macri premia a las mineras que contaminaron los ríos de San Juan"... "Las enormes ganancias que producen la mineras se las llevan empresas multinacionales que dejan pasivos ambientales y sociales imposibles de revertir. No se puede seguir haciendo concesiones"... Una mezcla de argumentos económicos y ambientales, que no sólo muestran la ignorancia del efecto que tiene incrementar impuestos sobre la competitividad del sector y la vida de los proyectos, sino también plantean un insano intercambio entre medio ambiente e impuestos...

No lo tienen claro: El cuidado del medio ambiente es un valor absoluto, no se negocia a cambio de recaudación. Ni la minería ni ninguna actividad deben contaminar, porque contaminar es DELITO... la carga tributaria es otro tema, no hay que mezclarlos.


El decreto 349 del Poder Ejecutivo Nacional destaca en sus fundamentos que tales derechos de exportación "han tenido un efecto negativo sobre la industria minera argentina". La medida señala que "el país es una de las pocas jurisdicciones a nivel mundial en que se aplican derechos de tal índole", cuya aplicación ha "desincentivado las inversiones". Los derechos de exportación "inciden sobre los márgenes de utilidad, generan un mayor costo operativo y hacen caer la cantidad de reservas de los yacimientos determinando, en consecuencia, el cierre prematuro de minas que, de no encontrar gravadas sus exportaciones, verían extendida su vida útil".

La aplicación de retenciones "afectó seriamente la competitividad de las pequeñas y medianas empresas mineras, radicadas mayormente en zonas de escasa disponibilidad de infraestructura y con costos de transporte elevados", lo cual determinó "la pérdida de los mercados internacionales". Según el decreto, son "potencialmente muy significativos" los riesgos de "pérdida de puestos de trabajo y sus inevitables consecuencias en todo el sector productivo, en cuanto se refiere a empleos directos, empleos indirectos y cadena de proveedores". "Ello se ha visto acentuado con la reciente caída en el precio internacional de los metales y demás productos minerales", sostiene la medida, y señala que la "incidencia negativa" de las retenciones al sector minero "excede considerablemente los beneficios que se generan para el erario".

El decreto recuerda que esos derechos, al no ser coparticipables, implicaron "una concentración de los aportes tributarios mineros en el Estado Nacional, en desmedro de las provincias, quienes poseen la titularidad originaria de los recursos minerales".


No siempre quien abona un impuesto es quien lo paga. El IVA (impuesto al valor agregado) lo abona el comerciante, pero lo paga el consumidor, al igual que Ingresos Brutos. En la compra de un auto alemán, el arancel de importación lo abona el importador, pero se carga al comprador en el precio final. El caso de la minería metalífera es diferente, al tratarse de comodities, el incremento de costos, y los tributos lo son, no puede cargarse en el precio.

La ubicación, cantidad y calidad del mineral de un yacimiento lo dispone la naturaleza. La tarea de una empresa minera en la exploración, es averiguarlo al menor costo posible, a fin de elaborar su factibilidad técnica y económica. El objetivo es determinar la ubicación, calidad y cantidad de roca con mineral, definida como tonelaje y ley, siendo la  ley el contenido de metal y se expresa como proporción en peso. Sin embargo, la distribución del metal en la roca no es uniforme, la ley es inversamente proporcional al tonelaje. Todo yacimiento tiene un pequeño sector muy enriquecido, aumentando el tonelaje a medida que disminuye la ley, con mayores cantidades de roca más pobre en metal.

Conocido el yacimiento y siendo factible su puesta en producción, el inversor establece el rendimiento que desea obtener, calculada a partir de la rentabilidad de inversiones alternativas seguras, mas los plus que compensen el riesgo propio de la operación minera, mas la prima por eventuales variaciones de precio en el futuro. A partir de estos valores y en función de los costos, se establece la cantidad de mineral que va a ser extraído y los años de vida del yacimiento, determinando la ley de cabeza, que es la ley del mineral que ingresa a planta de concentración. La planta se diseña para un rango acotado de leyes, y es alimentada mezclando poco mineral de alta ley con mayor cantidad de mineral de baja ley. Existen límites técnicos y económicos a las variaciones de la ley de cabeza, por encima de cierto valor, el proyecto no cubre los costos fijos; por debajo de cierto valor, aumentan exponencialmente los costos directos, haciendo el proyecto inviable.

La legislación minera nacional, a la que han adherido las legislaturas provinciales, establece estabilidad fiscal por 30 años para los proyectos factibilizados y regalías de hasta un 3%. Cuando el inversor percibe que este marco impositivo puede variar por decisiones administrativas o por eventuales cambios legislativos, exige a los proyectos una mayor rentabilidad para cubrir el riesgo. Si el proyecto ya está en producción, y ante un incremento de regalías o la imposición de retenciones, la empresa tiende a mantener la rentabilidad prevista. En ambos casos, tanto sea para aumentar la rentabilidad ante mayor riesgo, o para mantenerla ante la suba de costos, se incrementa la ley de cabeza. El aumento de la ley de cabeza significa que menos mineral de baja ley será ingresado a planta. En la práctica, eso es acortar la vida del yacimiento, pues los sectores más pobres dejarán de ser aprovechados, llegando incluso a convertir en inviable el proyecto.

Un incremento de regalías o retenciones a la actividad minera se paga con la destrucción de mineral, acortando la vida del yacimiento. La expresión “destrucción de mineral” no es una metáfora, el mineral de baja ley no extraído, no lo podrá ser nunca más, pues hacerlo sólo es posible gracias a la cercanía del mineral de mayor ley, que si lo será.

¿Cuántos impuestos paga la minería?

La minería argentina paga los mismos impuestos que cualquier otra industria, impuestos nacionales, provinciales y cargas municipales, más el 3% de regalías a la provincia. La carga impositiva total sobre las ventas es superior al 50%, teniendo en cuenta los tributos abonados, más aquellos contenidos en el precio de los bienes y servicios que demanda. A eso se le sumaban las eliminadas retenciones a la exportación.

¿Las retenciones sólo afectaban a las grandes mineras?

NO, el 9,41% de las retenciones eliminadas afectaban a 117 PYMES (pequeñas y medianas empresas) radicadas en 12 provincias argentinas. Si bien la participación de las PYMES es apenas poco menos que el 10%, su impacto en las economías regionales y generación de empleo no es despreciable. Poco más del 90% restante corresponde a las denominadas "grandes mineras", "multinacionales", "megamineras", etc... apelativos peyorativos que esconden el importante impacto que tienen en el empleo, desarrollo de bienes y servicios locales, y su aporte tributario en varias provincias... por cierto, todo muy lejos de Buenos Aires...

Promover la minería, para tener un país más federal...

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, al cerrar los festejos por Día de la Minería, señaló que “para las provincias cordilleranas, las regiones del NOA, Cuyo y la Patagonia, la industria minera puede y debe convertirse en lo que la agricultura y la ganadería representan para la Pampa Húmeda”.... y respecto a las retenciones eliminadas: “la quita representa menos del 10% de lo que el sector suma al país a través de las exportaciones”.

Las retenciones significan menos inversión y destrucción de mineral...

Las retenciones a la exportación minera se pagaban ahuyentando inversiones, se pagaban con destrucción de mineral, acortando la vida de los yacimientos. El incremento de impuestos en minería cuesta menos años de vida de la mina, menos años de salarios, bienes, servicios e impuestos... eso es pérdida de actividad económica, ....destrucción de mineral, ...destrucción de valor.

Las retenciones se pagaban con más pobreza... algo que los opositores a su eliminación no alcanzan a comprender, o no les importa, repitiendo los clásicos slogans antimineros.

21/4/16

ECUADOR: EXPOMINAS en Quito, y en el mejor momento


Hace tres años participé como conferencista invitado en la feria EXPOMINAS 2013, cuando la minería ecuatoriana era sólo un sueño, un sueño impulsado por los mineros y el Gobierno del Ecuador. Pasaron tres años, otra vez en EXPOMINAS y el panorama es totalmente distinto, llega la gran minería al Ecuador. En ese marco se realizó EXPOMINAS 2016 en Quito, y en el mejor momento de la minería ecuatoriana. El evento se desarrolló los días 6, 7 y 8 de abril, y fue organizado por HJBecdach.

En tres años, ¿qué ha cambiado en ECUADOR?

El mismo Presidente Rafael Correa lo afirma: "No hay marcha atrás en el desarrollo minero del Ecuador... Un país pobre como el Ecuador necesita de sus recursos para superar la pobreza..."


¿Se viene un ECUADOR minero?, NO... es un Ecuador con minería... El gobierno de Ecuador ha decido poner al servicio del desarrollo sus recursos naturales, un desarrollo en sentido amplio, con respeto al medio ambiente e integrando a la comunidad, el único desarrollo posible. Ecuador quiere que la minería se convierta en un impulsor del crecimiento, que se sume a las demás actividades económicas aportando los recursos para planes sociales, infraestructura, educación y promoción de otros sectores económicos, especialmente en las zonas más postergadas del país.


Y han trabajado duro para lograrlo, desarrollando infraestructura, poniendo al día el marco tributario, informando y dialogando con las comunidades para lograr una minería socialmente sustentables y comunicándolo al mundo, con activa presencia en eventos internacionales.  

Mostrándose al mundo...

Ya en el PDAC International Convention 2015 de Canadá, Ecuador ofreció 13 bloques y 27 proyectos mineros al mundo, en una tarea de promoción que se continuó en el PDAC 2016. Un Ecuador que se propone ser protagonista de la minería, captando el 10% de las inversiones en exploración de Latinoamérica, de acá a cinco años.

Los proyectos en marcha...

MIRADOR: Con una inversión prevista de US$ 1.440 millones, este proyecto ha iniciado su construcción en diciembre del 2015 y entraría en producción en 2018. Cuenta con reservas estimadas de 6.700 millones de libras de cobre, 3,2 millones de onzas de oro y 25 millones de onzas de plata, extrayendo 60 mil toneladas por día, con una vida útil de 30 años. El proyecto demanda hasta 10.000 trabajadores en su construcción y generará 1.000 puestos de trabajo directos en producción.

FRUTA DEL NORTE: Este proyecto de oro prevé una inversión de US$ 1.000 millones y su puesta en marcha en 2019, produciendo en forma subterránea durante 25 años. Presenta un recurso mineral indicado de  23,5 millones de toneladas con una ley promedio de 9,59 g/t Au conteniendo 7,26 millones de onzas de oro y una reserva de minerales inferida de aproximadamente 14,5 millones de toneladas con una ley promedio de 5,46 g/t Au conteniendo 2,55 millones de onzas de oro.

A los que se suman varios proyectos de exploración (Río Blanco, Loma Larga, Llurimagua, Panantza San Carlos, etc.) y todo un territorio abierto a la prospección minera.

Y no sólo han trabajado para desarrollar la gran minería...

El gobierno también promueve la minería artesanal BIEN HECHA, aportando tecnología a los pequeños productores, formando unidades económicas rentables y cooperativas, que apliquen técnicas sencillas pero eficientes para poder hacer minería responsable con el medio ambiente, cuidando la salud de los trabajadores y de la comunidad. Una tarea permanente que se complementa con el combate a las organizaciones mafiosas de la minería ILEGAL.

Tanto esfuerzo ha rendido sus frutos...
 
Este esfuerzo de los profesionales ecuatorianos con la activa participación del gobierno promoviendo la actividad se ha visto recompensada. La tradicional encuesta del Fraser Institute, Survey of Mining Companies, ordena a los países y distritos mineros según la percepción de los actores del sector minero encuestados. En su último informe se destacan los progresos del Ecuador, escalando unos 13 puestos en el Índice de Atracción de Inversiones, unos 22 lugares en el Índice de Percepción de la Política y unos 31 puestos en el Indice de Potencial Minero en los últimos dos años. El mismo informe detalla que: "Ecuador mejoró en la percepción de los inversores en una serie de áreas, incluyendo infraestructura (+19 puntos), disponibilidad de mano de obra y habilidades (+6 puntos), e incertidumbre relativa a las reivindicaciones de tierras en disputa (+6 puntos)".

¿Es más fácil encontrar un yacimiento que hacerlo socialmente sustentable?

Parece que si... Comunicar minería es generar confianza... y para lograr la confianza de la comunidad hace falta comunicación y diálogo. Con ese convencimiento presenté en EXPOMINAS “Minería bien hecha ¿Qué y a quién lo comunicamos? - Comunicar minería es generar confianza… es agregar valor".

Y no sólo en EXPOMINAS, la misma conferencia fue expuesta ante docentes y estudiantes de Comunicación de la Universidad de las Américas, en un evento organizado por el Ministerio Coordinador de Sectores Estratégicos, como parte de su tarea de difusión de políticas públicas sobre el aprovechamiento responsable de los recursos naturales.

EXPOMINAS 2016, con la minería del Ecuador en marcha...

En ese marco se desarrolló EXPOMINAS 2016, con la promesa minera del Ecuador en marcha, y la activa participación de empresas mineras, proveedores de servicios y conferencistas invitados, que tuvieron a cargo exposiciones técnicas y debates.

EXPOMINAS 2016, en el mejor momento de la minería ecuatoriana... allí estuvimos...



NOTA: Mientras escribo esta nota, Ecuador se sobrepone del drama provocado por el sismo del 16 de abril... Acompañemos en su dolor a la gente y colaboremos con el esfuerzo de reconstrucción de tan bello país. 

17/3/16

Minería BIEN HECHA, ¿a quién comunicamos?


¿Es tan sencillo como apuntar al bulto y disparar comunicación?, ¿dónde y cómo enfocar nuestro esfuerzo?

Ya sabemos que comunicar minería es generar confianza: Debemos hacer BUENA MINERÍA y comunicarla en forma permanente, estableciendo el diálogo con la comunidad. Y para comunicar MINERÍA BIEN HECHA, primero debemos hacerla… mal podemos comunicar algo que no existe. Pero ¿a quién lo comunicamos?, ¿qué percepción tiene la gente de la minería, y qué hacemos a partir de esa percepción?

¿A quién comunicar?, ¿con quién entablar el diálogo?

Hay diferentes percepciones de la minería según los actores, que se pueden ordenar de mayor a menor aceptación de la actividad, y cada grupo merece un enfoque  particular: 

PÚBLICO EN GENERAL, la comunidad local: Es el más receptivo, con la mente abierta y dispuestos a escuchar y preguntar.  Hay que trabajar sobre estos grupos comunicando cómo se hace minería BIEN HECHA y estableciendo el diálogo, para que pierdan el temor a la actividad.

PEQUEÑOS COMERCIANTES y CÁMARAS EMPRESARIAS LOCALES: En cuanto perciben las oportunidades para la economía local, comienzan a ver con interés la llegada de la actividad minera. Debemos comunicar cómo se hace la minería BIEN HECHA, con especial énfasis en las nuevas oportunidades y los planes de desarrollo de proveedores. Planes que deben existir, y ser creíbles.

ESTUDIANTES SECUNDARIOS: Son mentes vírgenes y curiosas; debemos adaptarnos a su edad e intereses, encarando la comunicación desde las ciencias naturales, la  tecnología, la capacitación y las oportunidades laborales. 

FUNCIONARIOS, LÍDERES COMUNITARIOS Y RELIGIOSOS: Hay una marcada dispersión de opiniones, desde líderes y funcionarios locales que quieren defender la actividad y no saben cómo, algunos que dudan, hasta los que están directamente en contra, tanto a nivel local como a nivel de organismos nacionales. Es NECESARIO establecer programas de difusión de la actividad, partiendo de lo técnico para llegar a lo motivacional, encolumnando la percepción detrás de la minería responsable, desde la gran minería hasta la artesanal, como factor de actividad económica, trabajo y recursos tributarios. 

PEQUEÑOS MINEROS Y ARTESANALES: Sienten temor a ser desplazados por la llegada de la minería industrial. La comunicación no alcanza, necesitan el asesoramiento técnico para poder hacer buena minería artesanal, cuidando al ambiente y a los trabajadores en unidades de mayor productividad. Es una tarea tanto del Estado, como de algún proyecto de gran minería vecino, para convertirlos en socios, llegando incluso a cederles parte superficial del área de extracción. Y todo eso hay que comunicarlo con el correspondiente asesoramiento, tanto técnico como normativo. 

PERIODISTAS y EDUCADORES: Similar a los funcionarios, pero con mayor tendencia a adoptar un pensamiento “políticamente correcto” opositor a la minería. ¿Qué hacer?, lo mismo que con los funcionarios, estableciendo un permanente contacto. Es necesario tener canales siempre abiertos para transmitir nuestra visión de los hechos, pues es el grupo más sensible en tiempos de crisis. 

ONGs: Otro grupo muy disperso, desde unas pocas organizaciones que se interesan por el desarrollo sustentable, hasta las que se oponen a todo. El objetivo es encontrar organizaciones que SI QUIEREN EL DESARROLLO RESPONSABLE, para desarrollar programas conjuntos y empezar a comunicar CON ellos en una segunda etapa.  

LIDERES SOCIALES: Suelen ser activistas antimineros. No podemos pretender modificar su percepción, ellos ya están convencidos, pero pueden ser un canal útil en los debates. Organizar debates en ámbitos neutrales, controlados y con seguridad, con el objeto de influir en el público tanto asistente como por radio o televisión. Es fundamental la correcta elección del minero que debate, un profesional con experiencia en comunicación, especialmente en este tipo de retos mediáticos. 

AGRICULTORES: Un grupo muy particular, que no sólo se opone en general a la minería, sino que hasta pueden llegar a la violencia. No sólo hay que comunicar minería BIEN HECHA,  con especial énfasis en ejemplos de minería potenciando a la agricultura, hay que llegar a ellos por medio de funcionarios, educadores y líderes comunitarios. Los eventos de comunicación y diálogo, tienen que realizarse en ámbitos controlados y seguros. 

ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS: Suelen ser el principal foco de actividad antiminera. La forma de llegar a ellos es mediante charlas y exposiciones informativas, y como público en los debates con líderes sociales, siempre en ámbitos controlados y seguros.

Un público especial... nuestra gente minera

El discurso antiminero no sólo llega a la comunidad, también impacta en nuestros recursos humanos: hay gente que trabaja en minería y lo hace con vergüenza, sin conocimiento de la actividad, sin orgullo de su tarea, casi sintiéndose culpables. Mal podemos intentar hacer minería socialmente sustentable, si nuestro personal no está convencido, no conoce, duda y no se siente orgulloso del valor social de su trabajo. Debemos trabajar con nuestros recursos humanos: informar y explicar, como herramienta de motivación, aportando los argumentos para que defiendan con convicción su fuente de trabajo.


Y no olvidemos a los relacionistas comunitarios, que deben ser entrenados y motivados como a nuestros recursos humanos.

No todo es lo que parece, la antiminería también es un camino...

No nos debe sorprender que frecuentemente, la oposición a la minería sólo esté encubriendo conflictos locales, deudas pendientes, o sea usada como mecanismo extorsivo. Incluso, gran parte de la "defensa del medio ambiente" no es más que un argumento para posicionarse políticamente ante la comunidad, para lograr ascendiente social y cuotas de poder local. Hay que estar preparados...

Ya lo dice el MANUAL ANTIMINERO: "ésta es una lucha política y usted no puede confiarse solamente en argumentos técnicos".  

Ahora si, a comunicar, a dialogar...

Los diálogos y charlas informativas no deben ser exclusivamente técnicas. Lo técnico es sólo el argumento para desmitificar la actividad y motivar comunicando minería BIEN HECHA con participación de la comunidad, como una herramienta de crecimiento económico y fuente de trabajo.


Comunicar minería, una tarea permanente a lo largo de la vida de un proyecto, es la única forma de establecer el diálogo, generando la confianza de la comunidad... 

Confianza, un activo minero. 

12/2/16

ARGENTINA: Legislatura de MENDOZA premia la mentira ambientalista


Y si... a la Legislatura de Mendoza le gusta el periodismo basura y lo premia. El periodista destacado es el responsable del terrorismo informativo de la UNCuyo que ya describiéramos en la nota Cianuro en Veladero, un “derrame” de mala comunicación.

Jorge Fernández Rojas, director del sistema de medios de Unidiversidad, perteneciente a la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), recibió un reconocimiento de la Cámara de Diputados debido a "sus contribuciones profesionales al cuidado del medioambiente, sobre todo tras el informe que elaboró sobre la contaminación del río Jáchal causada por el accidente en Veladero".

El proyecto de Resolución que propone la distinción, destaca "su carrera periodística y su investigación sobre la contaminación de cauces de agua por la utilización de solución cianurada en la explotación minera, en San Juan". Veamos como la ignorancia y prejuicio se convierten en argumentos periodísticos, dignos de ser reconocidos por la Legislatura de Mendoza.

Reproducimos la respuesta del geólogo Mario Chabert, Presidente de CaMEM (Cámara Mendocina de Empresarios Mineros):


Las aguas del río Jáchal (San Juan) han tenido, tienen y tendrán altos contenidos de boro; arsénico; aluminio; manganeso; sulfatos; cloruros etc., que exceden los valores permitidos para su uso.

Lo más importante es porqué se produce esta anomalía; según el órgano oficial de difusión de la  UNCuyo es consecuencia directa del derrame de solución cianurada ocurrida en la mina Veladero (ubicada, en un tributario, aguas arriba del río Jáchal) el 13/09/15. Esto se refleja muy claramente en el artículo aparecido en el portal Unidiversidad. Como el día domingo 03/10/15 con el muy claro título de ¨El derrame de la Barrick enveneno el agua de Jáchal¨.

En este artículo firmado por el periodista Jorge Fernández Rojas, director del portal,   se asigna toda la responsabilidad por los altos contenidos de sales, metales y bacterias solamente al derrame de solución cianurada en Veladero, repitiendo esta acusación  en varios párrafos del artículo. Esta aseveración, si no está comprobada científicamente, es un acto de irresponsabilidad lindante con una conducta penalmente condenable. No hubo, en ese momento, ninguna desmentida a esta noticia por parte de las autoridades de la UNCuyo, dándose por sentado su aval.

Por supuesto que esta noticia fue tomada y repetida hasta el cansancio por pequeños pero muy activos grupos de autoproclamados ¨Defensores del Medio Ambiente¨ que veían de esta manera avaladas sus permanentes diatribas contra la industria minera por una institución prestigiosa, la UNCuyo.

De igual manera el artículo fue replicado  por todos los medios escritos, orales y digitales locales y de todo el país, tomándolo como  una verdad absoluta, sin investigar si esta aseveración era cierta o no. Por supuesto que los títulos replicados establecían claramente que era la UNCuyo la que había determinado que el derrame de cianuro era el responsable de envenenar las aguas del río Jáchal.

Lamentablemente para el órgano comunicacional de la  UNCuyo y para todos, los que por intereses ideológicos y económicos, se oponen a la industria minera, el contenido anómalo de iones, cationes y sales del río Jáchal y sus afluentes es ampliamente conocido desde hace muchos años y se trata de una  CONDICION  NATURAL e HISTORICA, pues este río en su largo recorrido erosiona sedimentos y rocas ricos en estos elementos incorporándolos a sus aguas.

Solo citaremos aquí algunos trabajos científicos que avalan esta posición:

Las diferentes expediciones realizadas por el Instituto Nacional de Minería y Agricultura, y del Gobierno de San Juan allá por los años 1943, 1944, 1946 (ver "El Río Jáchal y sus aguas salobres"" del Dr. H.G. Bosque, 2001. Editado por D&C Visual, Bs As, Junio 2007).

En ese trabajo y en otros posteriores realizados por el CFI (Consejo Federal de Inversiones) junto al CRAS (Centro regional de Aguas Subterráneas), hoy Instituto Nacional del Agua (INA) en las décadas del `70 y `80, y más recientemente profesionales de la Universidad de Surrey (2004/2005) en conjunto con profesionales de Río Negro (estudiando la relación boro–salud humana) demostraron el altísimo contenido que el río Jáchal y sus ríos afluentes poseían en Boro (promedio de 7,47 mg/l en los ríos Jáchal y Huaco) o río La Palca con 3,44 mg/l, entre otros valores. (Ver Lhon, Ward, Hill, Marcilla y Allende, 2005. Univ. de Surrey, Guildford, Surrey, UK).

Además el proyecto PASMA (Proyecto de Asistencia a la Minería de Argentina), realizado por el Banco Mundial y el Gobierno de Argentina, entre los años 1995 y 2002, construyó la Línea de Base del río Jáchal y sus afluentes tomando más de 20.000 muestras de agua y suelos cuyos resultados corroboran esta CONDICION NATURAL del río.

Deseamos creer que el artículo del periodista Fernandez Rojas publicado en Unidiversidad, donde se asegura,  que toda esta CONDICION NATURAL es una contaminación producto del derrame de Veladero y que ha causado el envenenamiento de la aguas del  río Jáchal, es producto del desconocimiento de esta realidad incontrovertida, porque sinó estaríamos ante un artero ataque a una industria licita y legal  de la que no se puede prescindir en el tratamiento de la matriz productiva y la planificación del futuro desarrollo de la provincia de Mendoza

Este ataque es absolutamente funcional a las presiones que están produciendo las organizaciones antimineras ante la Corte Suprema de Justicia de Mendoza, con el fin de influir en el Fallo que deberán emitir prontamente sobre la constitucionalidad o no de la Ley Provincial 7722, justificando además las muy difundidas expresiones MINERIA = MUERTE o  MINERIA = CONTAMINACION

No se está cuestionando el resultado del informe del laboratorio de Análisis Instrumental de la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo, que ha determinado la presencia de estos elementos en aguas de la cuenca del río Jáchal,  pero consideramos un fraude inadmisible que una profesional de vasta experiencia como la química Maria Barbeito compare los valores naturales de un río con los valores de referencia que la OMS y el  CAA dan para el agua potable. De igual manera cuestionamos la intencionalidad del artículo de Unidiversidad, al adjudicar estos valores al derrame de cianuro ocurrido en mina  Veladero. Tampoco es nuestra intensión fogonear una ¨Guerra entre Provincias¨ como están publicando medios locales. 

Este artículo ha causado un  gran daño a la industria minera en general y a la industria agropecuaria de San Juan en particular,  el que deberá ser tratado en otros ámbitos, pero también ha demostrado que la contaminación existe, no solamente en los ríos, sino en instituciones donde se privilegia la ideología y la política sobre el rigor científico.

¿Y si en vez de mentir sobre la supuesta contaminación minera en San Juan mirara la contaminación real y sistemática de la agroindustria en MENDOZA?

Si al "periodista" le interesa tanto la defensa del agua, podría haber escrito sobre la agroindustria contaminante en su propia provincia: MENDOZA, en vez de malinterpretar y torcer la información para alimentar una campaña antiminera.

Cuesta entender que una alta casa de estudios permita que sus órganos de difusión falseen la verdad, y peor aún, que tanta ignorancia y prejuicio merezcan un reconocimiento de la Legislatura...  ahora podemos entender por qué la minería está prohibida en MENDOZA.

NOTA: El terrorismo informativo tuvo su efecto, poco tiempo más tarde, la Corte Suprema de Justicia de Mendoza declaró la constitucionalidad de la ley antiminera. En MENDOZA, ignorancia y prejuicio ya son argumentos legales...

12/1/16

Comunicar minería es generar confianza


Comunicación y diálogo con la comunidad para generar confianza - Confianza, un activo minero.

Cuando la minería llega a un pueblo o ciudad chica, con caras nuevas y diferentes modalidades de trabajo, la gente siente temor, desconfía. Esa natural desconfianza ante una actividad desconocida, abre el camino al prejuicio y la desinformación de la mano del activismo antiminero.

Debemos explicar, dialogar y generar confianza para hacer minería socialmente sustentable, integrándonos a la comunidad y haciéndola protagonista de la aventura del desarrollo con minería. Para poder comunicar minería BIEN HECHA, primero debemos hacer BUENA MINERÍA, no podemos comunicar lo que no existe.

Y comunicar desde el principio…  desde antes que nazca el proyecto, entablando una relación permanente de información y diálogo con la comunidad durante toda la vida del emprendimiento. Comunicar y dialogar en forma permanente.

La minería BIEN HECHA es la única posible, y lo debemos decir…

La BUENA MINERÍA es una herramienta de desarrollo, pero un desarrollo en sentido amplio, con cuidado del medio ambiente y participación de la comunidad. Es obligación de los profesionales, empresas y gobierno hacer minería BIEN HECHA y comunicarla.

¿Alcanza con las explicaciones técnicas?

Cuando viajamos en la ruta y vamos a cruzar un puente, ¿pedimos los planos?, ¿averiguamos quién lo construyó?, ¿tenemos en mente la cantidad de veces que algún puente se ha roto en el mundo?, ¿o lo cruzamos sin cuestionarnos nada?... Cuando bebemos una botella de vino, ¿nos interesa si se hizo clarificación azul con sales de cianuro en su elaboración?... NO, NO NOS INTERESA… Para la mayoría de la gente, lo que sucede de la llave de encendido de un automóvil para adelante no tiene importancia alguna...  Cuando comemos carne de res, ¿nos interesa saber que se usan 16.000 litros de agua para producir cada kilogramo?: NO, nadie se lo pregunta, a nadie le importa.

NO, NO ALCANZA, las explicaciones técnicas son sólo el principio, informar es el gatillo para entablar el diálogo, para motivar… La parte técnica sólo abre el camino, un camino más largo, complejo y entretenido.

¿Qué le contamos a la gente?

Hacemos minería desde hace miles de años, y tenemos que seguir haciéndola, porque más de 7.000 millones de personas en el mundo necesitan rocas, minerales y metales, la gente los necesita para construir, transportar agua, hacer agricultura, producir alimentos, tener electricidad y caminos, para crecer y para venderle al mundo.

BUENA MINERÍA, una fuente de trabajo bien pago, genera infraestructura y puebla el país. Minería BIEN HECHA, potencia y se complementa con las demás actividades, genera recursos para el Estado, para financiar planes sociales e infraestructura. La MINERÍA BIEN HECHA cuida el medio ambiente y es presencia del ESTADO en el territorio. Y no hablamos sólo de gran minería: toda MINERÍA BIEN HECHA sirve, desde la gran minería a la minería artesanal, cuando se hace cuidando el medio ambiente.

La comunidad debe participar en el control…

¿Quién controla a las mineras? Tenemos desconfianza, dudamos del ESTADO y también de las empresas. El Estado debe controlar, cumpliendo y haciendo cumplir la ley. Las empresas mineras también tienen sus sistemas de control, con constantes monitoreos, y no se pueden equivocar porque les saldría muy caro, tanto en indemnizaciones como por la caída del valor de sus acciones en las bolsas del mundo. Y seguimos sin confiar…

Y también la gente puede participar en el control, mediante programas de monitoreo participativo acordados con las mineras. En estos programas, la comunidad elige representantes, que luego de una sencilla capacitación, muestrean el agua y llevan las muestras a analizar a laboratorios certificados, reciben los resultados y los comunican a la comunidad. De esa manera se establece una relación de confianza, la comunidad pierde los temores y con el tiempo se logra una convivencia de buenos vecinos con la actividad minera.

El MONITOREO COMUNITARIO se ha convertido en norma de la industria y se realiza en  los yacimientos ubicados en regiones donde la comunidad tiene dudas o ausencia de una tradición minera. La BUENA MINERÍA es la única actividad que promueve y organiza el monitoreo ambiental de sus operaciones por la comunidad.

La comunidad debe participar y exigir, debemos abrir la puerta…

EXIGIR que el Estado controle, tanto a las mineras como a las demás actividades para que no contaminen, porque contaminar es un delito. EXIGIR que los profesionales, el Estado y las empresas dialoguen e informen sobre cómo y qué van a hacer, y participar en los sistemas de monitoreo comunitario. Y también EXIGIR que las empresas acuerden con la comunidad cursos de capacitación laboral y programas de desarrollo de proveedores, logrando el mayor impacto posible en el trabajo y economía locales. Los proveedores locales necesitan saber calidad, cantidad, cuándo y cómo se deben factura los bienes y servicios que la minera necesita. Y no estamos hablando de camiones de 100 toneladas ni maquinaria compleja, hablamos de cosas simples pero importantes, que hasta la comunidad más pequeña puede abastecer: hotelería, comida, limpieza, papelería, lubricación, soldadura, mecánica, etc. La mayor actividad económica beneficia a la comunidad y la empresa se acerca a sus proveedores, mejorando el abastecimiento de bienes y servicios, e integrándose con sus vecinos.

La comunidad debe participar, preguntando, informándose y exigiendo que se cumpla la ley. Participar no es impedir, participar es ser parte, ser protagonista del desarrollo. Debemos abrir esos canales.

El cuidado del medio ambiente es un problema técnico, es cuestión de física, química, biología y geología, y debe ser abordado técnicamente. NO es un problema político ni ideológico, no se cuida el medio ambiente haciendo marchas, cortes de ruta o pintando paredes. Existe la normativa, la tecnología y los mecanismos de control para hacer minería sustentable. Podemos y debemos preservar el medio ambiente sin impedir el desarrollo económico.


¿Qué minería queremos? Queremos BUENA MINERÍA, porque la MINERÍA BIEN HECHA cuida a la gente y al medio ambiente, es presencia del Estado en el territorio. Junto a la comunidad, trabajemos por una BUENA MINERÍA. Y lo debemos comunicar.

Debemos hacer BUENA MINERÍA y comunicarla en forma permanente, estableciendo el diálogo con la comunidad

Y hablamos de comunicar en sentido amplio, estableciendo el diálogo: “Es más fácil encontrar un yacimiento que hacerlo socialmente sustentable”el objetivo es generar confianza en la comunidad. Y para comunicar MINERÍA BIEN HECHA, primero debemos hacerla… mal podemos comunicar algo que no existe.

Comunicar minería es generar diálogo: la confianza de la comunidad es un activo minero, agrega tanto valor al yacimiento como definir tonelaje y ley.


NOTA: Queda por responder una pregunta fundamental, ¿a quién lo comunicamos?... será el tema de la próxima nota.